-    Escrito por angeles

Independencia de Mexico: la campaña de Morelos

Seguimos recordando el largo periplo del pueblo de México en su lucha por la independencia. En nuestro artículo anterior vimos como comenzó el proceso de la Independencia de México, bajo la influencia Miguel Hidalgo, un personaje histórico central en la historia de México. Les propongo ahora continuar analizando una nueva etapa de la guerra, con José María Morelos como líder. Un camino que llevará a la Declaración de la Independencia de México, el 6 de noviembre de 1813.

Morelos_retrato

A mediados de 1811, la revolución independentista se encontraba en un momento crítico. Sus principales líderes habían sido asesinados. Las tropas de Allende e Hidalgo estaban prácticamente desarticuladas. Los realistas se hacían más fuertes bajo el mando de Calleja. Pero la historia estaba por dar un vuelco trascendental.

La segunda etapa de la Guerra de la Independencia Mexicana se caracteriza por extensas luchas en el Sur del territorio. Allí las fuerzas estaban comandadas desde los inicios de la guerra por José María Morelos. Al igual que Hidalgo, Morelos era cura. Otros importantes revolucionarios luchaban junto a él: Mariano Matamoros, Manuel Mier y Terán, Hermenegildo Galeana, Nicolás Bravo, Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero.

Las tropas de Morelos tenían un regular tamaño. Sin embargo lograron importantes conquistas en el sur de Nueva España: Chilpancingo, Tixtla, Chilapa, Taxco, Izúcar y Cuautla. La suerte cambió para Morelos, cuando sufrió en 1812 el sitio de Cuautla, durante dos meses y medio. Sin embargo, los revolucionarios pudieron escapar, y se dirigieron hacia Acapulco.

Campaña_de_morelos

Ya a mediados de 1813, las fuerzas revolucionarias de Morelos dominaban gran parte de las intendencias de México, Oaxaca y Puebla. Esto le otorgó autoridad militar y apoyo. Entonces, Morelos, dio impulso a la cuestión del plan político de la revolución: lograr la Independencia de México.

Captura y juicio de Morelos

fusilamiento morelos
Tras más de un lustro a la cabeza de los insurgentes en los terrenos del sur de México y con las fuerzas de sus tropas considerablemente mermadas, Morelos fue apresado en noviembre de 1815 en Tezmalaca, Puebla. Con su apresamiento y muerte finalizaba la segunda etapa del proceso de independencia mexicano, en la que Morelos fue clave gracias a sus avances y conquistas en el sur del país. Como el mismo Napoleón Bonaparte dijo de él, con 5 generales como Morelos conquistaría el mundo.

Las tropas realistas de Manuel de la Concha se enteraron de la marcha de las tropas de Morelos hacia Tehuacán. Un ejército realista de 500 hombres se abalanzó sobre la avanzadilla de Morelos que se encaminaba al centro custodiada por una pequeña tropa de insurrectos dirigida por Nicolás Bravo.

Intentando salvar de la captura a un miembro de sus tropas, Morelos fue apresado por 10 soldados de las tropas realistas. El oficial que dirigía el destacamento que capturó a Morelos era Matías Carranco, un antiguo miembro de la insurrección que desertó en 1812 y se unió a las tropas realistas. Según cuentan los libros de historia, Morelos le regaló a su captor mientras se lo llevaba detenido.

morelos mexico
La detención de Morelos se produjo el día 5 de noviembre. La intención de sus captores era de realizar el juicio en Puebla, pero Calleja quería hacerla en la capital, Ciudad de México.

El primero de los juicios que se le hicieron a Morelos fue por traición al rey, a la patria y por delitos de sangre, entre el 14 y el 23 de noviembre. Posteriormente sería también juzgado por un jurado religioso y despojado de su rango eclesiástico. Según el propio jutado, Morelos era “hereje, fautor de herejes, perseguidor y perturbador de los santos sacramentos, cismático, lascivo, hipócrita, enemigo irreconciliable del cristianismo, traidor a Dios, al Rey y al Papa”.

El 21 de diciembre Calleja dictó el veredicto para Morelos: pena de muerte. La sentencia se ejecutaría al día siguiente. Morelos desayunó y fue conducido a San Cristóbal Ecatepec. Una vez allí, comió, se confesó y charlo brevemente con su captor, De la Concha, al que incluso se abrazaría antes de que la sentencia se ejecutara.

A la muerte de Morelos siguió una guerra de guerrillas en la que aún participaban unos 20.000 miembros de las tropas insurgentes, pocos en comparación con unas fuerzas realistas que superaban los 40.000 efectivos. Sin embargo, esto no mermó los ánimos de independencia mexicana.

Más sobre la Independiencia de México

Parte 1:Independencia de México: la Campaña de Hidalgo

Parte 3:La Declaración de la Independencia.