Santa Helena: madre del cristianismo
0 votos

Santa Helena: madre del cristianismo

Helena probablemente se trate de una de las madres más importantes de la historia. Todos sabemos cuán influyente puede ser una madre, pero esta en particular provocó un cambio en el curso de la humanidad.

¿Cómo logró el cristianismo, una de las muchas sectas religiosas de la Antigüedad mediterránea, pasar a ser la religión oficial del Imperio Romano, y con ello propagarse por toda Europa y el mundo entero? ¿Qué es lo que cambió para que el emperador Constantino deje de perseguir a los cristianos y, no sólo convertirse en uno de ellos, sino impulsar el cristianismo en todo el Imperio? Como en todos los procesos históricos, hay decisiones meramente políticas que revolucionan el curso de la historia, aunque estas decisiones sean, muchas veces, el producto de influencias ideológicas y movimientos culturales más profundos.

image

Quizá nunca sepamos del todo qué fue lo que causó semejante cambio en la historia de Roma. Algunas fuentes relatan que Constantino marchaba a la batalla cuando vio una columna de luz que se elevaba formando una cruz y se formaban las palabras “Hoc signo victor eris”, que en latín significan “Por este signo vencerás”. En la noche siguiente, Constantino soñó que Jesús le ordenaba que pintara dos letras de la palabra Cristo: x (chi), p (rho), en los escudos de sus tropas. El emperador obedeció las instrucciones logrando derrotar a su enemigo, y así se convirtió al cristianismo.

Mito o verdad, lo cierto es que una influencia un poco más evidente y probable fue la de su propia madre, Helena de Constantinopla. Flavia Iulia Helena nació a mediados del siglo III posiblemente en la localidad romana de Drepanum (conocida más tarde como Helenópolis) en el Golfo de Nicomedia, y murió alrededor del año 330. Fue de familia humilde; quizá una posadera.

No obstante, se convirtió en la esposa legítima de Constancio Cloro, quien fue emperador del Imperio Romano en 305. Su primer y único hijo, Constantino, nació en Naissus mucho antes, en la Alta Moesia, en el 274. Pero no todo fueron alegrías. En 292, Constancio decidió divorciarse de Helena para poder casarse con la hijastra de Maximiano y llegar a establecer así el parentesco imprescindible entre los miembros de la tetrarquía romana.

Muerto Constancio Cloro en el 306, Constantino decidió llevar a su madre a vivir con él en la corte imperial, confiriéndole el título de Augusta, y ordenando que se le tributaran honores como la madre del soberano, como la acuñación de monedas con su imagen. Durante el gobierno de su hijo, Helena se habría convertido al cristianismo e influenciado a Constantino para la edificación de iglesias y la promulgación de los edictos en favor de la libertad religiosa.

Helena murió tras muchos años de vida piadosa, en los que se incluye la leyenda de haber encontrado los restos de la cruz de Cristo en Jerusalén, y desde entonces fue considerada santa por la Iglesia Romana, y la Iglesia Ortodoxa.

Fuentes:

Deja tu comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sin Comentarios