Qué son los Idus de Marzo y cuándo son

Hemos escuchado hablar de los idus de marzo en libros, películas...pero ¿qué son los idus de marzo, cuándo y por qué se celebran? aquí te contamos su origen. Qué son los Idus de Marzo y cuándo son Los idus de marzo hacen referencia al día 15 del mes Martius, que en el calendatio juliano era […]

Hemos escuchado hablar de los idus de marzo en libros, películas…pero ¿qué son los idus de marzo, cuándo y por qué se celebran? aquí te contamos su origen.

Que son los idus de marzo

Qué son los Idus de Marzo y cuándo son

Los idus de marzo hacen referencia al día 15 del mes Martius, que en el calendatio juliano era el tercer mes del año que nosotros conocemos como Marzo. Los «idus» eran los 15 del mes de marzo, mayo, julio y octubre y los días 13 del resto de meses. Estos días eran considerados días de buena suerte.

Aunque en el calendario juliano el mes dedicado a Marte (Martius) era el tercero, en el calendario antiguo romano era el primer mes del año por lo que se cree que el primero de idus ocurrieron celebraciones de año nuevo. En calendarios más antiguos ocurría la primera luna llena del año nuevo.

Los idus de cada mes se hacían ofrendas a Júpiter que era el mayor dios de los romanos. El Flamen Dialis (sacerdote de Júpiter) era el encargado de hacer la procesión desde la Vía Sacra hasta el Arx con la oveja de los idus que después sacrificaban como ofrenda. Además, en los idus de marzo también se celebraba la fiesta de Anna Perenna conocida como la diosa del año. Esta fiesta acababa con la llegada del año nuevo. Como ocurre en la actualidad en año nuevo, también en este día se reunían las personas y hacían comidas en el campo con diferentes juegos y celebraciones. También se asocia el ritual de las Mamuralias al día de año nuevo. Consistía en vestir a un aciano con pieles de animales, sacarlo de la ciudad y se le apaleaba. Parece ser que era un ritual en el que se pretendía dejar el «año viejo» atrás.

Durante el período tardío imperial romano los idus de marzo dieron lugar a una especie de «semana santa» en la que se celebraban las figuras de Cibeles y Atis. De tal manera que el primer día de la semana de los idus se celebraba el Canna intrat (el junco entra) haciendo referencia a cuando Atis nació y fue abandonado entre los juncos del río Frigia donde fue descubierto por la diosa Cibeles o también conocida como la Magna Mater (gran madre). Una semana después, el 22 de marzo, acababa la celebración de los idus con la fiesta del Arbor intrat (el árbol entra) en el que se hace honor a la muerte de Atis bajo un árbol. Un grupo de sacerdotes era encargado de cortar un árbol, decorarlo y poner sobre él una imagen de Atis. Después lo llevaban entre lamentaciones al templo de la Magna Mater, es decir, de la diosa Cibeles.

Finalmente, el día 15 de marzo fue incluido oficialmente como parte del calendario romano en tiempos de Claudio y le añadieron tres días de duelo que acabarían el 25 de marzo con el renacimiento de Atis, fecha que coincide con el equinoccio de la primavera en el calendario juliano.

Leer también: Los nombres de las diosas griegas y romanas

Quién murió en los Idus de Marzo

Normalmente se asocia a los idus de marzo con la muerte de Julio César ya que ocurrió en estos días. Los conjurados llevaban varias semanas tratando de encontrar una manera para deshacerse de Julio César (incluso llegaron a pensar en tirarlo por un puente) pero finalmente se decantaron por aprovechar la reunión que tendría lugar del senado en Pompeyo, durante los idus de marzo.

Quien murio en los idus de marzo

Durante ese mañana se cuenta que César se despertó y tenía malestar. Le comentó a su esposa que tenía un mal presentimiento y esta le pidió que no acudiera al senado pero se envió a Décimo Bruto para que le convenciese de acudir al senado y así fue. Antes de entrar, Artemidoro de Cnido, filósofo y amigo de César, le entregó una carta avisándole de lo que iba a suceder pero Julio César no la leyó. También se topó con Espurina quién años antes le había advertido de que en los idus de marzo del año 44 a. C le ocurriría una desgracia. Cuando el emperador vio al arúspice le dijo «Los idus de marzo han llegado» para hacerle ver que su profecía no se había cumplido, a lo que Espurina replicó «…pero todavía no se han ido«.

Julio César entró al teatro de Pompeyo y los conspiradores le rodearon como si fueran a practicarle una señal de respeto. Tulio Cimber se acercó al emperador como si fuera a pedirle algo y Julio César lo rechazó. En este momento Cimber le agarró por los hombros para que Servilio Casca le asestase la primera puñalada en el cuello.

En total, el emperador recibió 23 puñaladas pero pudo llegar a cubrirse el rostro con la toga antes de fallecer.

Por eso ahora se recuerdan más los idus de marzo por la muerte de Julio César, sobre todo por aquella advertencia que le había hecho Espurina y que pronóstico su muerte.

Qué significa «Cuídate en los Idus de Marzo»

En 1599 el escritor William Shakespeare hizo famosa la frase «¡Cuídate de los idus de marzo!» (Beware of the ides of March) a través de su obra Julio César en la que contaba la conspiración y la muerte del emperador.

También te puede interesar