Escrito por

¿Quién es y por qué es famoso Werner Karl Heisenberg?

¿Quién es y por qué es famoso Werner Karl Heisenberg? Seguramente, si haces esta pregunta a un seriéfilo, su respuesta sea clara: Heisenberg es Walter White, el protagonista de Breaking Bad (AMC). Y no iría muy desencaminado. Lo cierto es que el personaje de la mítica serie, toma su sobrenombre, Heisenberg, del físico alemán que hoy nos ocupa. La pregunta es, ¿quién es y por qué es famoso Werner Karl Heisenberg?

¿Quién es Werner Karl Heisenberg?

Werner Karl Heisenberg ha sido uno de los científicos más grandes que ha dado la historia contemporánea. Uno de los maestros de las teorías físicas que marcaron un antes y un después en la materia. De hecho, fue Werner Karl Heisenberg quien definió, de forma estructural, la diferencia entra la física clásica y la física cuántica.

Precisamente la física cuántica fue el ámbito en el que el científico alemán sentó las bases de teorías y supuestos con los que hoy en día se sigue trabajando. No obstante, fue el Principio de Incertidumbre el que le haría entrar de lleno en la historia y en el Olimpo de pensadores más relevantes, además de valerle el Premio Nobel. Pero, vayamos por partes y empecemos por el principio. Si queremos saber quién es Werner Karl Heisenberg, toca empezar de cero.

Primeros años

Werner Karl Heisenberg nació un 5 de diciembre de 1901 en Wurzburgo (Alemania). Allí fue donde cursó sus estudios primarios con total normalidad. No sería hasta 1909 cuando su familia se mudó a Munich. Su padre era profesor de humanidades y estaba especializado en la historia del majestuoso imperio bizantino. Tras ser propuesto para el cargo de profesor de lenguas griegas medias y modernas en la prestigiosa Universidad de Munich, la familia no lo dudó y se trasladaron a la ciudad más relevante de Alemania.

Así fue como Werner Karl Heisenberg comenzó su segunda etapa educativa en la Elisabethenschule, uno de los centros escolares más reputados de la localidad. Dos años más tarde, en 2011, Werner Karl Heisenberg se cambia al Maximilian Gymnasium de Munich. Curiosamente, en este centro también tenía un familiar ilustre: su abuelo materno, quien era el director del centro.

Es allí donde Werner Karl Heisenberg se da cuenta que la física es lo que verdaderamente le apasiona. Así, en el Maximilian Gymnasium de Munich, Werner Karl Heisenberg comienza a resolver imposibles operaciones y a leerse todo lo relacionado con la física.

Época universitaria

Cuando termina los estudios elementales, Werner Karl Heisenberg se va a la Universidad de Munich. Allí tuvo como profesor, entre otros, a Arnold Sommerfeld. También fue en la Universidad muniquesa donde se doctoró en 1923. Es decir, con 22 años. Mientras se sacaba la carrera y el doctorado, fue el ayudante de Max Born, uno de los físico más reputados de la época, en la Universidad de Gotinga.

En Max Born tuvo no sólo un maestro de primera, sino un coach tremendo que le animó a seguir su camino, consciente de su potencial. Un potencial que le valió una beca por cuatro años (1924-1927) en la Fundación Rockefeller. Ésta le llevó hasta la Universidad de Copenhague, donde trabajó mano a mano con el físico Niels Bohr.

Principio de Incertidumbre

Durante los cuatro años de su becado, Werner Karl Heisenberg sentó las bases de la mecánica matricial. Se trata de un sistema de mecánica cuántica en el que la formulación matemática se basa en las frecuencias y amplitudes de las radiaciones absorbidas y emitidas por el átomo, así como en el análisis de los niveles de energía del sistema atómico.

Sin saberlo aún, Werner Karl Heisenberg estaba dando los primeros pasos de El Principio de Incertidumbre. Una formulación que en su época no fue bien acogida por la comunidad científica. Los físicos contemporáneos de Werner Karl Heisenberg, no concebían que su teoría obviara el postulado de certidumbre clásica en la física, introduciendo un indeterminismo que afecta a los fundamentos de la materia y el universo material.

Básicamente, lo que Werner Karl Heisenberg venía a decir es que las mediciones perfectas son imposibles de ejecutar. Decir eso a algunos físicos, con un ego mayor que Europa, era un pecado. El tiempo acabó dando la razón a Werner Karl Heisenberg.

Premio Nobel de Física

No quedaron ahí las aportaciones de un muy joven Werner Karl Heisenberg. Junto a Wolfgang Pauli, el físico formuló la teoría cuántica de los campos de ondas lo que, a la postre, ha sido una de las grandes revoluciones científicas del pasado siglo. También tuvo tiempo para llevar las riendas de las investigaciones de los alemanes, para desarrollar la bomba atómica en la II Guerra Mundial. Una colaboración que le costó pasar un tiempo en la cárcel en Inglaterra.

No obstante, su trabajo pesó más que sus fechorías. No en vano, en 1932 le otorgaron el Premio Nobel de Física. Un reconocimiento que, eso sí, le costó estar lejos de su familia día tras día. Su esposa, Elisabeth Schumacher, y sus siete hijos estaban afincados en Munich. Mientras, Werner Karl Heisenberg pasó por Alemania, Dinamarca o Inglaterra, sólo en la década de los 30.

Es más, tras pasar por la Universidad de Leipzig como profesor desde 1927, se fue al Instituto Kaiser Wilhelm de Berlín en 1942 como director. De ahí saltó al Max Planck de Gotinga en 1946. No sería hasta 1958 cuando volvería a Munich, con su familia, al Instituto de la ciudad. Eso sí, no paraba demasiado tiempo allí. Conferencias en Estados Unidos, Escocia, La India o Japón, le mantenían aún lejos de casa mucho tiempo.

loadInifniteAdd(44636);

Entre sus obras más destacadas, están Los Principios Físicos de la Teoría Cuántica; Radiación Cósmica y Física y Filosofía.

Werner Karl Heisenberg moriría junto a su familia y en su añorado Munich, el 1 de febrero de 1976, a los 74 años. Lo hizo en su casa, junto a su mujer y sus hijos, a causa de un cáncer de riñón.

También te puede interesar: