La impenetrable Rusia vs. Napoleón
0 votos

La impenetrable Rusia vs. Napoleón

¿Invadir Rusia? Misión imposible. Carlos XII, Napoleón y Hitler estarían muy lejos de aconsejarlo. Hoy: la obstinación napoleónica.

 

clip_image002

El General Invierno”, ilustración de Le Petit Journal (1916)

¿Por qué Rusia?

Hacia 1808, comienza la etapa final del reinado imperialista de Napoleón. Una de las causas principales de las dificultades francesas fue la actitud de Rusia ante la dominación napoleónica.

En julio de 1807, Alejandro I había cedido ante Napoleón I con excesiva facilidad, debido, por una parte, a una profunda desmoralización y, por otra, a la influencia de la estudiada cortesía del vencedor.

¿Era lógico que aceptara Rusia convertirse en instrumento de la política francesa , cuando su ejército , aunque vencido, no había sido destruido y había podido retirarse más allá del río Niemen?

Ciertamente, no. En 1810 se produjo el abandono de la alianza francesa. Fracasaron las negociaciones, convenciones y matrimonios que podían acercar diplomáticamente a las dos naciones.

En 1812, cada adversario fue preparándose militarmente para una guerra que se preveía, y hasta se deseaba. Napoleón, particularmente, organizaba un inmenso ejército internacional que concentró entre el Vístula y el Niemen.

El emperador, deseoso de “poner fin a la funesta influencia que Rusia ejercía en los asuntos de Europa desde hacía 50 años”, estaba convencido de que, gracias sobre todo a la superioridad de su fuerza (más de 300.000 hombres y casi 1.000 cañones), podría derrotar rápidamente a los ejércitos del zar en las proximidades de las fronteras polaco rusas, y que de este modo obligaría a Rusia a firmar las negociaciones de paz.

 Napoleón se encuentra con el zar Alejandro I sobre el Niemen en 1807. Via: Wikipedia Commons Napoleón se encuentra con el zar Alejandro I sobre el Niemen en 1807. Via: Wikipedia Commons

 

Tan confiado estaba Napoleón, que ni había juzgado necesario equipar a sus soldados para una campaña de invierno.

Pero el mando ruso no respondió a la provocación de Napoleón. Los generales, bien informados por los agentes sobre los preparativos franceses, habían decidido evitar toda batalla de destrucción y, aún a costa de sacrificar parte del territorio nacional, planearon arrastrar a Napoleón a una guerra larga, lejos de sus bases, una guerra de desgaste donde la propia geografía rusa fuera un enemigo más para los franceses.

Esta fue la estrategia de Barclay de Tolly, el ministro de guerra.

Napoleón cometió el error de aceptar el envite de los rusos, que fueron los primeros en sorprenderse al observar la facilidad con la que el ejército francés cayó en la trampa que se le tendía.

 

La retirada victoriosa

Cuando los franceses avanzaron, los rusos comenzaron a retirarse. Pero la retirada era una operación deliberada, por eso la llevaron a cabo metódicamente.

Las tropas regulares rusas marchaban así casi sin pérdida de hombres y de material. Aunque a su paso incendiaban almacenes y cosechas, para dejar a sus perseguidores la tierra quemada e inútil.

Su retaguardia estaba protegida por tropas ligeras de cosacos, montados en caballos pequeños, rápidos y resistentes,que hostigaban sin cesar la vanguardia francesa.

En cambio, el avance de los franceses hacia cada vez más penoso. Cuando finalmente el ejército ruso detuvo su marcha y enfrentó a su perseguidor, las fuerzas estaban igualadas. Del ejército francés que había cruzado el Niemen con 300.000 hombres, sólo quedaban 130.000.

 

La monumental Obertura 1812 de Tchaikovsky, inspirada en la victoria rusa frente a Napoleón

 

La batalla, dirigida a distancia por Napoleón, resultó decepcionante para los franceses. Fueron necesarios muchos y cruentos asaltos para conquistar las fortificaciones. Una vez más, el ejército ruso retrocedió, evitando ser rodeado.

Pero Rusia conservaba parte de su ejército y había infligido graves pérdidas a su adversario. Los rusos se retiraron sobre Riazán, y decidieron que Moscú serviría de sebo para las tropas francesas.

Evidentemente, esta no era una solución popular ni prestigiosa, y estuvo a punto de provocar un motín. Pero, por más de que Moscú fuera una gran ciudad y un núcleo importante de carreteras, no era un centro capital para la continuación y la resistencia del país.

Mientras el ejército ruso se reorganizaba al sur de Moscú, cortando el camino de las estepas, se reclutaron 200.000 milicianos, se sumaron 50.000 fusiles ingleses, y 200 cañones.

Napoleón entró en Moscú el 15 de septiembre. Se encontró con una ciudad evacuada, vacía. Sin embargo, se instaló como pudo, en medio de incendios y fuego.

El 6 de septiembre, una primera nevada sobre Moscú tendría que haberle servido de advertencia. Pero como el otoño había resultado tan benigno, Napoleón creyó que el invierno sería suave.

Tras un par de batallas en las inmediaciones, Napoleón se dio cuenta que sus “victorias” no estaban conduciendo a nada. El ejército ruso contaba con la posibilidad de reabastecerse, mientras que los franceses empezaban a descubrir el verdadero invierno ruso.

Durante los primeros días de noviembre, se produjeron intensas heladas y grandes tormentas de nieve. Los pobres caballos no resistieron las temperaturas.

Napoleón en Rusia, por Adolph Northen. Via: Wikimedia Commons Napoleón en Rusia, por Adolph Northen. Via: Wikimedia Commons

En Esmolensco, con 30º bajo cero, ya no quedaba nada con qué abastecer al ejército, inmediatamente se emprendió la retirada francesa.

Los generales rusos persiguieron moderadamente a Napoleón, sin comprometer al ejército, utilizando cosacos y guerrilleros rápidos. Rusia supo utilizar el frío a su favor, evitando la muerte de sus soldados.

La pérdida de prestigio de Napoleón fue enorme, aunque entre sus tropas no surgieron problemas. Pero se había gastado un colosal instrumento militar, el ejército napoleónico, y sería imposible restituirlo. El emperador tuvo que reducir sus ambiciones políticas y territoriales. Así comenzó la etapa que lo llevó a su fin.

Artículos relacionados:

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>