Escrito por

La historia de Andalucía

España tiene una historia rica como nación, pero además muchos de sus pueblos por separado también tienen una historia detrás que aúna diferentes épocas, civilizaciones, culturas y creencias religiosas. Es el caso de Andalucía. cuya historia es larga y destacada. Conozcamos ahora en profundidad, la historia de Andalucía.

Historia de andalucia

Primeras civilizaciones

La situación de Andalucía y la riqueza de sus tierras han provocado que, desde el Neolítico, por su territorio hayan pasado algunas de las civilizaciones más avanzadas de la historia, como los tartesos, fenicios y los griegos. Fueron precisamente los tartesos quienes fundaron algunas de las primeras colonias en Andalucía: Gadir (Cádiz), Malaka (Málaga) o Sexi (Almuñécar).

Tras estos, los navegantes fenicios, que descubrieron por primera vez las riquezas de la zona (plata, oro, estaño y cobre) se establecieron en Andalucía en el siglo XI a. C., fundando varias colonias costeras, incluida Gadir, la actual Cádiz. En conjunto con los fenicios, los Pirineos fueron atravesados ​​por las primeras tribus indoeuropeas de ascendencia celta. Los griegos también fundaron bases comerciales de estas partes. Para los griegos y los descendientes de los fenicios, los cartagineses, que se hicieron cargo en el siglo VI, luego llegaron los romanos que se hicieron cargo y llegaron a la península ibérica desde el siglo III antes de Cristo.

Andalucía en la época del Imperio Romano

andalucia imperio romano

En el siglo II los cartagineses expulsan a los tartesos de Andalucía e inician, durante el siglo III, una conquista que les lleva a dominar gran parte del este de la península, junto al Mar Mediterráneo. Durante esta época, Andalucía será conocida por los cartagineses como provincia Bética.

Durante este período, Andalucía fue foco de importantes pensadores, como Séneca, y algunas de sus ciudades, como Corduba, Hispalis o Itálica, fueron sobresalientes.

Tras los cartagineses, se imponen los romanos, que tras varios años de dominación, después de que la región sea la cuna de a algunos emperadores romanos como Trajano y Adriano, fueron reemplazados en el dominio por los visigodos en el siglo V dC por Alarico, y luego desde el siglo VII (711) por los árabes de la dinastía Omeya que, habiendo cruzado el alerce de Gibraltar, en 711 estableció en Andalucía el centro de su emirato occidental con la capital Córdoba.

Al-Andalus

andalucia al andalus

La invasión musulmana se expandió en poco tiempo llegando incluso a superar los Pirineos, y siendo detenidos solo en Poitiers por el ejército franco de Carlo Martello. Durante la Edad Media, las posesiones musulmanas en la península ibérica se denominaron Al Andalus, y de esa denominación deriva el estilo decorativo y urbanístico de la región.

En Andalucía, el dominio musulmán duró mucho más (poco menos de ocho siglos) que en el resto de España, gradualmente conquistado por el avance cristiano. El período árabe fue la época de la región, que desarrolló un mayor nivel de desarrollo económico, social y cultural, siendo entre los más avanzados del mundo conocido en ese momento, y donde se practicaba una tolerancia religiosa activa que permitía a sus tres culturas, la islámica, la judía y el cristiano, vivir juntos en paz.

La agricultura, el procesamiento del cuero, la minería, la producción de cerámica y textiles y el comercio disfrutaron de una excelente salud y trajeron una gran prosperidad con su desarrollo. Córdoba, Málaga, Granada y Sevilla, fueron embellecidas por los monumentos árabes más grandes de España: las Mezquitas. Andalucía se ve «invadida» entonces por las grandes mezquitas, como el Alcázar y el Palacio de la Alhambra, que respectivamente, fueron celebrados como centros de arte, cultura y ciencia.

A partir del siglo XI se comienzan a producir las primeras fracturas en el reino musulmán de Andalucía, unas desavenencias que terminarían por desembocar en la creación de taifas por todo el territorio, esto es, pequeños reinos independientes de gran cultura pero poca capacidad de defensa frente al avance de los reyes castellanos.

Con el comienzo de ese «declive», la dominación árabe duró hasta el siglo XIII cuando, con la excepción del reino árabe de Granada, la mayor parte de la región fue conquistada por los reyes de Castilla. También Granada fue conquistada a su vez por los Reyes Católicos Fernando e Isabel en 1492, el mismo año en el que Cristóbal Colón, descubrió accidentalmente el continente americano mientras buscaba la ruta de las Indias.

Expulsión de los musulmanes y llegada del cristianismo

Historia de andalucia reyes catolicos

Las luchas entre reyes castellanos y el pueblo musulmán comenzaron a tener su punto álgido en el siglo XIII y culminaron con el asedio de las tropas castellanas a los musulmanes en la Alhambra de Granada. El asedio culminó como hemos mencionado en 1492, cuando los Reyes Católicos tomaron definitivamente la fortaleza y anexionaron Andalucía el Reino de Castilla.

Hasta finales del siglo XV, las poblaciones prósperas de judíos y musulmanes, casi el 10% de la población, practicaban su religión abierta y orgullosamente, pero tras el asedio católico, España llevó a cabo una dura conversión, iniciada por los Reyes Isabel y Fernando, aunque esta no parecía suficiente y fue Felipe III quien no dudó en expulsar a 300,000 descendientes de la población musulmana de España que se habían convertido al cristianismo, los «moriscos», a principios del siglo XVII. El costo humano fue espantoso. Pero, se pensaba, España finalmente era pura.

Siglo XVIII

Historia de andalucia siglo 18

A partir de ese momento, la prosperidad andaluza disminuyó progresivamente, a excepción de los puertos de Sevilla y Cádiz que, al comerciar con el Nuevo Mundo, continuaron prosperando. En 1713 Gibraltar fue cedida a Gran Bretaña y en 1833 la región se dividió en las ocho provincias actuales. Andalucía se convirtió en un bastión del movimiento anarquista durante la República española. Sin embargo, cayó contra los rebeldes en la guerra civil española, sufriendo numerosos hostigamientos (entre todos los asesinatos simbólicos y terribles de Federico García Lorca en Granada) tal y como os mencionamos más adelante.

Mucho antes, durante el Siglo XVIII, Andalucía tuvo un papel clave en la historia de España durante la etapa de las invasiones napoleónicas. En Bailén se libró una de las batallas más decisivas de la guerra y en 1812 se redactó la primera Constitución Española en las Cortes de Cádiz.

En años posteriores comenzaron a darse los primeros intentos de modernización de la industria y la producción. Sin embargo, estos procesos no tuvieron tanta repercusión en Andalucía debido al mal reparto de las tierras y a la negación de las clases más favorecidas a dejar de lado sus privilegios. Es durante esta época cuando comienzan a surgir los primeros vestigios de ideas federalistas, republicanas y radicales. También es en esta época cuando comienzan a forjarse los típicos estereotipos andaluces.

Guerra Civil y franquismo

Andalucía sufría un problema endémico de organización, reparto y estructura agraria, un problema con el que los andaluces se enfrentarían a la llegada de la Guerra Civil española y la posterior llegada del franquismo. La llegada de la ultraderecha al poder no solucionó los problemas agrarios del territorios y, como consecuencia, durante los años 50, 60 y 70 muchos andaluces tuvieron que emigrar a otros territorios de España, principalmente a Cataluña.

Las manifestaciones recurrentes contra Franco se sucedieron en Andalucía durante los años de su dictadura debido a las represalias y represiones posteriores. A la muerte de Franco, Andalucía se convirtió en una región autónoma de España en 1981. Desde entonces, el desarrollo económico y cultural ha sido intenso con el clímax representado por la celebración del 500 aniversario del descubrimiento de América con la Exposición Universal de 1992 en Sevilla y la inauguración de la Tren de alta velocidad que une la capital andaluza con Madrid y con el resto de España.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?