¿Cuál fue la diosa griega más poderosa?

Si nos trasladamos hasta la antigua Grecia, encontraremos con que los griegos rendían culto a una pluralidad de dioses y diosas. Aunque no todos estos dioses tenían el mismo poder y estatus, sino que había alguno de ellos que estaban por encima de los demás, a los que podemos calificar los favoritos de la época. […]
SobreHistoria.com

Si nos trasladamos hasta la antigua Grecia, encontraremos con que los griegos rendían culto a una pluralidad de dioses y diosas. Aunque no todos estos dioses tenían el mismo poder y estatus, sino que había alguno de ellos que estaban por encima de los demás, a los que podemos calificar los favoritos de la época. Sabiendo esto, la cuestión que se nos viene a la mente es, ¿Cuál fue la diosa griega más poderosa? En este post vamos a analizarlo y a darte la respuesta.

Diosa griega más poderosa

Sejmet, la diosa griega invencible

Que a una diosa le den como apodos «La invencible», «La más poderosa», o la «Gran diosa madre», nos da una pista de que estamos ante una de las dioses que tiene un plus especial de importancia con respecto a los demás. También llamada, sin embargo, «La terrible», o en términos más amables, «La diosa del amor», hablar de Sejmet es hablar de la diosa griega más poderosa.

Sekmet

No en balde, no solo para los griegos, sino también para los egipcios esta diosa era considerada como la protectora de los faraones, que estaba presente cuando había una guerra, trabajando en pos de la misma y también de la venganza. Pero de igual manera y en el lado contrapuesto, Sekmet ayudaba a la curación de las heridas y males originados durante el conflicto. En uno u otro modo, no es raro que los hombres se rindieran ante ella, conociendo su poder y su capacidad para asegurar el triunfo de las guerras y de los hombres.

Sejmet, hija del sol

Sekmet

Aparte de ser la diosa de la guerra, del amor y la venganza, Sejmet era una diosa solar, porque era nada menos que la hija primogénita del dios solar Ra. Además presenta alianza o semejanza con otras diosas importantes del momento como son Bastet y Hathor.

Dioses romanos y egipcios

Por su condición de diosa solar y de hija de Ra, se la representa con un disco solar sobre su cabeza a modo de corona. Además, Sejmet es una mujer con cabeza de leona. Porta también el uraeus o símbolo de serpiente como representación de que estamos ante una diosa que tiene parentezco con la realeza; el Anj o cruz asada; flechas y la flor de loto o papiro. Tampoco es raro que la veamos con los pechos al aire, como símbolo de su poder y vestida de rojo como la sangre. En ocasiones, incluso lleva el ojo de Horus.

Las dos caras de Sejmet

Bastet

Una leona furiosa que si se calma termina siendo adorable como una gatita. Por paradójico que resulte así es como se concible a Sejmet, la diosa griega más poderosa. Porque si bien es una diosa terrible y vengativa, si conseguimos que se tranquilice y aplaque su ira, podemos usar ese poder a nuestro favor, para que toda esa fuerza guerrera sea volcada sobre nuestros enemigos en la guerra y nos conceda la victoria en la batalla, ya se trate de una guerra o de una enfermedad o mal personal.

Sejmet

Amable, pero cruel si te opones a ella o si decides atacar a los suyos, en este caso, a la monarquía, a la cual defendía. De ahí que a Sejmet se la llegase a confundir con la diosa Bastet, parecida a esta, pero tranquila, serena y apacible, como si fuera la cara más amable de la diosa guerrillera.

La señora del «Asheru»

Velas

Con este sobrenombre era venerada Sejmet. Se hacía en el templo de Mut, en Karnak. Aunque también en otras regiones. Y se hacía mediante sacrificios de animales y estos eran frecuentes, ya que la diosa era exigente e insaciable. Casi cada día los sacerdotes tenían que efectuar algún rito o sacrificio para mantener contenta y tranquila a la diosa. De ahí que no sea extraño que de esta diosa se hayan conservado tantas estatuillas, ya que estaba presente en todos los templos donde los sacerdotes con paciencia trataban de mantenerla contenta.

El mito del Festival de la Embriaguez

Vino

En torno a toda diosa existen mitos y Sejmet no iba a quedarse atrás, máxime cuando se trata de una diosa tan importante y tan iracunda, teniendo además una doble cara positiva y negativa. Uno de estos mitos conocidos sobre Sejmet o Sekmet es el mito del Festival de la Embriaguez.

Según este mito, una vez finalizando el ciclo del reinado de Ra, el dios envía a la Tierra a su hija Sejmet para que lleve a cabo una matanza contra los humanos que habían conspirado contra él. Así lo hizo la diosa, si bien su sed de sangre no se saciaba con nada, tanto así que llevó a cabo su venganza pero aún acabada esta seguía queriendo más y más sangre. Atacó a todos los hombres, acabando casi con la humanidad.

Viendo el problema que había causado, el propio Ra decidió teñir la cerveza de color sangre. La diosa bebió y bebió cerveza confundiéndola con la sangre. Y terminó embriagada hasta el punto de que ya no pudo continuar su plan de continuar asesinando y volvió al lado de Ra.

De ahí, en adelante y cada vez que una batalla llegaba a su fin, se organizan festivales para celebrarlo, en honor a Sejmet, para agradecerle por su ayuda y para tratar de apaciguarla. En estos festivales se sirve y se bebe gran cantidad de vino, emulando que se trata de la sangre que la diosa bebía sin cansarse. Un ritual que se repite cuando hay amenaza de grandes inundaciones, con la esperanza de que la diosa se beba toda el agua y ponga fin a esas inundaciones salvándoles a todos. Así es como tienen lugar los Festivales de la Embriaguez en honor a Sejmet, la diosa griega más poderosa y conocida también en culturas como la egipcia.

¿Te gustó el mito de Sejmet? Pues te invitamos a conocer a más diosas griegas y romanas visitando el siguiente enlace:

Galería de imágenes ¿Cuál fue la diosa griega más poderosa?

SobreHistoria.com

También te puede interesar