Día de la Mona 2020: cuándo es y cómo se celebra

El día de la Mona es un día muy especial para muchas regiones españolas. Una festividad que tiene mucho que ver con la Cuaresma y que pone fin, culinariamente hablando, al periodo de abstinencia que ha supuesto la Semana Santa. Si queréis saber más sobre el Día de la Mona 2020: Cuándo es y cómo […]
SobreHistoria.com

El día de la Mona es un día muy especial para muchas regiones españolas. Una festividad que tiene mucho que ver con la Cuaresma y que pone fin, culinariamente hablando, al periodo de abstinencia que ha supuesto la Semana Santa. Si queréis saber más sobre el Día de la Mona 2020: Cuándo es y cómo se celebra, su origen o en qué regiones se celebra, a continuación lo explicamos.

Qué es el Día de la Mona

Se trata de un día festivo que no se podría entender sin la Semana Santa, puesto que el Día de la Mona es el llamado en el cristianismo, Lunes de Pascua. Es decir, es el lunes siguiente al Domingo de Resurrección. El Día de la Mona tiene dos significados relacionados, que ahora os vamos a explicar.

Las fiestas de Carnaval dan paso a la Cuaresma, es decir, 40 días en la que los cristianos de todo el mundo, inician un período de ayuno, los alimentos quedan restringidos y muy especialmente los alimentos basados en la carne de animales. Un período que termina con la Resurrección de Jesús en el llamado Domingo de Resurrección.

Por este motivo, el Día de la Mona es un día de festividad, supone el fin del ayuno. Jesús ha resucitado y los cristianos vuelve a su vida normal, comiendo todo tipo de alimentos. Luego los dos significados a los que hacíamos anteriormente referencia son: Resurrección de Cristo y el final del período de ayuno impuesto por la Cuaresma.

Si quieres saber más te recomendamos:

Cuándo se celebra el Día de la Mona 2020

La festividad del Día de la Mona 2020 será el lunes 13 de abril. Un día en el que familia y amigos se reunen para dar fin a un periodo de recogimiento y ayuno, con una buena comida en el campo. Es un día muy especial ya que toma su nombre de los dulces típicos de estas fechas, la Mona de Pascua.

La Mona de Pascua originariamente era un bollo o torta dulce, cuyos ingredientes son harina, huevo, azúcar y sal. Un dulce que recuerda mucho al roscón típico de reyes. Estos dulces eran entregados el Domingo de Resurreción, después de salir de misa, por los padrinos a los ahijados. Un bollo muy esperado y deseado por todos los niños.

Al día siguiente, el lunes, es cuando se celebra el Día de la Mona, con la familia y amigos donde se degusta este rico dulce en familia. Una tradición que aunque ya ha perdido prácticamente su carga religiosa, sigue siendo en diferentes comunidades autónomas españolas. Una festividad muy querida y celebrada.

Dónde se celebra el Día de la Mona

La celebración del Día de la Mona son típicas principalmente de Murcia, Valencia, Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares y Cataluña. Aunque cada comunidad incluye diferentes variantes y nombres el fin es el mismo.

Como hemos visto hasta ahora, el día de la mona es un día cuyo principal elemento es degustar la famosa Mona de Pascua. Teniendo en cuenta que es un día para festejar y comer en familia, la mayor diferencia se encuentra en el tipo de mona que se realiza.

En Valencia en la festividad del Día de la Mona o Lunes de Pascua, se consume un pastel que se elabora con harina, huevo, azúcar y sal, al estilo tradicional. Éste lleva uno o dos huevos según sea el tamaño, con la cáscara pintada.

Los huevos se introducen tanto para dar forma al pastel y como elemento decorativo. Después se le añade por encima anises de colores que embellecen el dulce.

En otras regiones como en Cataluña o las Islas Baleares, la tradición manda y a pesar de que los ingredientes son los mismos, lo que varía son las formas. Siendo la más tradicional las monas con forma de corona.

Dependiendo de las regiones, existen otras tradiciones en las que la base del dulce es de bizcocho relleno de crema y chocolate, otras variantes es añadir en lugar de chocolate, mermelada.

Después se cubre todo el bizcocho con crema catalana en la parte superior y se agregan almendras en los laterales. En Menorca, la mona es recubierta por una buena capa de merengue.

Si nos trasladamos al País Vasco, tomaremos la Opilla, un postre que se consume el día de San Marcos. Otra variación es que la regalan las madrinas en lugar del padrino.

No obstante es un postre especial que se consume prácticamente en toda España, eso sí cada región lo designa de manera distinta. En el País Vasco, como hemos visto se llama Opilla, sin embargo si nos vamos a Jaén el Día de la Mona se celebra con el hornazo de Jaén. En Asturias se denomina Bolla, mientras que en Galicia se denomina rosco de Pascua.

También debemos decir que poco a poco las tradiciones van cambiando y si antes, los huevos que se adornaban eran de gallina, ahora son de chocolate. Cada año los pasteleros innovan con nuevas formas llegando a crear verdaderas esculturas para adornar este rico dulce o postre. Ahora las Monas de Pascua que se toman el día de la Mona, las podemos encontrar adornadas con grajeas de chocolate, plumas, pollitos, cocodrilos, conejitos, etc.

No te pierdas la Semana Santa:

Cómo se celebra en Día de la Mona

Es tradición que el Lunes de Pascua, se reúnan las familias o los amigos para comer la mona todos juntos, normalmente en un paraje campestre.

Las comidas suelen ser abundantes donde no faltan las chuletas de cordero, la paella, el conejo a la brasa y el vino. Cada familia aportará un plato que luego es consumido por todo el grupo.

Por norma general, la mona se consume en la merienda y es muy típico que los huevos se casquen en la frente de otra persona, después se consumen eso sí, acompañado de un buen vino y la tradicional longaniza de Pascua.

Después los grupos familiares pasarán la tarde jugando a las cartas, jugando con las cometas o bien charlando animadamente.

Tanta importancia se le dio a este rico y nutritivo postre que ha llegado a cambiar la denominación del Lunes de Pascua por el Día de la Mona. 

Origen del Día de la Mona

Su origen exacto se desconoce, parece ser que la palabra Mona proviene del vocablo árabe Munna o Mouna, cuyo significado es «provisión de la boca». Se trataba de un regalo que hacía el pueblo musulmán a sus señores.

Otras corrientes sostienen que la palabra Mona deriva del Griego Munus, cuyo significado es regalo. Los Munus eran huevos que se regalaban pintados en colores como el rojo o el amarillo.

Para conocer su tradición nos debemos trasladar a la antigüedad. Entre los cristianos se tenían la costumbre de bendecir los huevos que se recogían desde el Miércoles de Ceniza hasta el Domingo de Resurrección. Éstos se guardaban celosamente y se repartían entre los familiares y amigos el día de la Pascua.

A lo largo de los siglos, los maestros cocineros, preparaban bollos con harina, huevo y azúcar. En estos bollos se incluían huevos duros que eran insertados en la superficie del Bollo.

Después esta tradición pasó a ser un regalo de los padrinos para los ahijados, donde se incluían tantos huevos como la edad del niño. Este dulce regalo, dejaba de serlo el día en el que el niño hacía su primera comunión. Se entendía que después de la comunión el niño dejaba de serlo para convertirse en jovencito.

Hoy en día y cada vez con más frecuencia el dulce está siendo reemplazado por diversas figuras de chocolate, donde podemos encontrar desde el típico huevo de chocolate a figuras impresionantes. No es extraño encontrarnos con figuras divertidas, personajes de películas o cualquier otro motivo que surja de la imaginación.

Cómo se prepara la Mona de Pascua

Tanto hablar de la Mona de Pascua, seguramente te hayan entrado ganas de probarla. Si se te da bien la repostería y te atreves a meterte en la cocina, aquí tienes la receta para que tú mismo la prepares. Antes de empezar, te diremos que la mona es similar a un brioche, solo que tiene forma de bollito y de rosco y que se le añade uno o varios huevos cocidos en el centro. De modo que si te gustan los brioches, la mona te va a gustar.

dia-de-la-mona-como-se-celebra-conejo-istock

La elaboración de la mona tiene cierto trabajo, porque requiere de dos masas: primero la masa madre y, a posteriori, la masa de la mona. La masa madre tendremos que dejarla preparada la noche antes, disolviendo levadura fresca (unos 10 gramos) en agua tibia. En un bol colocamos 100 gramos de harina de fuerza. Mezclamos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea.

Al día siguiente, mezcla unos 400 gramos de harina de fuerza con 10 gramos de levadura fresca. Agrega la masa madre y 3 huevos previamente batidos. También echa 140 gramos de azúcar, 80 gramos de aceite de oliva, piel de limón, un poco de agua de azahar y una pizca de sal. Amasa bien.

Tendrás que formar una bola con la masa, envolverla en un paño y dejarla durante 1 o 2 horas, sin humedad ni corrientes de aire, preferiblemente en un sitio cálido. Esta bola crecerá.

Ya tenemos la masa lista. Ahora la cortamos y vamos haciendo los bollitos. Recuerda que debes hacer unos agujeros en el centro y añadir motivos decorativos con más masa. Llévalo al horno, y a mitad de la fermentación, coloca los huevos.

Antes de meterla al horno, pinta con huevo batido y añade azúcar y anises de colores. El horno debe tener calor arriba y abajo, a unos 175º.

Ahora ya sabes cómo preparar la tradicional Mona de Pascua y disfrutar de esta fiesta tan popular en diferentes partes del mundo.

Te puede interesar:

Galería de imágenes Día de la Mona 2020: cuándo es y cómo se celebra

SobreHistoria.com

También te puede interesar