-    Escrito por gon

Perseo, titanes, y furia

El reciente estreno de la remake de Furia de Titanes (Clash of the Titans) retoma el antiguo mito de Perseo proveniente de la mitología griega.

image 

Pero las licencias del nuevo guión, ya existentes en la versión original de 1981, en esta ocasión despertaron una verdadera furia entre los eruditos más férreos de la mitología clásica.

De hecho, no hace falta ser un gran conocedor de la materia para sentir cierta decepción con respecto al argumento de la película. Los anacronismos, las mezcolanzas culturales, y los reduccionismos siempre terminan en una pobreza argumental que sólo con mucha indiferencia logramos sortear.

Furia de Titanes (2010) narra las aventuras de Perseo, héroe y semidios cuyo mito se transmitió oralmente a lo largo de las generaciones de la Grecia antigua.

El episodio más paradigmático en la historia de Perseo es su combate contra Medusa, la Górgona de cabellos de serpiente capaz de convertir a las personas en piedra con tan sólo echarles una mirada.

image

En la película, Medusa yace en el Inframundo (para llegar hasta ella Perseo debe sobornar a Caronte), y aparece como uno de los agentes malignos de Hades. En el mito, sin embargo, Medusa no tiene ninguna relación con Hades, sino que es una de las tres gorgonas, monstruos femeninos y aterradores, hijas de Forcis y Ceto.

Hay otras criaturas fabulosas en Furia de Titanes que no se corresponden con la mitología griega, y que provienen de otras tradiciones. El caso más emblemático es el kraken, aunque también aparecen escorpiones gigantes y djinn, pequeños genios o duendes de la cultura semítica.

Ya por el simple sonido de la palabra “kraken” podemos notar que hay algo extraño respecto a él. Es que, en realidad, el kraken era un monstruo de la mitología escandinava, un inmenso cefalópodo que atacaba desde las profundidades del mar. En el mito de Perseo, en cambio, la criatura que intenta devorar a Andrómeda es descripta simplemente como un gran monstruo marino. Y no interactúa en Argos.

image

Pero lo más grave de la tergiversación del mito de Perseo quizá radique en los mismos “titanes”. Primero, no aparece ningún titán, que eran antiguos dioses derrotados por los segundos dioses, “olímpicos”, Zeus, Hades, Poseidón, etc. Segundo, los dioses que aparecen en la película fueron reducidos a una típica y anacrónica lucha entre el bien (Zeus) y el mal (Hades), que en nada se relaciona con la compleja mitología griega.

En conclusión, para ver y disfrutar de Furia de Titanes es mejor olvidarse del mito de Perseo, como aparentemente hicieron los guionistas.

Fuentes: