Escrito por Tendenzias

Museo Nacional del Prado: historia y cuadros

Con cerca de 200 años de vida, el Museo Nacional del Prado es una institución con un claro objetivo: “la alta misión de conservar, exponer y enriquecer” un amplísimo número de obras de arte que están fuertemente relacionadas con la vida de la España histórica.

Se le reconoce como uno de los acervos más impresionantes y valiosos del arte mundial y Europeo. Si aún no conoces el Museo Nacional del Prado, aquí te damos toda la información sobre su historia y su misión. Además, te ofreceremos una relación de los más célebres cuadros que alberga entre sus muros centenarios. Y te vamos a contar muchísimas curiosidades sobre este museo.

Qué es el Museo Nacional del Prado y dónde está

El Museo Nacional del Prado se encuentra en una bella zona ajardinada de Madrid. Concretamente en el llamado Paseo del Prado. El Museo Nacional del Prado es una institución sin fines de lucro que está sustentado por el Estado Español y el cual tiene una serie de objetivos bien definidos.

El primero de los objetivos que tiene el Museo Nacional del Prado es conservar las piezas más importantes del Patrimonio Histórico Español.

Además, el Museo Nacional del Prado se encarga de exhibir este patrimonio en colecciones que faciliten su disfrute y estudio.

El Museo Nacional del Prado también tiene como misión garantizar el acceso del público a las más grandes obras de arte, mediante el desarrollo de programas educativos, de investigación y formación de especialistas. El Museo Nacional del Prado además, contribuye a mantener una estrecha colaboración con otros museos y con instituciones culturales.

Además de ello, el Museo Nacional del Prado apoya a otras instituciones y al público en general con asesorías y servicios técnicos relacionados con el estudio y disfrute del arte español.

El Museo Nacional del Prado alberga piezas que datan desde el siglo XVI, y los especialistas suelen decir que se trata más de un museo de pintores que de obras. Ello se debe a que en un principio su catálogo seguía de cerca los gustos de los monarcas españoles, que se guiaban más por su deseo de completar la colección sobre un artista que en seguir una corriente o un periodo.

Por las razones expuestas abundan las obras de El Bosco, Tiziano, El Greco, Rubens, Velázquez, Goya… y sufre de  grandes lagunas en otros periodos importantes del arte español y europeo.

Historia del Museo Nacional del Prado

El Museo Nacional del Prado se encuentra en un gran edificio que fue construido en un primer momento como Gabinete de Ciencias Naturales. El rey Carlos III hizo al encargo al arquitecto real Juan de Villanueva en el año de 1785. Aunque la construcción fue terminada, le esperaban muchos años de destino y uso inciertos.

Sería el nieto de Carlos III, Fernando VII quien tomaría este palacete y lo convertiría por Real Decreto en el Real Museo de Pinturas y Esculturas. Antes de abrirse al publico en 1819 pasaría a convertirse en el Museo Nacional de Pintura y Escultura. Poco a poco iría adoptando su denominación actual, Museo Nacional del Prado.

En un primer momento, el Museo Nacional del Prado albergaba poco más de 300 pinturas, pero ya a mediados del Siglo XIX llegó a poseer más de 1500. Todas ellas procedían de los Reales Sitios, y son el basamento principal de las colecciones que alberga el Museo.

Cuadros del Museo Nacional del Prado

Como ya hemos señalado, el Museo Nacional del Prado es más una institución de pintores que de pinturas. Sin embargo, alberga algunas de las mayores obras del arte español, europeo y mundial. Entre ellas se puede contar:

  • El jardín de las Delicias de El Bosco. Una de las obras más enigmáticas de la historia.
  • El caballero de la mano en el pecho de El Greco. Un cuadro que fija las reglas de los retratos de manera indeleble y del que puedes gozar en el Museo Nacional del Prado.
  • El tránsito de la Virgen de Mantenga. Con un uso inolvidable de la luz.
  • La Sagrada Familia conocida como La Perla de Rafael. Cuya composición y ambiente lanza la representación de la infancia de Jesús a un nuevo nivel.
  • Carlos V en Mühlberg de Tiziano. Con el monarca cobijado por nubes tormentosas de singular belleza que remiten al descontento popular de aquella época.
  • El Lavatorio de Tintoretto. Una impresionante composición de absoluta modernidad de uno de los episodios de la vida de Jesús. Si acudes al Museo Nacional del Prado, no te pierdas esta magnífica obra.
  • El Autorretrato de Durero. Desde donde el grabador nos sigue con una dura mirada a todas partes.
  • Las tres Gracias de Rubens. Una evidencia del ideal del cuerpo femenino en su época.
  • La familia de Carlos IV de Goya. Un cuadro cuyas luces y sombras cuentan duras verdades sobre el monarca.
  • Y Las Meninas de Velázquez. Acaso el cuadro más famoso que alberga el Museo Nacional del Prado, con un uso de la perspectiva que se estudiará, sin duda, hasta el fin de los tiempos.

Curiosidades Museo Nacional del Prado

Antes de hablarte en profundidad sobre las piezas más importantes de este museo queremos contarte algunas curiosidades. Son algunas cosas que ni los más entendidos saben sobre el museo más célebre del arte español. ¡Déjate sorprender!

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;
  • ¿Del Prado?: Su nombre se debe a que se construyó, en efecto, sobre un gran prado: el de los Jerónimos, cercano a un monasterio. A pesar de los pomposos nombres con los que se le conocía en un principio, el habla popular le dio su nombre actual, aceptado por Real Decreto en 1920.
  • No es de los más visitados: Aunque alberga clásicos de la pintura universal, el Museo Nacional del Prado se encuentra apenas en el lugar número 12 de los museos más visitados en Europa. La causa: es de los más caros. Sin embargo, durante las dos últimas horas de su horario el ingreso es gratuito: hay que ir contra reloj para ver los mejores cuadros.
  • Arquitectura original: Su extraña arquitectura para un museo se debe a que el Museo Nacional del Prado estaba pensado para ser un almacén de ciencias, el de Carlos III, que encargó su construcción como un Real Gabinete de Historia Natural.
  • Estuvo abandonado y fue salvado por un falso incendio: A finales del siglo XIX el Museo Nacional del Prado estaba en tal estado de abandono que se iluminaba con hogueras. Hasta que el periodista español Mariano de Cavia publicó la falsa noticia de un incendio en el museo. La indignación por los “daños” hizo que la gente se preocupara del museo, y obligase al Estado a reparar y encargarse del recinto.
  • Picasso fue director: Esto ocurrió durante tres años (1936-1939). Aunque nunca llegó a ejercer debido a los bombardeos de la Guerra Civil. Eso sí, siempre estuvo orgulloso de su cargo.

Las obras más importantes del Museo del Prado

Ya te hemos comentado algunos de los cuadros que puedes encontrar si te decides a visitar el Museo del Prado. Ahora queremos hablarte un poco más en profundidad de las obras más importantes de este museo. Se trata de aquellas piezas que no debes perderte si te acercas hasta aquí.

En realidad creemos que todo el museo es imprescindible. Pero, por supuesto, hay ciertos cuadros que son esenciales en la historia de España e incluso a nivel mundial. ¡No te las pierdas en tu próxima visita!

Las meninas de Velázquez

Pocos saben que el verdadero nombre de este cuadro era “La Familia de Felipe IV”, aunque desde el siglo XIX pasó a denominarse con el popular nombre que hoy todos conocemos. Lo pintó Diego Velázquez en 1656 y se considera su obra maestra.

Es un cuadro muy influyente que ha condicionado muchas obras del arte posterior. Se ha intentado imitar su estilo a lo largo de la historia, y muchos le han hecho referencia en sus cuadros. Ha aparecido también en series y películas. Se estudia desde el isntituto hasta launiversidad y hay multitud de ensayos que lo analizan y explican en profundidad.

Es una obra que marcó el curso del arte español y que ha influido en muchos artistas a nivel mundial.

El Jardín de las Delicias del Bosco

Es una obra del artista conocido como El Bosco, que se pintó a principios del siglo XVI. No está clara la fecha exacta, auqnue se sabe que fue entre 1500 y 1505.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Una de sus principales características es la cantidad de elementos diferentes que aparecen en este cuadro. Podrías pasarte horas mirándolo y aún así seguirías descubriendo cosas nuevas a cada momento. Es una pieza de arte que incluye muchas pequeñas escenas en cada rincón de las tres tablas que lo componen.

El cuadro se suele disfrutar abierto, aunque este tríptico estaba pensado también para disfrutarlo cerrado. En esta versión lo que se ve es la creación del mudno. Una gran bola esférica en la que se está cosnturyendo poco a poco el mundo. Pero lo verdaderamente interesante está dentro. 

A lo largo de los tres paneles El Bosco nos cuenta una historia. Nos habla, en concreto, del último día de la creación. Date cuenta que hablamos de nuevo de la creación del mundo por mano de Dios. En el panel izquierdo están Adán y Eva en el paraíso, cuando aún cumplían el mandato de Dios. En el panel central ha llegado la lujuria, el sexo, y los pecados. Y en el tercer panel está la condena, el infierno. Es el castigo por haber pecado.

La maja desnuda de Goya

Este cuadro lo pintó Francisco de Goya y Lucientes a finales del siglo XVIII, y es una de sus obras más valoradas. Cada crítico la valora de una manera diferente, pero todos están de acuerdo en que es una de sus obras más importantes.

Destaca obviamente por el desnudo, ya que hasta ahora era mucho más habitual que los desnudos se centrasen en una venus. En este caso es una mujer real, aunque nunca se supo con certeza a quién pertenecía este retrato.

Años después Goya pintó a la misma mujer en una pose muy similar en La maja vestida. Parece ser que no se trataba de un juego de cuadros en pareja. Fueron dos momentos diferentes de su historia en los que pintó a dicha mujer, sin relación aparente entre ellos.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Es otro de los cuadros influyentes que han aparecido después en libros, películas y series. Hay mucha cultura formada en torno a este cuadro, y seguramente sigan apareciendo obras influenciadas por su gran poder pictórico.

Las Tres Gracias de Rubens

Este cuadro de Pedro Pablo Rubens destaca, entre otras cosas, por sus impresionantes dimensiones. Ocupa más de dos metros de alto y casi otros dos de ancho. Una verdadera obra impresionante.

Hasta el momento de pintar este cuadro, sobre el año 1636, las obras de tema mitológico siempre habían sido parecidas. Se pintaba a las protagonistas femeninas de manera etérea, castas y puras. Aquí Rubens plasmó la sensualidad de las mujeres. Se centró en las curvas y las carnes de las tres mujeres que utilizó como modelos, dejando muy atrás la idea de la castidad.

Como ves, en el Museo del Prado vas a encontrar muchas obras y muy diversas. Hay cuadros de los principales artistas de toda la historia. Muchos cuadros diferentes que marcaron un antes y un después en el arte. Sin embargo, nosotros te recomendamos que dediques tiempo a disfrutar de estas cuatro obras y de todo lo que han implicado a lo largo de la historia.

En tu visita puedes contar con audioguías explicativas o con visitas guiadas que te aclararán todo lo que necesitas saber sobre los cuadros. Estos expertos en arte te ayudarán a darte cuenta de cosas que pueden pasarse por alto si es tu primer contacto con los cuadros. ¡Disfruta de la visita y del arte!

Si te interesa el arte te van a encantar estos artículos que hemos elegido para ti:

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

SobreHistoria.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos