Escrito por Tendenzias

El astrolabio: qué es y cómo funciona

Para saber qué es un astrolabio y cómo funciona tenemos que retroceder en el tiempo. Estamos ante un instrumento antiguo, usado en la astrología, para determinar la altura de las estrellas, así como su posición sobre el cielo. La palabra, proviene del griego y significa literalmente, buscador de estrellas. Ha sido usado tradicionalmente, por científicos y navegantes, para orientarse en el mar y localizar astros en el firmamento.

A lo largo de la historia son muchos los instrumentos y aparatos que se han ido desarrollando y utilizando. Hay que pensar que entonces se carecían de los conocimientos que hay ahora, por lo que ser capaces de desarrollar un instrumento así era toda una proeza.

Hoy en día tienes acceso a cualquier tipo de información con un par de clics y un ordenador conectado a Internet. Pero piensa en cuánta gente viviría cuando se inventó el astrolabio y ni siquiera llegaron a conocer este instrumento. Por eso en Sobre Historia nos gusta analizar este tipo de desarrollos científicos y cómo han afectado a lo que conocemos hoy en día.

Además de conocer todo sobre este instrumento también vamos a analizar qué tipos de astrolabios se llegaron a desarrollar y qué uso se le daba a cada uno de ellos, ¡no te lo pierdas!

Qué es el astrolabio

Técnicamente, podríamos definir al astrolabio, como un buscador de astros, siguiendo esa tradición helena y de otras civilizaciones anteriores, de fascinación por lo que se veía en el cielo. Con el paso del tiempo, se empezó a utilizar, como una representación de la esfera celeste.

Los astrolabios clásicos estaban construidos de latón y tenían entre 15 y 20 centímetros de diámetro, si bien había una gran diversidad de tamaños, tanto más grandes, como más pequeños.

El cuerpo principal de un astrolabio, consta de un mater, un disco agujereado en el centro. Además, tenemos un aro que marca los grados de latitud, incluso el tiempo, en su versión europea más moderna. En la parte central, está el tímpano, que está grabado con círculos de altitud y de altura.

Asimismo, también existe la red o araña, que consiste en un  disco cortado para observar el tímpano debajo de él, con las puntas representando el número de estrellas.

Justo, sobre la araña tenemos la aguja o índice, que apunta al astro, señalando la posición de las estrellas. Por su parte, la alidada, sirve para, sosteniéndola de manera vertical, haciéndola rodar, determinar a qué distancia se encuentra una estrella avistada.

El funcionamiento, históricamente, ha sido bastante complejo, ya que muchos de sus usuarios, han necesitado, tradicionalmente, manuales de cientos de páginas, para comprenderlo. Pero el objetivo, siempre ha sido determinar la posición de las estrellas en el firmamento, observando su movimiento.

Además, tradicionalmente ha sido el instrumento de navegación por excelencia, para obtener información sobre la hora y la latitud en la que los marineros se encontraban.

Cómo funciona el astrolabio

El astrolabio viene a ser un proyección de una esfera celeste, con una circunferencia graduada, con una aguja, con punto de mira que gira a su alrededor. La finalidad es medir la altura angular, medida en grados de arco, sobre los objetos en el horizonte. Normalmente, se enfoca al astro, por el sorbete del objeto, y otra persona tiene que leer el número de cuerda en la escala del astrolabio.

Otra de sus funciones es medir la latitud. Para ello, tenemos que reconocer una estrella en el cielo, así como su declinación, que se obtiene a través de unas tablas (Sirio, de la constelación Can Mayor en -16 grados, Aldebaran en la constelación Tauro, en 17 grados, Antares, en la constelación escorpio en -26 grados y Rige, en la constelación Centauro en -61 grados) y necesitamos una brújula y nuestro propio astrolabio.

Para medir la latitud de un lugar, tenemos una sencilla fórmula matemática, que varía si estamos en el hemisferio norte o en el hemisferio sur. En el primer caso, consiste en sumar la altura media de la estrella y la declinación de la estrella, restando 90 grados. En el segundo caso, hay que sumar la altura media de la estrella y la declinación de la misma.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Historia del astrolabio

Los orígenes del astrolabio están en la Grecia clásica. Apolonio, en el 225 a.C., fue la primera persona, en estudiar su proyección. Fue básicamente, un codificador de secciones cónicas.

Hiparco, nacido en Asia Menor, actual Turquía, avanzó bastante en la proyección del astrolabio, y trabajó bastante al respecto, en Rodas, en torno al 180 antes de Cristo.

Claudio Tolomeo, en su obra El Planisferio, escribió de una manera extensa sobre esta proyección, ya en el siglo II de nuestra era, perfeccionando la geometría del sistema solar, para aplicarla en este tipo de objetos posteriormente.

La España musulmana, fue pionera en Europa en el desarrollo de los astrolabios. Había palabras latinas justo al lado de la terminología original en arábigo. Esto queda reflejado en la influencia árabe en los nombres de algunas estrellas. Es el caso de cenit, nadir, azimut, etc.

A partir de la Reconquista de Toledo, por parte de los Reyes Católicos, el astrolabio, empezó a expanderse por toda Europa.

En Europa tuvo una importancia tremenda el astrolabio, especialmente en la Edad Media y posteriormente en el Renacimiento. Estamos hablando de los siglos XV y XVI, en los que la astronomía era una parte importante de toda educación de calidad. Saber usar correctamente el astrolabio, solía ser sinónimo de haber tenido una buena educación.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

El danés Tycho Brahe creó un astrolabio de 3 metros de radio, que ganó bastante en precisión. Hasta Isaac Newton los estudió para terminar creando los sextantes, incluyendo un largavistas y un juego de espejos.

Los principales centros de fabricación estaban en lo que hoy conocemos como Alemania, en Augsburgo y Núremberg, así como en Francia y en el norte de Bélgica, concretamente en Lovaina.

Inicialmente, los astrolabios eran de latón, que son tal y como los hemos conocido tradicionalmente. Pero, aparecen las primeras figuras de cartón, con la llegada de la imprenta.

También llegaron posteriormente, los astrolabios universales, aunque no perduraron mucho en el tiempo, ya que tenían tanto un alto coste como un manejo complicado.

El clásico astrolabio circular, derivó en su momento, en forma de cuadrante, llamados ‘quadrans Novus’, creados en la zona de Montpellier, en Francia, y desarrollados en la zona del imperio otomano, incluso hasta principios del siglo XX.

El astrolabio empezó a decaer, al menos en Europa, a partir del siglo XVII, con la invención de instrumentos más exactos de medición, tanto en astronomía, como en navegación, como es el caso de los telescopios. En el mundo árabe, el astrolabio continúo utilizándose con normalidad, hasta entrado el siglo XX.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Sin duda alguna, los astrolabios han sido determinantes para mejorar la cartografía y calcular el tiempo de navegación. No se pueden entender los descubrimientos científicos, así como la llegada a América de Colón, ni otro tipo de avances en la Edad Media y en la Edad Moderna, sin los astrolabios y las brújulas, que sirvieron de orientación a los navegantesen los mares, muy lejos de las costas.

Tipos de astrolabios

A lo largo de la historia se han ido creado diferentes tipos de astrolabios que se iban adaptando a las necesidades de cada momento. Además, el descubrimiento constante de nuevas técnicas y materiales para fabricar instrumentos era muy útil para que estos evolucionasen a pasos agigantados.

Dentro de los tipos de astrolabios podemos encontrar:

  • El astrolabio planisférico.
  • También el astrolabio universal.
  • Por último, el astrolabio marinero.

Vamos a ver en qué se parecen y en qué se diferencian todos estos tipos diferentes de astrolabios y cómo se fueron desarrollando unos u otros. Verás como todos ellos tienen una gran influencia en la tecnología que hoy conocemos y que ha simplicado mucho el estudio de los astros y de todo lo que ello conlleva.

Astrolabio planisférico

El astrolabio planisférico se creaba con la intención de poder analizar las estrellas en una única latitud. Se ajustaban los datos y los diferentes planos del instrumento para la latitud en la que se encontraba el científico. Si más tarde se quería analizar otra zona se debía volver a ajustar todo y empezar de cero.

Es el instrumento más sencillo de todos, y también el de utilidad más limitada. Con el paso del tiempo se fue sustituyendo por otros aparatos más desarrollados y que facilitaban más el trabajo.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Astrolabio universal

El astrolabio universal es la evolución lógica del planisférico. No sólo valía para conocer la situación de los astros en una latitud concreta, sino que permitía conocer esta información de todas las latitudes a la vez.

La amplitud de sus usos y de su información viene de la mano de la dificultad de su entendimiento. Es el aparato más complejo y muchos científicos tardaban bastante tiempo en cogerle el truco y empezar a leerlo con soltura. Eso sí, una vez que se controlaba este aparato la información que aportaba era mucha y muy valiosa.

Con el astrolabio universal se puede conocer más datos además de la situación de los astros. Se podía leer la hora en él, conocer el momento del calendario, las estaciones, etc. Se trata de un instrumento muy completo y complejo.

A raíz del desarrollo del astrolabio universal se han creado muchos otros aparatos e instrumentos que han servido para analizar el cielo. Hoy en día puedes tener información sobre los astros, los planetas, tu latitud o cualquier otro dato con una sencilla aplicación móvil. Pero para llegar a lo que hoy tenemos ha sido necesario pasar por épocas en las que los científicos han sido capaces de crear instrumentos como este.

Astrolabio marinero

El astrolabio, como hemos comentado en la introducción de este artículo, servía no sólo para aquellos que estudiaban el cielo, sino también a los marineros. Gracias a este aparato podían orientarse mejor. Ten en cuenta que no contaban con demasiada información ni con tecnología de último modelo como tenemos ahora. Perderse en el mar era más habitual de lo que crees, y desde tierra era difícil localizar a las diferentes naves.

Viendo el potencial que tenía esta herramienta se decidió desarrollar una versión adaptada que es el astrolabio marineo o astrolabio del mar. Era útil para conocer la latitud en la que se encontraba una nave gracias al estudio del cielo. Al fin y al cabo es una versión primitiva de los sistemas de navegación que conocemos hoy en día.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

El problema que presenta este instrumento es que no era sencillo de manejar. Los marineros que optaban por utilizarlo en sus viajes necesitan recibir antes algunas clases que les ayudaran a comprender el astrolabio y cómo aplicarlo en la navegación. Para poder saber en qué latitud estaban debían utilizar la altura de meridiano de una estrella conocida respecto al horizonte. Este dato se aplicaba, mediante unas operaciones matemáticas, para conocer el lugar exacto de la nave en la Tierra y hacia donde iba.

No se considera un aparato exacto al de los astrolabios planisférico o universal. Es una versión mucho más sencilla que presentaba menos complicaciones en su uso y menos información. Se podría simplificar como un instrumento que servía para medir ángulos entre el barco y las estrellas.

Hoy en día este aparato es sustituible por un sencillo GPS que funciona constantemente durante la navegación. Aunque llevar un barco no es algo sencillo, el no necesitar la constante realización de operaciones matemáticas ha ayudado mucho. El capitán de un barco puede tener información valiosa y variada en todo momento gracias a la evolución de los instrumentos y de la tecnología. Y esta evolución se debe, en parte, al desarrollo de aparatos como el astrolabio en siglos anteriores.

Sigue aprendiendo sobre otros instrumentos utilizados por investigadores y científicos, y cómo algunos han llegado a ser muy útiles en nuestro día a día:

SobreHistoria.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos