Escrito por

Los vándalos

Es sabido del prejuicio de los historiadores tradicionales hacia la naturaleza de los pueblos germanos que se expandieron durante la crisis del imperio romano. Una expansión que, a la larga, les costaría muy cara. Tanto que, a día de hoy, la siguen pagando. Te contamos la historia de los vándalos y su caída como pueblo.

image

En contraste con la civilización romana, los pueblos “bárbaros”, como se los llamó peyorativamente, no poseían el mismo grado de organización política y social. Además, fueron un importante factor para el deterioro de las fuerzas militares romanas, incapaces de defender todo el territorio que habían conquistado en Europa.

Entre los bárbaros, los vándalos son los que peor reputación adquirieron. En el idioma castellano, la palabra vándalo puede referirse tanto al pueblo germano como a un “hombre que comete acciones propias de gente salvaje y desalmada”.

image

El origen de los vándalos hay que buscarlo en un heterogéneo y complicado grupo de tribus. A principios de la era cristiana, estaban asentados en la zona meridional del Báltico. Asdingos y silingos eran las dos tribus más grandes y representativas de aquel grupo.

Los asdingos optaron por establecerse en la frontera de la Dacia desde el año 171 hasta pasado el siglo V, aunque se cambiaran de ubicación, al valle alto del Tizsa. Por su parte, los silingos se dirigieron a Silesia, cuyo nombre se puso en su honor.

La pregunta es, ¿cómo surgieron los vándalos? Sencillamente, aprovecharon el hundimiento del Imperio Romano para acometer contra ellos en las invasiones germánicas del principios del siglo V. Una embestida que vino casi impuesta por el empuje de los hunos. Así, en el año 409 llegaron a Hispania, a través de los Pirineos, y con el apoyo de los suevos y los alanos.

Dos años más tarde, los asdingos y los suevos estaban instalados en Galicia. Mientras, los silingos hicieron lo propio en la Bética. No obstante, los vándalos silingos fueron arrasados por los visigodos. Los que sobrevivieron, huyeron a África con los asdingos.

Así, casi en el año 430, asdingos, alanos e hispanorromanos se asentaron en África, de la mano del Rey Genserico. A este rey se le atribuye la verdadera creación del reino vándalo. Para empezar, en poco más de un lustro, consiguió que el gobierno imperial les diera la consideración de federado.

Mientras, Genserico iba montando su imperio del trigo, intentando controlar el comercio del trigo en el Mediterráneo y sentando las bases de un reino vándalo en África. Para su primera misión, el imperio del trigo, se hizo con las Islas Baleares, Córcega, Sicilia y Cerdeña. Para consolidar a los vándalos en África, tomó las estructuras administrativas del Imperio Romano.

En este territorio, el poder real dispuso de órganos rudimentarios: el gobierno central se confundía con la corte de Cartago, formada por compañeros del rey.

Los caballeros, cubiertos de hierro, tocados con un yelmo cónico, armados de un arco y una espada, constituyeron la fuerza principal de la monarquía vándala. Las cualidades guerreras de ese puñado de hombres les permitieron instalar su eficaz dominio en la población romana de África. Incluso expandirse y enviar una incursión para saquear Roma en el año 455.

image

Pero si bien algunas costumbres germanas se filtraron en la vida cotidiana de los romanos, los vándalos en el poder seguían siendo una minoría que estaba condenada a desaparecer, asimilada por la masa romana.

Los reyes vándalos intentaron oponerse a la fusión de razas y culturas por medio de una política de segregación estricta: Genserico eligió para sus guerreros las mejores tierras de la Proconsular (norte de Túnez) y expulsó de ellas a los propietarios romanos, que tuvieron que establecerse en otro lado. Prohibió los matrimonios mixtos, y sólo los vándalos tenían derecho de llevar armas. Cada comunidad conservó su organización y costumbres.

Por otro lado, el catolicismo fue perseguido durante los reinados de Humerico y Trasmundo. Así las cosas, muy pronto los vándalos se acomodaron a la manera romana de vivir, se afeitaron la barba, frecuentaron el circo y las termas, los guerreros se casaban con romanas, los hijos iban a la escuela del gramático.

image

La lengua vándala no tardó en dejar de hablarse; han quedado pocas huellas de ella. Las costumbres ancestrales en materia de construcción, alfarería y vestimenta se olvidaron en las tierras africanas. El conquistador había sido conquistado.

Todo ocurrió durante la primera mitad del siglo VI. El rey Hilderico fue depuesto, lo que facilitó la llegada de los bizantinos. El ejército que estos mandaron al mando de Belisario, venció con facilidad al último rey vándalo, Gelimero. Corría el año 534 cuando los vándalos pasaron a ser una facción más del Imperio Bizantino. Fue la precuela de su desaparición como pueblo.

Obviamente, no hay más que ver las connotaciones que tiene la palabra vándalo, para saber que la historia ha sido dura con este malogrado pueblo. Cuentan los historiadores que su saqueo de Roma fue tan humillante que la Iglesia Católica nunca les ha perdonado. Como tampoco lo ha hecho por la muerte de San Agustín.

A finales del siglo XVIII, un obispo francés reconoció el rencor y la rabia de los católicos a los vándalos. Habían pasado 13 siglos y seguían odiándoles como el primer día.

Por aquel entonces, el vandalismo se asociaba, precisamente, a lo que hicieron los vándalos al imperio romano. Saquear, robar, destruir monasterios, abadías y todo lo que oliera a católico, en el que estos llamaron Período del Terror.

De hecho, la Iglesia aprovechó la desamortización de sus bienes para tildar lo que ocurría como vandalismo. No sólo habían asentado el apelativo en sus zonas de influencia, sino que ahora se iba a expandir por toda Europa. A día de hoy, en pleno siglo XXI, el vandalismo sigue siendo tomado por algo negativo, delictivo y poco fiable. La mejor/peor campaña de marketing de la historia.

Lista de reyes vándalos

  1. Visumaro Siglo III d. C.
  2. Godegisilio (¿?—406)
  3. Gunderico (407-428)
  4. Genserico (428-477)
  5. Hunerico (477-484)
  6. Guntamundo (484-496)
  7. Trasamundo (496-523)
  8. Hilderico (523-530)
  9. Gelimero (530-534)

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?

  1. Iskandar dice:

    Pues sí, con los vándalos ha pasado como con Herodes, Átila, César Borgia y otros personajes cuya fama no hace justicia a sus hechos. El saqueo de Constantinopla por los cruzados en 1204 fue mucho más cruel y bárbaro que el saqueo de Roma por los vándalos, pero apenas se le recuerda. Por eso es bueno que el «gran público» vaya sabiendo estas cosas.

  2. alejandrina rodriguez dice:

    me sirvió demasiado porque pude hacer mi tarea de historia