Pacto de Varsovia: qué es, objetivos y características

Constituyó uno de esos intentos de unir a los países pero siempre por intereses que, finalmente, terminan chocando entre sí. ¿Te suena el Pacto de Varsovia? Es uno de los momentos claves en la historia tras y para que comprendas bien el acto, vamos a explicarte todo acerca del Pacto de Varsovia: qué es, objetivos […]

Constituyó uno de esos intentos de unir a los países pero siempre por intereses que, finalmente, terminan chocando entre sí. ¿Te suena el Pacto de Varsovia? Es uno de los momentos claves en la historia tras y para que comprendas bien el acto, vamos a explicarte todo acerca del Pacto de Varsovia: qué es, objetivos y características de este acuerdo Internacional.

pacto-de-varsovia

A pesar de que muchas veces es pasado por alto u olvidado en el recuerdo histórico, el Pacto de Varsovia fue uno de los primeros intentos de unión que podemos definir como reaccionarios ante la avanzada internacional de corte capitalista liderada por los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial y entrada la Guerra Fría.

Es decir, el Pacto de Varsovia surge, en gran medida, como una respuesta ante la negación de los países europeos occidentales por aceptar las propuestas hechas por la Unión Soviética para intentar consolidar un sistema de seguridad europeo.

En este artículo intentaremos realizar un recorrido sintético sobre lo que significó, los objetivos que éste persiguió y las características de un pacto que, a priori, puede entenderse como una especie de alianza de naciones en calidad de iguales, pero que no fue así.

¿Qué es el Pacto de Varsovia?

El 14 de mayo de 1955, en Varsovia, ciudad capital de Polonia de donde toma su nombre, comienza el Pacto. En tal reunión estuvieron presentes los líderes de las diferentes Repúblicas Socialistas del momento, además de la URSS:

  • Polonia
  • Checoslovaquia
  • Alemania Oriental
  • Hungría
  • Rumania
  • Albania
  • Bulgaria

Asimismo, estuvo invitado el ministro de defensa chino en calidad de invitado. Como podrás observar, fue un pacto que se realizó entre la Unión Soviética y sus Estados satélites, el Pacto de Varsovia tenía una duración de 20 años prorrogables y quien quisiera retirarse del mismo debía comunicarlo con, al menos, 1 año de antelación.

Uno de los motivos que mayormente se mencionan como causantes o desencadenantes del Pacto es la incorporación de Alemania Occidental a la NATO (OTAN) y, en general, al bloque militar capitalista durante plena Guerra Fría.

pacto-de-varsovia-instagram-futuro-advo

De hecho, el Pacto de Varsovia puede llegar a considerarse una mera réplica soviética al conocido como bloque militar capitalista, sin embargo, decir eso sería simplificar de forma excesiva un hecho histórico, remitiéndonos a solo la capa superficial de lo que es el mismo.

Para ahondar en el tema, deberíamos intentar indagar en las causas internas de la URSS que llevaron a la propuesta del pacto, veremos que existe un trasfondo mucho más complejo y entenderemos que no debe reducirse a una simple competencia entre las dos potencias mundiales de la época.

La motivación soviética es, por ende, también internacional en el sentido de intentar darle valor y ratificar los diferentes apoyos que el gobierno socialista tenía en la época, llegando a ser, inclusive, un intento de lavado de cara y ruptura con el pasado estalinista totalitarista soviético.

Conoce acerca de la guerra fría:

Objetivos del Pacto de Varsovia

Para poder entender lo que ocurría en la Unión Soviética hacia 1955 debemos retroceder hasta la muerte del líder Iósif Stalin en el año 1953, es decir, dos años antes del Pacto de Varsovia y, aproximadamente, una década después del fin de la Segunda Guerra Mundial.

pacto-de-varsovia-instagram-imagenes-comunistas

Un rasgo concreto de la gestión de Stalin es que dotó al gobierno de una doctrina oconcepción característica y única que se desprende de lo expuesto tanto en las teorías de Marx-Engels (comunismo) como de las de Lenin (marxismo-leninismo, aunque este último ya tenía una cierta tendencia hacia el totalitarismo, como afirman varios historiadores) que se caracterizó por ser totalitarista.

El estalinismo es el causante de la gran parte de los crímenes causados durante la época soviética posterior a la Revolución Bolchevique, en gran medida, por el autoritarismo y el estricto control policial soviético y la represión derivada de una personalidad que no aceptaba críticas sobre su gestión.

Claramente una vez muerto Stalin muchos opositores al régimen soviético (que pueden variar en el amplio espectro político que heredamos y ampliamos del siglo XX) alzaron su voz e intentaron retirar o alejarse de la Unión o, si se encontraban allí, intentaron cambiar el sistema político que dirigía ya desde hacía unos -casi- 40 años. Así es como Khruschev y Bulganin (sucesores de Stalin) conciben este Pacto de Varsovia como una oportunidad de lograr retomar fuerza en Europa Central y del Este y conseguir que los Estados satélites soviéticos dejasen de ser conocidos por su terror policial y más por su fiel apoyo al modelo socialista (que no era autoritario).

Para despojar a la URSS de su autoritarismo se intentó que el Pacto de Varsovia tuviese la apariencia de un foro en el que se pudieran intercambiar ideas y que fuera, más bien, una especie de alianza en la que cada país pudiera aportar y reafirmar sus ideas sobre la causa socialista. Así la aplicación de las estrategias políticas dejaron de ser única y exclusivamente producto del terror policial y de la presión que la URSS ejercía sobre sus Estados satélites a ser un conjunto de medidas negociadas por los diferentes líderes de cada nación.

En ese sentido, por un lado, el Pacto de Varsovia servía para intentar reforzar el control sobre las Repúblicas satélites de una forma pacífica y civilizada en Europa Central y del Este a ojos del mundo y, por el otro, servía para abrir las puertas a demás Estados indecisos que quisieran adherirse al modelo socialista soviético como alternativa al modelo capitalista.

Finalmente, sería una respuesta del bloque soviético a la conformación militar capitalista liderada por Estados Unidos, en ese sentido, recordemos que la segunda mitad del siglo XX fue una lucha para ver quién ganaba la batalla entre los EEUU y la URSS, en concreto, a los acuerdos de París.

Que no se te escape un detalle, lee este post:

Características del Pacto de Varsovia

Anteriormente hemos hecho una especie de antesala sobre las características del Pacto de Varsovia, sin embargo, debes saber que la principal característica es que la URSS ejercía como líder de esa alianza y que, incluso, para poder configurar sus estrategias defensivas y ofensivas, dividió la alianza en tres flancos:

  • Flanco norte: Alemania y Polonia, las zonas soviéticas, era el más importante por su cercanía con la Alemania Occidental.
  • Flanco central: Checoslovaquia y Hungría, menos importantes que el norte, pero importantes si había algún conflicto armado.
  • Flanco sur: conformado por Rumania, Albania, Bulgaria y con la ayuda de Yugoslavia que, aunque no se unió al pacto (por el autoritarismo de Tito), era más propensa a aliarse con la URSS que con el bloque capitalista (por cercanía ideológica).

Te puede interesar:

Galería de imágenes Pacto de Varsovia: qué es, objetivos y características

SobreHistoria.com

También te puede interesar