Virus en el mundo: ¿cuáles fueron parecidos al coronavirus?

Hace ya unos días que el coronavirus fue declarado como pandemia, es decir, no en una epidemia localizada en uno o dos países, si no una epidemia que se está extendiendo por todo el mundo. Se trata del nuevo Covid-19, con síntomas específicos como fiebre, tos seca y dificultades respiratorias; en los casos más seguros […]

Hace ya unos días que el coronavirus fue declarado como pandemia, es decir, no en una epidemia localizada en uno o dos países, si no una epidemia que se está extendiendo por todo el mundo. Se trata del nuevo Covid-19, con síntomas específicos como fiebre, tos seca y dificultades respiratorias; en los casos más seguros o donde la enfermedad se ha agudizado puede derivar en neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e incluso la muerte. El gran número de personas infectadas y de fallecidos ha provocado que muchos profesionales e historiadores lo comparen con otros virus que afectaron a sociedades enteras. A continuación, os contamos qué virus anteriores fueron parecidos al coronavirus.

Uno de los grandes beneficios que nos aporta la historia es que todos podemos conocer cómo los seres humanos se han estado enfrentando a virus y enfermedades desde tiempos inmemoriales y, a pesar de ello, cómo han podido salir adelante en cada ocasión. Por ello, no se trata de ser optimistas si no realistas cada vez que se plantea que saldremos de ésta, con un poco más o menos de tiempo, pero acabará formando parte de la historia.

A continuación, os vamos a compartir información sobre otros virus anteriores que también hicieron temblar las civilizaciones ante el miedo de no encontrar a tiempo una solución. Veréis que en muchas ocasiones todavía no se ha encontrado una vacuna o un tratamiento específico para enfrentarlos, otros que han dejado de infectar a los seres humanos y otros que se mantienen en activo en algunas zonas del mundo. Un viaje en el tiempo que os puede ayudar a reflexionar.

Gripe (Influenza)

Si os digo Influenza probablemente no tengáis ni idea de qué os estoy hablando pero, si mencionamos la gripe, todos sabemos situarla perfectamente en nuestra mente. Para que os hagáis una idea, según los datos que baraja la Organización Mundial de la Salud, durante una temporada habitual de gripe pueden llegar a fallecer hasta 500 mil personas en el mundo por su causa.

Si hablamos de cepas nuevas, para las que no hay vacunas preventivas o no se conocen formas de atajarlo, se produce una tasa de mortalidad mayor. Recordemos cómo en 1918, ante la famosa gripe española, llegaron a morir unos 50 millones de personas, llegando a enfermar hasta el 40% de la población mundial.

Rotavirus

El rotavirus es un virus que se propaga rápidamente y que causa enfermedades diarreicas graves entre bebés y niños pequeños. Los investigadores lo han llamado la ruta fecal-oral porque se consumen algunas pequeñas partículas de las heces.

Ante este virus existen dos vacunas diferentes, por lo que el «primer mundo» no tiene este virus como uno de los más mortales, lo que no pueden decir los países en vías de desarrollo, donde esta enfermedad es mortal porque no cuentan con vacunas ni recursos para los tratamientos de rehidratación.

Según los datos de la OMS de 2008, en todo el mundo fallecieron por este virus 453 mil niños menores de 5 años.

SARS – COV

Según la OMS este virus surgió en 2002 en Guangdong, en el sur de China. Se trata de un virus que causa el síndrome respiratorio agudo severo, algunos de los síntomas asociados a este virus son la fiebre, escalofríos, dolores corporales y, al igual que en el caso del nuevo Covid-19, puede llegar a generar una neumonía.

Creen que su origen parte de los murciélagos, después pasando a los mamíferos nocturnos y finalmente infectó a los humanos. Una vez que el virus se propagó por China acabó desplegándose a otros 26 países del mundo. En dos años se infectaron 8.000 personas y murieron 770 personas.

Actualmente la tasa de mortalidad estimada es del 9.6% y, de momento, no se ha encontrado un tratamiento o vacuna para esta enfermedad. Aún así cabe decir que desde hace años no se han vuelto a reportar nuevos casos.

MERS-COV

En esta ocasión nos trasladamos hasta el Medio Oriente para hablar del MERS – COV. El primer brote se dio en el año 2012 en Arabia Saudita, tres años más tarde en Corea del Sur.

Se trata de un virus que pertenece a la familia SARS-CoV y el SARS-CoV-2 (del que se genera el Covid-19). Se cree, aunque no está confirmado, que podría haberse generado este virus en los murciélagos, los cuales luego infectarían a los camellos y después pasaría a los seres humanos.

Entre los síntomas destacados aparece la fiebre, la tos, falta de aliento o sensación de ahogo. Puede llegar a desembocar en una neumonía grave y su tasa de mortalidad es alta, entre un 30% y 40%. De momento, no tiene tratamiento ni vacunas.

VIH/SIDA

El VIH es uno de los virus más conocidos a nivel mundial, un virus que muchos catalogan como el «del mundo moderno» y que sigue siendo igual de mortal.

Se reconoció su existencia a principios de la década de 1980 y, desde entonces, se estima que han muerto a causa de este virus 32 millones de personas. Por ello, muchos lo consideran como uno de los virus más asesinos de la historia. Más datos importantes es que, según la OMS, casi 1 de cada 25 adultos en la región africana es VIH positivo.

Actualmente, no existe una vacuna contra el VIH ni un tratamiento que cure, sólo medicamentos antivirales que ayudan a vivir con una mayor calidad de vida y durante más años.

Ébola

En 1976 se produjeron los primeros brotes de ébola en humanos (que se hayan conocido) y se dice que se produjeron de forma simultánea tanto en la República del Sudán como en la República Democrática del Congo. Es importante conocer que, según la OMS, este virus se mantiene en activo en África occidental y, por ello, se ha catalogado al mismo como el brote más grande y complejo de la enfermedad hasta la fecha.

Se trata de una enfermedad que se transmite por contacto con la sangre, fluidos corporales, animales infectados o tejidos de personas. Hay distintos tipos de cepas y pueden variar la mortalidad, por ejemplo Ébola Reston no enferma a las personas pero cepa Bundibugyo tiene una tasa de mortalidad del 50% y la cepa de Sudán alcanza el 71% de mortalidad.

Virus en el mundo: ¿cuáles fueron parecidos al coronavirus?
4.90 / 5
4.90 - 10 Votos

También te puede interesar