Escrito por Tendenzias

¿Qué dice tu firma de ti? | Grafologia y Firmas

Los coleccionistas de autógrafos probablemente no son conscientes de la cantidad de información que tienen las firmas de sus ídolos. ¿Qué podría decirnos la firma de Napoleón o la del presidente Trump? ¿Se diferenciaría mucho la firmas de un poeta de la de un conocido arquitecto?  La grafología intenta responder a estas preguntas y hoy intentaremos descifrar cómo.

¿Qué podemos descubrir con el análisis de una firma?

Dicen los grafólogos que la firma es como una caja de Pandora, una firma  puede ser polifacética y puede llegar a esconder aspectos impensados para el propio escritor. Esto tiene una fácil explicación: la firma nos da información acerca del sentimiento de identidad presente en el sujeto.

¿Cómo se estudia la firma?

La firma suele estudiarse en conjunto con una muestra de texto. Es lo más fiable si queremos obtener un estudio acertado de la escritura de un sujeto, ya que la firma abre contradicciones o incluso modifica lo diagnosticado en el análisis del texto.

El análisis de la firma se compara con el texto. La coincidencia de estructuras en ambos nos revela la personalidad actual del sujeto y que hay una armonía entre la personalidad mostrada y la naturaleza más profunda de un sujeto.

Se suele atender a algunos rasgos fundamentales como:

  • Legibilidad: este rasgo informa sobre el grado de necesidad que siente el sujeto de mostrar o exteriorizar su personalidad y sus sentimientos.
  • Simplicidad-complejidad y la estética: revela la claridad y la capacidad de instrospección y el sentimiento de unidad interior. Por ejemplo, una firma muy complicada hecha con muchos trazos y formas antagónicas muestra a una persona compleja y de difícil acceso a los demás y que además, tiene luchas internas en lo personal.

Si nos encontramos a personas que dicen aquello de que no tienen una firma y hacen cualquier garabato nos revela que esta persona aún está en la búsqueda de un sentimiento de unidad, bienestar o satisfacción consigo mismo.

Qué podemos descubrir de una firma | La grafología

Dicen los grafólogos que para que un estudio tenga alguna validez “científica” se ha de hacer un estudio que comprenda una muestra de texto y una firma.  Sólo tras la comparación de ambos es posible arrojar un perfil de nuestra personalidad.

Nos remontamos hasta el año 1575 para encontrar uno de los libros fundadores de la grafología, el Examen de ingenios para las ciencias de Juan Huarte de San Juan. En la grafología americana se suele considerar como el primer libro de grafología el escrito por Camilo Baldi en 1622 y titulado Trattato come de una lettera missiva si conoscano la nature e qualita dello scriviente.

Ya en el siglo XIX comienza un estudio más profundo del análisis de la escritura a la par que se desarrollan ciencias como la psicología o la medicina.  Fue en 1871 cuando se fundó la Sociéte Graphologique, fue después de la Primera Guerra Mundial cuando la expansión de la grafología la consolidó dentro del estudio de las pseudociencias.

Y es que a pesar de estos antecedentes historicos, la grafología sigue sin validar sus resultados científicamente. La British Psychological Society coloca la grafología al mismo nivel que la astrología y les da a ambas pseudociencias un cero en credibilidad.

No se puede comparar la grafología con la grafología forense o peritaje caligráfico, usado por la criminología y reconocido dentro del sistema judicial como válido. El peritaje caligráfico identifica la identidad del escribiente.

Los rasgos principales que se analizan en un texto para determinar la personalidad de su autor son los siguientes:

  1. El orden. Con ello se descubre la claridad mental del sujeto, su orden interno y rasgos como la capacidad de organización y planificación del sujeto.
  2. El tamaño. Muestra el grado de expansión del sujeto y de autoestima.
  3. La inclinación. Determina en qué medida la persona se relaciona con las demás y su grado de apertura emocional.
  4. La dirección de las líneas. Puede descubrirse el grado de estabilidad, fatiga o depresión. Indican el estado de ánimo.
  5. La presión sobre el papel. Se puede conocer el grado de salud o enfermedad y el nivel energético.
  6. la rapidez. Manifiesta la rapidez o lentitud en las reacciones de un individuo ante las distintas situaciones.
  7. La continuidad (unión o separación entre letras y palabras). Permite conocer el grado de constancia y regularidad de sus acciones y pensamientos.
  8. La forma. Muestra el comportamiento cultural, ético o moral del sujeto.

Destacar que no siempre se puede interpretar los rasgos de un texto como en la firma. En ocasiones su interpretación es opuesta.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Imágenes: Google (etiquetadas para reutilización

Fuentes de información:

  • http://www.grafologiaypersonalidad.com/historia-de-la-grafologia/
  • http://documentslide.com/documents/nuevo-documento-de-microsoft-word-558dd67f99f54.html

También te puede interesar:

SobreHistoria.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos