Escrito por Tendenzias

¿Quiénes fueron los hijos de Isabel la Católica?

En un periodo tan importante, no solo de la historia de España sino del mundo, nada hubiera sido igual sin la aparición de una figura con tanto poder, ingenio, inteligencia, astucia, estrategia, amor y fe, como la figura de Isabel I de Castilla. Una mujer que supo asumir el poder de un reino pensado por hombres y para hombres, hacerlo más grande y sentar las bases de una nueva dinastía que sería la más poderosa del Mundo, los Austrias. Conozcamos un poco de su vida, sus valores y su visión del futuro, cuántos hijos tuvo o cuántos reinaron en Europa.

hijos-de-isabel-la-catolica-reyes

Los Reyes Católicos | Los Trastámara

hijos-de-isabel-la-catolica-casa-trastamara

Isabel I de Castilla, nació el 22 de abril de 1451, en Medina del Campo, es la hija del rey castellano Juan II. A la muerte del Rey Juan, le sucede su hijo y hermano de Isabel, Enrique IV de Castilla, quien tras distintas disputas, muere con la única descendencia de su hija Juana, fruto de su segundo matrimonio con Juana de Portugal. Juana fue nombrada princesa de Asturias, pero un bulo comenzó a sonar por la corte, Juana no era hija del rey, era una hija ilegítima de su madre Juana de Portugal y Beltrán de la Cueva. Con la muerte prematura de Enrique, Juana “la Beltraneja” sin apoyos, quedó apartada y enviada a Portugal.

reyes catolicos

Con la muerte de Alfonso de Castilla mas conocido como Alfonso el Inocente, siguiente en la línea sucesoria y hermano de Enrique, todo parece ser favorable para Isabel, quien nunca soñó con llegar a ser reina de Castilla, pero un orgullo al que nunca renunció.

Por otro lado tenemos la Corona de Aragón, también perteneciente a la casa Trastámara, en este caso representado por Fernando II de Aragón nacido en Sos, provincia de Zaragoza, el 10 de marzo de 1452.

hijos-de-isabel-la-catolica-fernando-catolico

Fernando II era hijo de Juan II, apodado el Grande y de Juana Enríquez, por expreso deseo de Juana Enríquez, Fernando nació en territorio aragonés, habida cuenta de las disputas por el reino entre Juan II y su hermano Carlos. Fernando, con tan solo 6 años de edad recibe el título de Duque de Montblanc, Conde de Ribagorza y Señor de Balaguer, títulos que automáticamente le hacen heredero al trono de Aragón.

Los Reyes Católicos | Isabel y Fernando

Isabel de Castilla  y Fernando de Aragón se casaron en Valladolid el 19 de octubre de 1469, en el Palacio de los Viveros, pasando la noche el en Castillo de Fuensaldaña. En un principio el matrimonio estuvo a punto de no celebrarse, ambos eran primos hermanos y necesitaban una dispensa del papa que permitiera esta unión, pero en unos tiempos donde el papado era otra forma de ejercer la política, Paulo II, se negó a otorgarla. Una bula falsa, les sirvió para engañar.

hijos-de-isabel-la-catolica-palacio-de-los-viveros

Palacio de los Viveros

El matrimonio se realizó en secreto extendiendo el acta matrimonial el notario apostólico Diego Rangel  y se incluye dentro de documento público por el obispo de Segovia, D. Juan Arias, que actúa como juez ejecutor de la falsa bula de dispensa de consanguinidad.

Conocidos con el sobrenombre de los Reyes Católicos después de que los papas Inocencio VIII y Alejandro VI les otorgaran y ratificaran, respectivamente, dicho título, que pasaría a sus descendientes. Reinaron conjuntamente el reino de Aragón y el de Castilla, siendo mucho más importante el reino de Castilla, cada monarca tenía autoridad propia y plena para reinar sólo en su propio reino.

Reyes Católicos Universidad_Salamanca

Uniendo intereses, consiguieron conquistar Granada, último bastión musulmán de la península Ibérica, el descubrimiento de América, la unificación bajo un matrimonio de lo que poco tiempo después se uniría en una sola corona.

Los Reyes Católicos | Sus Hijos

Durante su largo matrimonio, que duró 36 años, Isabel dio a luz cinco hijos que llegaron a la edad adulta, cuatro mujeres y un único varón. Sin embargo, estos no fueron los únicos hijos que llegó a tener Fernando el Católico, dado que él engendró diferentes hijos ilegítimos tanto antes como después de casarse con Isabel.

hijos-de-isabel-la-catolica-hijos

De hecho, tras la muerte de Isabel en 1504, Fernando se volvió a casar rápidamente con la princesa francesa Germana de Foix, con la que llegó a tener un hijo, el pequeño Juan, solo sobreviviría algunas horas a su nacimiento.

Los Reyes Católicos – Sus Hijos | Isabel

La primera hija del matrimonio recibió el nombre de Isabel y fue la heredera legítima de sus padres durante los años que separaron su nacimiento, en 1470, de la llegada al mundo de su hermano Juan, ocho años después.

Castilla y Portugal se habían enfrentado militarmente durante el famoso conflicto que siguió a la muerte de Enrique IV de Castilla y que había provocado una cruenta guerra por el trono entre Isabel I y su sobrina Juana “La Beltraneja”, entre cuyos partidarios estaba su tío y marido, el rey de Portugal, Alfonso V “el Africano”. Terminada la guerra y deseosos de estrechar lazos con el reino vecino, los Reyes Católicos casaron a su primogénita con el príncipe Alfonso, heredero del trono luso, matrimonio que tuvo lugar en 1490.

hijos-de-isabel-la-catolica-isabel-portugal

Según los testimonios que nos han quedado de la época, parece que la pareja se enamoró perdidamente, pero su matrimonio no duró demasiado, pues Alfonso murió repentinamente apenas un año después, tras caerse del caballo que montaba.

Isabel se vio obligada a volver a Castilla y reveló su deseo a sus padres de entrar en convento o, al menos, de permanecer viuda durante el resto de sus días. Sin embargo, esto no ocurrió así, pues tras el súbito fin de este matrimonio, los Reyes Católicos volvieron a necesitar acercar posiciones con el reino de Portugal, una necesidad que se hizo aún más perentoria tras el descubrimiento de América y la firma del Tratado de Tordesillas, que delimitaba las zonas de influencia portuguesa y castellana en ultramar.

hijos-de-isabel-la-catolica-manuel-portugal-2

Se forjó así una nueva unión matrimonial, donde el novio sería en esta ocasión el ya rey Manuel de Portugal, que pasaría a la posteridad con el sobrenombre de “el Afortunado”.

Manuel deseaba que su matrimonio se concertase con Isabel antes que con cualquiera de sus hermanas más jóvenes. Manuel había conocido a Isabel durante el corto matrimonio de ésta con Alfonso, por lo que sabía de su destacada inteligencia y la prudencia de la que solía hacer gala.

Manuel I de Portugal

Manuel I de Portugal

Isabel era muy popular en Portugal y Manuel era además muy consciente de que, si su único hermano varón fallecía sin herederos, Isabel y sus descendientes serían las siguientes personas llamadas a la sucesión de los tronos de Castilla y Aragón. Por esta mezcla de razones políticas y preferencias personales, Manuel pidió a los Reyes Católicos la mano de Isabel y, pese a los deseos de esta última, le fue concedida, celebrándose la boda en 1497.

Poco tiempo después de la boda moriría en Castilla el único hijo varón de los Reyes Católicos, Juan, lo que convirtió a Isabel en la heredera directa de sus padres. Isabel y Fernando pidieron a la pareja que se trasladase primero a Castilla y luego a Aragón, para que Isabel pudiera ser jurada como legítima heredera de estos reinos. En esos momentos, Isabel se encontraba embarazada y daría a luz en Zaragoza a un niño que recibió el nombre de Miguel, pero murió pocas horas después del parto.

hijos-de-isabel-la-catolica-isabel-portugal-3

Isabel recibió sepultura en el convento de Santa Isabel de los Reyes de Toledo y su hijo recién nacido se convirtió en heredero simultáneo de las Coronas de Castilla, Aragón y Portugal. Manuel volvió pronto a su reino de origen, dejando al pequeño Miguel al cuidado de sus abuelos y empezando a negociar un nuevo matrimonio con otra hija de los Reyes Católicos, la princesa María. Sin embargo, Miguel apenas superó el año de vida y murió en el año 1500. Su pequeño ataúd reposa hoy junto a sus abuelos en la magnífica Capilla Real de Granada, donde descansan también Juana I y Felipe I “el Hermoso”.

Los Reyes Católicos – Sus Hijos | Juan

Juan, príncipe de Asturias. El único hijo varón de los Reyes Católicos nació en Sevilla en 1478, ocho años después de la llegada al mundo de su hermana Isabel. Su nacimiento fue enormemente celebrado, pues tras años de matrimonio los monarcas tenían un hijo varón que pudiera sucederles, en una época en la que la posibilidad de una sucesión femenina se concebía como llena de incertidumbres y problemas de tipo político y dinástico. Así, el nacimiento del príncipe Juan fue enormemente celebrado en los reinos de Castilla y Aragón, considerándose que así quedaba asegurado el futuro de la dinastía.

juan de aragon

Príncipe Juan

El príncipe Juan fue cuidadosamente educado por sus padres para llegar a asumir algún día la dirección de los reinos de Castilla y Aragón como primer rey único de ambas Coronas. Fue educado como un verdadero príncipe del Renacimiento, formado con la ayuda de expertos humanistas como Pedro Mártir de Anglería. Aficionado por la música, la literatura y la historia, prácticamente todos sus biógrafos coinciden en que mostraba una gran inteligencia que, junto con su cuidada formación cultural y la estrecha vigilancia a la que le sometió especialmente su madre para que fuera formándose poco a poco en cuestiones de gobierno, hicieron que muchos cortesanos lo pusieran como ejemplo de un “príncipe perfecto”.

Margarita de Austria

Margarita de Austria

Cuando se pactó el matrimonio con la archiduquesa de Austria, Margarita con el príncipe Juan, muchos alabaron la belleza de aquella mujer, de unos dos años menor que él y con el que se compenetraba por completo. A pesar de que comenzó un matrimonio por temas de alianzas políticas, se supo que acabaron enamorándose en poco tiempo.

Por desgracia, aquél amor no duró mucho, porque el joven príncipe, enfermó de la viruela. A pesar de la inteligencia y su actividad, se conocía la debilidad de su salud que presentaba desde niñez y las diferentes veces en que se había enfermado.

Educación del Príncipe Don Juan

Educación del Príncipe Don Juan

Se supo que los médicos, estuvieron hablando con la Reina Isabel la Católica, para tratar de separar durante un tiempo a la pareja, porque la archiduquesa poseía mucho ardor sexual, hasta el punto en que practicaba la actividad marital con frecuencia y los médicos, llegaron a la conclusión de que una salud débil y demasiada actividad, sin posibilidad de descanso, podría estar haciendo empeorar al príncipe Juan.

Sepulcro principe Juan

Más adelante, debido a que la salud no mejoraba, fue atacado por fiebres violentas que acabarían causándole la muerte el 4 de octubre de 1497, estando la archiduquesa embarazada. Aunque la criatura no sobreviviría después de su nacimiento, porque nació prematura.

Los Reyes Católicos – Sus Hijos | Juana

La infanta Juana nació en 1479, siendo la tercera de los hijos de Isabel y Fernando. Como el resto de sus hermanas, recibió una educación enormemente cuidada siguiendo los preceptos humanistas, estudiando danza, música, historia, literatura, filosofía, derecho canónico, tradición religiosa y diversos idiomas, entre los que se encontraban el griego y el latín, maravillando a todo el mundo que la conocía por su dominio de esta lengua, que podía usar para mantener conversaciones enteras.

Juana I de Castilla

Juana I de Castilla

Asimismo, también estuvo en continuo contacto con el mundo de la política y de las obligaciones reales, acompañando a sus padres y hermanos tanto en actos cortesanos como en otro tipo de responsabilidades, llegando a acampar junto a su familia en las afueras de Granada antes de su caída.

Su matrimonio, como el de sus hermanos, fue sellado por razones políticas. Ella fue la que se casó con el hermano de Margarita, la infortunada esposa del príncipe Juan, Felipe de Habsburgo y gobernante de los territorios de Borgoña. Cuando en 1496 partió de Castilla hacia los territorios de su nuevo marido, nadie podía prever que un día volvería a su lugar de nacimiento como heredera, teniendo dos hermanos adultos y en situación de tener descendencia delante de ella.

Juana I de Castilla y Felipe de Habsburgo

Juana I de Castilla y Felipe de Habsburgo

Cuando conoció al que sería su marido, Felipe, ambos parecieron enamorarse perdidamente, hasta el punto de que Felipe pidió que un religioso bendijese su unión inmediatamente, pese a que los festejos de su boda estaban proyectados para solo unos días después, de esta unión nacieron seis hijos.

juana I castilla

  • Leonor (1498–1558), llegaría a ser reina consorte de Portugal, siendo la tercera esposa de Manuel I de Portugal. Al enviudar se convierte en reina consorte de Francia gracias a su matrimonio con Francisco I.
  • Carlos (1500–1558), rey de Castilla y Aragón con el nombre de Carlos I (1516-1556) y emperador del Sacro Imperio (1519-1558) con el nombre de Carlos V.
  • Isabel (1501–1526), fue reina consorte de Dinamarca y de la Unión de Kalmar, constituida por Suecia y Noruega, casada con Cristián II. Archiduquesa de Austria e Infanta de Castilla, era la segunda hija en la linea sucesoria al trono español.
  • María (1505–1558), reina consorte de Hungría y Bohemia, casada con Luis II de Hungría, llegando a ser gobernadora de los Países Bajos, tras la muerte de su esposo.
  • Fernando (1503–1564), destinado a heredar la parte austriaca de su hermano Carlos, la parte de los Habsburgo, la Alta y Baja Austria, Estiria, Carintia y Carniola, el Tirol, la Alta Alsacia y el ducado de Wurtemberg.
  • Catalina (1507–1578), fue reina consorte de Portugal, tras su matrimonio con Juan III y abuela del rey Sebastián I de Portugal.

Sin embargo, el matrimonio distó mucho de ser feliz. Las relaciones entre la pareja fueron problemáticas y el comportamiento de Juana se fue alejando cada vez más de lo que se consideraba adecuado y aceptable en su época, dando lugar a murmuraciones de todo tipo sobre su estado mental.

hijos-de-isabel-la-catolica-juana

Y es que con el paso de los años, el amor de Juana, siguió creciendo, pero el de Felipe, no creció más y llegó a no existir. De ahí, partió la locura de Juana y su famoso apodo Juana “la loca”, que no fue más que la locura de un amor no correspondido por su amado Felipe “el hermoso”. Acabó siendo recluida en un monasterio de Tordesillas, en donde murió sola, incluso bajo la ignorancia de su hijo, que creció y se crió en la distancia, manteniéndose indiferente a la locura de su madre.

Los Reyes Católicos – Sus Hijos | María

La infanta María fue la cuarta hija de los Reyes Católicos y nació en el año 1482. Se crió junto a sus hermanas Juana y Catalina y manteniendo un importante contacto con su hermano Juan, del que solo le separaban cuatro años de edad. Como hemos indicado en el caso de su hermana Juana, como el resto de sus hermanas recibió una educación humanista enormemente cuidada y destacó por su conocimiento de la literatura y de las lenguas clásicas.

catalina

Como en el caso del resto de sus hermanos, su matrimonio fue concebido por razones políticas, pero se daba la circunstancia de que el que llegaría a ser su marido había sido también su cuñado. Manuel I de Portugal, viudo de la princesa Isabel, necesitaba una nueva esposa que le diera herederos al trono, especialmente tras el fallecimiento del pequeño Miguel en 1500. Fue precisamente en ese mismo año en el que se celebró su matrimonio con la siguiente hija casadera de los Reyes Católicos, la infanta María.

Isabel de Portugal

El matrimonio de María y Manuel fue feliz y de él nacieron diez hijos, dos de los cuales, Juan III y Enrique I, llegarían a ser reyes de Portugal. También destaca entre todos ellos su primogénita, Isabel, que llegaría a ser reina de Castilla y Aragón y emperatriz del Sacro Imperio por su matrimonio con su primo, el emperador Carlos V. Tras la extinción de la línea de Juan III y la muerte de Enrique I será precisamente a través de la emperatriz Isabel, como hija primogénita de María y Manuel, por la que Felipe II heredaría la corona de Portugal.

María murió en 1517, a consecuencia del parto del último de sus hijos, Antonio, que tampoco sobrevivió mucho tiempo a su madre.

Los Reyes Católicos – Sus Hijos | Catalina

La última de los hijos de los Reyes Católicos fue la infanta Catalina, nacida en 1485. Ella es, probablemente, junto con su hermana Juana, la más conocida de todos los hijos de los Reyes Católicos por su matrimonio con el célebre Enrique VIII de Inglaterra y por estar estrechamente vinculada a la problemática separación de Inglaterra de la religión católica.

Catalina recibió una educación muy esmerada, teniendo una especial predilección por el estudio de la literatura e incluso el gran Erasmo de Rotterdam llegó a alabar su sabiduría y sus conocimientos. Pero, como la última de sus hermanas y, por tanto, la más alejada de todas ellas a la sucesión del trono, se consideró que era la mejor opción para negociar su casamiento con el heredero de la corona inglesa, el príncipe Arturo.

hijos-de-isabel-la-catolica-catalina

Debemos recordar que a finales del siglo XV, Inglaterra acababa de salir de la cruenta guerra de las Dos Rosas, el reino distaba mucho de estar completamente pacificado y los Tudor eran una dinastía nueva que apenas llevaba algún tiempo en el trono, por lo que los Reyes Católicos consideraron en algunos momentos que tal matrimonio podía no ser conveniente para su hija.

Sin embargo, como parte de la política para aislar a Francia de los Reyes Católicos, se produjo el matrimonio entre Catalina y Arturo en 1501, aunque el joven novio murió pocos meses después de la boda. Catalina quedó viuda en Inglaterra, con la promesa de que, como se consideraba que el matrimonio no se había consumado y no era, por lo tanto, realmente válido, se casaría con su cuñado Enrique cuando él llegara a una edad conveniente para ello.

hijos-de-isabel-la-catolica-enrique-viii

Sin embargo, la muerte de Isabel la Católica en 1504 y los problemas que surgieron posteriormente relativos a la corona castellana hicieron disminuir el valor político de Catalina y, pese a su promesa, Enrique VII trató de deshacer el acuerdo realizado y buscar otra esposa más conveniente para su heredero, tratando de forzar a Catalina a volver a sus tierras de origen. Sin embargo, Catalina no cedió y, pese a las presiones de su suegro, se quedó en Inglaterra hasta que, a la muerte de Enrique VII, el nuevo rey Enrique VIII cumplió su promesa y se casó con ella en 1509.

Enrique VIII, un príncipe cultísimo y muy hábil políticamente pese a los escándalos que enturbiaron sus últimos años de reinado, encontró en Catalina una sabia compañera y una prudente consejera. Durante la mayor parte de su matrimonio, Enrique demostró continuamente su confianza en ella y llegó a nombrarla regente durante algunas de sus ausencias más destacadas. Sin embargo, el problema de la falta de descendencia planeó continuamente sobre el matrimonio.

hijos-de-isabel-la-catolica-maria-i

María I Estuardo

De los seis hijos que llegaron a engendrar, solo una niña, la futura María I, llegó a sobrevivir a los primeros meses de vida. La falta de descendencia masculina era un problema enorme para Enrique VIII y para una dinastía que no estaba asentada en el trono, por lo que este hecho empezó a alejar cada vez más a la pareja. Convencido de que Catalina ya no podía darle el hijo que necesitaba para asegurar el futuro de su dinastía y la estabilidad de su reino, Enrique intentó anular su matrimonio con Catalina bajo la excusa de que su matrimonio nunca debió haber sido válido por su condición previa de esposa de su hermano.

Maldicion hijos Reyes Catolicos

Catalina siempre defendió que su matrimonio con Arturo nunca fue consumado y que, por lo tanto, su enlace con Enrique era totalmente válido. La corte se dividió en dos bandos y el papa, bajo la presión del emperador, el sobrino de Catalina, Carlos, decidió que Catalina era la parte que tenía razón en este ámbito, negando la anulación.

Tras varios intentos por alcanzar una decisión dentro de la iglesia católica que favoreciera sus intenciones y después de que su amante, Ana Bolena, anunciara que estaba embarazada, Enrique anuló su matrimonio con Catalina con la ayuda de un tribunal interno, se casó con Ana Bolena en 1533 y consumó la separación de Inglaterra de la Iglesia Católica al año siguiente, quedando como jefe supremo de la considerada como iglesia de Inglaterra.

Castillo de Kimbolton

Castillo de Kimbolton

Catalina se negó a aceptar las resoluciones de su marido, que hacían nulo su matrimonio y convertían a su hija María en una bastarda. Para forzar la mano de Catalina, Enrique la separó de su hija y la encerró en diversos castillos, acabando sus días en el conocido como castillo de Kimbolton, viviendo prácticamente como una reclusa, con muy pocos recursos y con la prohibición expresa de comunicarse con el exterior, de difundir escritos o de recibir visitas que no estuvieran previamente aprobadas por el monarca.

Abadía de Peterborough

Abadía de Peterborough

Sin dejar de defender su estatus como la única reina verdadera de Inglaterra, murió a principios de 1536 y fue enterrada en la abadía de Peterborough, únicamente con los fastos reservados a una princesa viuda de Gales. Sin embargo, todavía hoy se puede visitar su sepulcro, donde se la identifica con el título que siempre se dio a sí misma hasta el momento de su fallecimiento: Reina de Inglaterra.

Al final, entre amantes y nuevas esposas Enrique VIII no encontró al varón que tanto ansiaba. El último heredero varón que llegó a tener, con Jane Seymour, fue Eduardo VI. A pesar de que estuvo reinando, bajo el amadrinamiento de María, la primogénita de Enrique VIII y Catalina de Aragón, acabó muriendo por un ataque de tuberculosis.

hijos-de-isabel-la-catolica-enrique-viii-2

Tras ser expulsada de la corte por su propio padre y sustituida por su hermanastra, María pudo recuperar su posición como primogénita del rey, gracias a que Catalina nunca renunciara a sus derechos. María, la primogénita de Catalina de Aragón, acabó reinando Inglaterra, recuperó los tratados con el Papado y comenzó una sangrienta persecución de los protestantes. Un dato curioso, quién no ha oído hablar de Bloody Mary, o deberíamos decir María la Sanguinaria, pues bien este apelativo lo recibió María, la hija de Catalina y por tanto nieta de los Reyes Católicos.

Los Reyes Católicos | Dónde Descansan los Reyes y sus Hijos

Isabel I de Castilla - Reina Católica

Isabel I de Castilla – Reina Católica

Dónde Descansan los Reyes y sus Hijos | Catedral de Granada

Fernando II de Aragón falleció el 23 de Enero de 1516 en Madrigalejo (Cáceres), más de 10 años después de la muerte de su esposa, la Reina Isabel I de Castilla, quien falleció el 26 de noviembre de 1504 en Medina del Campo. Sus cadáveres fueron llevados desde Medina del Campo (Valladolid) y desde Madrigalejo (Cáceres) hasta el Convento de San Francisco de la Alhambra.

hijos-de-isabel-la-catolica-tumba-reyes

Lo que significó Granada para los Reyes Católicos, tuvo tanto impacto en ellos que escogieron este lugar como sitio de descanso eterno, la ciudad de Granada. Crearon una Real Cédula el 13 de septiembre de 1504, para la construcción de la Capilla Real, lugar en el que descansarían sus cuerpos. La capilla se construyó entre los años 1505 y 1517, en estilo gótico y dedicada a la advocación se San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Sepulcro hijos Reyes catolicos

Sus constructores Enrique Egas, Juan Gil de Hontañón, Juan de Badajoz el Viejo y Lorenzo Vázquez de Segovia. El 10 de Noviembre de 1521 fueron trasladados los restos de los Reyes con toda solemnidad, hasta el lugar donde reposan hoy, la Capilla Real de Granada. Los sarcófagos de los Reyes Católicos son de estilo renacentista y están elaborados a partir de mármol de Carrara.

En el mausoleo del mismo lugar reposan los cuerpos de Doña Juana I de Castilla y Don Felipe de Habsburgo, el marido por el que “perdió la cabeza”. Sus tumbas fueron esculpidas por Domenico Fancelli, el burgalés Bartolomé Ordóñez y Pietro de Carona.

Juana I y Felipe

Juana I y Felipe

Isabel de Aragón, quien murió en Zaragoza a causa de las hemorragias dando a luz a su hijo el 23 de Agosto de 1498, también acompaña a sus padres y hermanos en esta Capilla.

Tumba Isabel de Aragón

Tumba Isabel de Aragón

Dónde Descansan los Reyes y sus Hijos | Catedral de Peterborough

Catalina de Aragón, quinta hija de los Reyes Católicos, descansa en la catedral de Peterborough, en el corazón de Inglaterra. En el epígrafe de su sepulcro puede leerse el lema: “Aquí descansa el cuerpo de Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, Reina de Inglaterra, primera mujer de Enrique VIII, que murió en el castillo de Kimbolton el 8 de enero de 1536 a la edad de 49 años“.

hijos-de-isabel-la-catolica-catalina-tumba

Catalina falleció en un estado lamentable, con casi 50 años e incapaz de levantarse de la cama, realmente enferma, rezó toda la mañana muriendo poco antes de las dos de la tarde. El mismo día de su funeral, Ana Bolena sufrió un aborto de un hijo varón.

Catalina fue sepultada en la catedral de Peterborough con honores de una princesa de Gales viuda, no la correspondiente a una reina. Su marido Enrique no quiso asistir al funeral, prohibiendo su asistencia también a su hija María. Desde entonces, todos los días 29 de enero, fecha de aniversario de su funeral, tienen lugar unos actos conmemorativos en la catedral.

Dónde Descansan los Reyes y sus Hijos | Monasterio de los Jerónimos de Belem

Una vez fallecida María de Aragón el 7 de marzo de 1517, fue llevada al Monasterio de los Jerónimos de Belém, en Lisboa (Portugal).

María murió de parto el día 7 de marzo de 1517 en Lisboa, el niño llegó a nacer y se le puso el nombre de Antonio, pero sobrevivió muy pocos días después de nacer. Tras la muerte de María el rey volvería a casarse, con la sobrina de su esposa, Leonor de Austria, hija de Juana de Castilla y de Felipe de Habsburgo.

hijos-de-isabel-la-catolica-los-jeronimos

Isabel de Portugal, hija de María se convertirá en Emperatriz del Sacro Imperio Germánico y del Imperio Español al contraer matrimonio con su primo, Carlos I de España y V de Alemania.

Dónde Descansan los Reyes y sus Hijos | Real Monasterio de Santo Tomás en Ávila

Juan de Aragón, Príncipe de Asturias y segundo hijo de los Reyes Católicos, murió en Salamanca el 4 de Octubre de 1497 y su cuerpo descansa en el Real Monasterio de Santo Tomás, en Ávila.

Fue el segundo hijo de los Reyes Católicos y por lo tanto heredero a la Corona de Aragón y a la de Castilla, fue nombrado Príncipe de Asturias y Gerona, Duque de Montblanch, Conde de Cervera y Señor de Balaguer.

Juan Príncipe de Asturias

Juan Príncipe de Asturias

El Prícipe Juan se caso con 19 años en la catedral de Burgos con Margarita de Austria, hija del rey Maximiliano I de Habsburgo. Poco tiempo después del día del enlace, el 4 de octubre de 1497, el príncipe muere en Salamanca, de camino a la boda de su hermana, por culpa de unas terribles fiebres.

Meses después su mujer, que se encontraba en cinta, dio a luz una niña que nació muerta en el parte. Este fue el motivo por el que Isabel, la hermana mayor de Juan, se alzase con el titulo de Princesa de Asturias y Gerona.

Sepulcro principe Juan

Su cuerpo descansó en el Real Monasterio de Santo Tomás en Ávila, en un sepulcro realizado por encargo de su padre el rey Fernando el Católico, para albergar sus restos en 1510, encargándole la obra a el maestro Domenico Fancelli. Durante la Guerra de la Independencia Española, en 1808, sus restos fueron profanados, sin saber a día de hoy donde pueden haber sido depositados.

La vida de la familia de los Reyes Católicos, parecía tocada por una estrella de mala suerte en donde sólo había engaños, muertes prematuras, locuras, enfermedades y encierros a modo de castigo, incluso de grandes herederos. Teniendo en cuenta esto, la familia siguió adelante con los pactos, hasta el punto de que el reinado de los Reyes Católicos llegó a ser el más poderoso del mundo.

Los Reyes Católicos | Curiosidades de Isabel la Católica

Isabel fue una mujer con carácter, una mujer que habiendo sido criada para establecer relaciones o lazos políticos con otras casas reales europeas, pronto dio muestras de su genio y de sus pretensiones más lejanas e importantes y sobre todo distintas a lo que su hermano y entonces rey Enrique IV pretendía.

Una vez alcanzado el Trono de Castilla su forma de ser y de gobernar confirmó que mejor reina no podía haber tenido la Corona de Castilla. Eso sí también era una reina con manías como todos los humanos.

Dicen que la reina detestaba el ajo, por lo que para sus comidas el ajo era un ingrediente prohibido. En uno de sus embarazos la reina comenzó a hincharse, sufría de retención de líquidos. Su estado la dificultaba el movimiento por lo que los doctores de la corte optaron por recetarle comida con ajos.

En la cocina conocedores del asco que los ajos le daban a la reina y ante su negativa a tomarlos, decidieron bajo prescripción médica esconder los ajos en un guiso añadiendo grandes cantidades de perejil, seguros que no notaría la presencia del ajo. Sin embargo la reina lo notó y exclamó una frase que durante mucho tiempo se utilizó para advertir sobre las amenazas ocultas, en el reino castellano, “¡venía el villano vestido de verde!”.  

También existe una creencia popular que acusa a la reina de Castilla de haber prometido en 1491, no cambiar de camisa hasta la conquista de Granada todavía en manos de los árabes. Este relato es incierto, se la atribuye a Isabel I de Castilla cuando en realidad esta frase fue posterior a la muerte de la reina Isabel.

Isabel Clara Eugenia

Se trata de un error histórico, esta frase en forma simbólica la declaró la tataranieta de la reina Isabel, fue Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II, quien siendo gobernadora de los territorios pertenecientes a los Países Bajos, expresó que no se cambiaría de camisa hasta pacificar Flandes. 

Palacio Real o Palacio Testamentario de Isabel la Católica en Medina del Campo lugar de Fallecimiento de Isabel

Respecto al olor que desprendía la reina, si que es verdad que posiblemente poco antes de fallecer pudiera desprender olores desagradables. La reina murió de  hidropesía, que es una acumulación de líquidos en ciertos órganos o tejidos, esto la obligaba a permanecer en cama durante largas temporadas motivo por el cual su cuerpo estaba lleno de yagas y úlceras que podrían desprender un olor desagradable.

Otra curiosidad es la atribución de la famosa frase “tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”, esta frase se comenzó a utilizar con posterioridad a los Reyes Católicos.

Lo que si era un lema del Rey Fernando era el famoso lema de Alejandro Magno “tanto monta”, en referencia a la solución al nudo gordiano, cuando Alejandro Magno ante el nudo gordiano, imposible de desatar, cogió su espada y cortándolo consiguió separa los dos extremos, haciendo famosa la frase “tanto monta cortar como desatar”, haciendo clara alusión a que el fin justifica los medios, lema que el Rey Fernando el Católico adoptó como lema personal.

Vídeo: Los hijos de los Reyes Católicos

También os puede Interesar:

Los Reyes Católicos | Reportaje Fotográfico

SobreHistoria.com

Newsletter