Pompeya: qué ocurrió y qué es ahora

SobreHistoria.com

En la actualidad estamos viendo como el volcán de Cumbre Vieja, en la isla canaria de La Palma está causando muchos estragos no solo a sus habitantes, sino a las islas más cercanas e incluso a la península, por culpa de las cenizas y del resto de consecuencias que vienen derivadas de la erupción.

Pero este tipo de desastres provocados por la naturaleza siempre han existido, de hecho algunos de ellos fueron mucho mas graves y terminaron provocando un caos brutal, como lo que pasó hace años en Pompeya, pero de todo eso os vamos a hablar ahora y con todos los detalles necesarios.

Qué ocurrió en Pompeya

Para empezar, debemos de saber que la ciudad de Pompeya siempre ha sido una ciudad rodeada de muerte y de desgracias. El primer grupo de personas que se establecieron de forma permanente en la ciudad, fue en el Siglo VII a.C, cuando los Oscos, un pueblo procedente de la Italia prerromana se instaló cerca del volcán. Fue aproximante en el año 59 d.C cuando un importante duelo entre los habitantes de la ciudad y los de Nuceria, causó grandes catástrofes y muchas muertes y todo por un espectáculo de gladiadores. Tras este altercado y a modo de castigo, el emperador Nerón cerró el anfiteatro de Pompeya por una duración de 10 años.

En el año 59 d.C se produjo una reyerta multitudinaria donde fallecieron muchas personas, incluso familias enteras, pero lo peor que pasó la ciudad de Pompeya ocurrió en el año 62 d.C y esto fue el gran terremoto que sufrió, causando muchos daños en la ciudad y en las ciudades próximas, pero que también tendría cierta relación con la famosa catástrofe que ocurrió años posteriores.

Cuando la ciudad empezó a volver a ser lo que era, tras volver a construirse lo que se destruyo con el terremoto, en el año 79 d.C tuvo que sufrir una consecuencia del terremoto de hace años, que provocó que el Vesubio, el volcán que estaba situado en las orillas de la ciudad, sufriese una erupción que provocó la muerte de miles de personas y el fin de la ciudad de Pompeya tal cual la conocíamos, quedando toda bajo las cenizas, incluso a día de hoy se han visto personas atrapadas en la ceniza tras enfriarse, y se les puede apreciar el rostro de miedo.

El 26 de agosto volvió a salir el sol y del Vesubio solamente salía una gran columna de humo, pero Pompeya estaba completamente ennegrecida y destruida, sin posibilidad de resurgir como en antaño. Y esto siguió así hasta casi 2000 años después, cuando se empiezan a hacer las primeras excavaciones aretalógicas y fueron por un español, el ingeniero español Roque Joaquín

Consecuencias de la erupción del Vesubio

Una vez que se comenzaron a realizar las primeras excavaciones, se pudieron descurbiri los primeros cuerpos sepultados en la ciudad de Pompeya y estó provocó un gran imapcto en la sociedad de la época, pero no tuvo el mismo impacto en la comunidad centficia.

Fue cerca del año 1863, cuando un excavador italiano, llamado Giuseppe Fiorelli, pensó en echar yeso en los huecos y de este modo, con los cuerpos de las personas ya descompuestos, hicieron visible como habían fallecido los habitantes de la ciudad, de este modo se encontró la famosa «escultura» del perro. Y cerca de los años 90 se intentó realizar una prueba similar con moldes de resina, pero las primeras pruebas no fueron satisfactorias y por eso no se siguieron realizando.

Recientemente se han hecho hechos varias informes importantes, no solo sobre las víctimas que murieron sino también de las circunstancias en las que lo hicieron. Estudiando los informes de las excavaciones que se tienen desde el siglo XVIII,  a las víctimas pueden llegar a ser clasificadas de dos formas, según el tipo de muerte o las circunstancias en las que fallecieron:

  • Los cuerpos que se encontraron tras piedras pómez, que proceden la primera erupción
  • Los que fueron encontrados en las cenizas, debido a las nubes de ceniza provocadas por la lava.
Mientras que en el primer grupo se encontraron 390 cuerpos y la gran mayoría de ellos estaban en edificios públicos o en casas privadas, que se ocultaron ahí por el miedo del volcán. Por otro lado, dentro del segundo grupo, se contaron hasta 655 personas y muchas de ellas en los exteriores de las casas, lo que da a entender que intentaron esconderse y ocultarse, pero no les dio tiempo, seguramente porque no pensaron que avanzaría tan rápido. Aunque hay algunos de los cuerpos que no saben donde englobarse debido a las dudas que muestran sus cuerpos, ya que parecen una mezcla de ambos.
No podemos saber a ciencia cierta todo lo que ocurrió en Pompeya y menos aún en esta época, pero gracias a las posturas en las que se encontraron algunos cuerpos se pueden deducir algunas cosas. Por ejemplo, que en las casas de la gente de clase media y baja, los animales vivían en sus interiores junto a ellos, de hecho se encontraron restos de heces de perros y hasta de caballos.
Mientras que en las casas de las nobles y de la gente que poseía más riqueza, se pudieron encontrar cuerpos ​de la gente rica con sus mayordomos en otras habitaciones de esa casa, de este modo se entiende que los esclavos y los mayordomos de esta gente vivían con ellos.

Qué es ahora Pompeya

Ahora Pompeya se ha convertido en uno de los lugares que mas visitas reciben de turistas año tras año no solo de Italia, sino de todo el mundo. Las ruinas de la antigua ciudad de Pompeya son muy grandes y se puede visitar todos los edificios donde los ciudadanos hacían su vida cotidiana, desde casas lujosas que aún se pueden apreciar algunos mosaicos, hasta templos y edificios religiosos.

Entre los edificios que más destacan de los que quedan en buen estado destaca el lupanar, un antiguo prostíbulo donde se pueden ver las viejas camas de piedra con pinturas con detalles eróticos. Mientras que si vais al foro, se aprecian algunos de los cuerpos que terminaron cubiertos por las cenizas del volcán. Otra curiosidad, que aún se puede apreciar fácilmente, son sus pasos de cebra, que estaban por encima de la calzada, ya que la ciudad se inundaba en múltiples ocasiones.

Pompeya fue una gran ciudad y es increíble que se encuentre en un estado de conservación tan bueno tanto que mientras visitas la ciudad no da la sensación de haber pasado por tantas penurias, sino que parece que sigue gente viviendo allí, sobre todo por el estado de las pinturas y de sus edificios.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar