La pintura romana: características, estilos y evolución

Si hubo una época en toda la historia contemporánea que significó mucho para conocer la sociedad actual tal cual la conocemos en la actualidad, esa época es la del Imperio Romano. Esta época duró durante muchos años, tras la conquista de territorios y el avance en muchos aspectos, desde la estructura de las ciudades hasta […]
SobreHistoria.com

Si hubo una época en toda la historia contemporánea que significó mucho para conocer la sociedad actual tal cual la conocemos en la actualidad, esa época es la del Imperio Romano. Esta época duró durante muchos años, tras la conquista de territorios y el avance en muchos aspectos, desde la estructura de las ciudades hasta el arte.

Desde el principio hasta el fin del Imperio Romano, los romanos le dieron mucha importancia y valor a la escultura, pero también a la pintura, que es de lo que os vamos a hablar hoy. En Sobrehistoria vamos a contarte todo, desde la evolución de la pintura romana hasta los diferentes estilos o características que tenía.

Características de la pintura romana

Si hablamos de la pintura romana, debemos de tener en cuenta que se trata de una de las pinturas a nivel histórico con mayor valor y riqueza, ya que dio un paso muy importante, no solo por los estilos, sino por mostrar en ellas algunos hechos o acontecimientos de su modo de vivir y de su sociedad. Si analizamos sus características, estas serían algunas de las más importantes:

  • Los expertos en arte, opinan que la pintura romana fue una de las principales fuentes de inspiración para lo que sería el conocido años más tarde como el Impresionismo moderno. Esto se debe al conjunto que podría verse en las pinturas, que incluía muchos contrastes en las texturas, además de que sabían jugar muy bien con las luces.
  • Si observásemos la mayoría de las pinturas romanas, podríamos ver como los colores se sienten muy vivos, eso se debe a que los romanos les aplicaban una especie de cera por toda la superficie, lo que les ayudaba no solo a potenciar los colores, también les ayudó a su conservación.
  • La gran mayoría de sus obras, además de tratarse como mera decoración, se basaban en temas históricos, cotidianos o mitológicos. Los dioses eran un aspecto muy importante para ellos.
  • Cuándo los artistas tenían que hacer retratos, ya fueran reales o inventados, los rodeaban con bordes negros. Los expertos dicen que los romanos hacían esto para poder resaltarlos del resto de la obra.

  • Es por todos sabidos que los romanos se inspiraron mucho en los griegos, y en la pintura no podía ser menos. No solo se han visto obras que eran plagios de pinturas griegas, sino que se llegaron a coger piezas de murales griegos para poder usarlas ellos.
  • Por norma general, los pigmentos que más usaban los romanos eran los negros, blanco, rojo y amarillo; aunque en ciertas ocasiones también usaban los verdes y azules.
  • Las personas o figuras que se podían observa en las obras tenían dos características que las destacaba como obras romanas, y es que además de que solían ser grupos, las figuras tampoco tenían ningún tipo de movimiento.
  • Si hay una técnica usada frecuentemente por los romanos, esa es el mosaico; que no solo se podían ver en el suelo, sino que en multitud de ocasiones se sustituyo por pinturas. De todas las técnicas que se usaban, destacó la técnica del “opus tessellatum”, que se basaba en hacer mosaicos con tan nivel de detalle que simulaba como se hacían las pinturas.
  • Las obras romanas que se han encontrado en el mundo se han extraído de las ruinas provenientes de Pompeya, Herculano,, el Palatino de Roma y la necrópolis de El-Fayun, en Egipto.

Estilos de la pintura romana

Dentro de la pintura romana, encontrábamos varios estilos, algunos de ellos han perdurado mejor que otros a lo largo de la historia.

Pintura en Mosaico

Durante el proceso de conquista y expansión del Imperio Romano, el mosaico fue el tipo de pintura romana más popular , de hecho llegó a encontrarse en todas las obras algo de este estilo.

Los mosaicos se hacían con pequeñas piezas de vidrio, incluso de cerámicas conocidas como “teselas”, las cuales se colocaban en las superficies a modo de puzzles. Se colocaban sobre una masa de cemento para producir diferentes matices de color y textura.

Aunque al principio solo se usó en paredes y techos, por miedo a los daños, con el paso del tiempo, se empleó en los suelos, tras mejorar y perfeccionar la técnica.

  • Opus Vermiculatum: eran piezas muy pequeñas, ya que se usaban en las curvas y en las zonas más estrechas y de difícil acceso.
  • Opus Masivum: se usaban en las paredes de las estructuras.
  • Opus signinum: su significado procede de Signia, una zona de Italia famosa por usar tejas y materiales de construcción. No solo se usó dentro del Imperio Romano, pero también evolucionó y progresó hasta otras zonas de Occidente, donde podía verse sobre todo en los suelos.
  • Opus Sectile: eran las piezas más grandes y se podrían observar muchas variedades en los tamaños. Aunque también destacaba el uso de diferentes colores, figuras geométricas, de animales y humanas.

Pintura Mural

Destacaba por los diferentes temas y temáticas que se usaban:

  • Arricio:  usaban la cal, arena y el agua durante el proceso de preparación de la superficie, y  aprovechaban la humedad para  la aplicación de los colores.
  • Intonaco: aquí se usaba una mezcla más fina de polvo de mármol, cal y agua, para meter los pigmentos correspondientes despues.
  • Fresco: la más conocida y la que perduró en la historia con mayor claridad, se aplicaba una base de yeso, sucedida por varias de cal hasta que se disponía de una última que se usaba como superficie para dibujar las imágenes.

Pintura al Temple

Una de las más antiguas, procede desde Grecia y se basaba en el uso del agua y de alguna grasa animal, o del huevo, que era la opción preferida por el gran Miguel Ángel. Según los expertos de arte, la pintura al temple es fácil de encontrar dentro de la pintura de Roma.

Pintura encáustica

Una de las características de este tipo de pintura es la cera que usaban, y es que daban un aspecto cremoso y denso en la pintura y en los colores. Tras acabar la obra, se pasaba una tela de lino para limpiar las impurezas, lo que a su vez ayudaba a que se conservase mejor.

Evolución de la pintura romana

Cuándo hablamos de la evolución de la pintura romana, debemos de entender que la pintura romana viene de más atrás y que tiene una clasificación que debemos de ver para poder entender el proceso de cambios:

El Primer periodo (Entre S. II a.c hasta el S. I a.c)

Tiene su origen en la pintura helenística y se destaca por imitar algunos de los materiales mas ricos mediante la pintura, como podría ser el mármol, ya que se intentaba recrear el lujo de antaño, pero gastándose mucho menos en ello. Para intentar imitarlo, coloreaban los bloques y moldeaban los estucos.

El Segundo periodo (a partir del S.I a.c con Julio Cesar en el poder)

Este periodo empezó a mostrarse durante el mandato de Julio Cesar y destacaba sobre el anterior, como imitaban algunos elementos de la arquitectura como eran las columnas, para dar la sensación de profundidad y volumen en sus pinturas, así parecían más grandes las salas donde estaban dibujadas. Dentro de este periodo, se nota como es un estilo puro romano en el que había 3 tipos:

  • Sencilla: se muestran molduras, ventanas y puertas cerradas, aunque también se ven algunas columnas y pedestales.
  • Media: se llevan las columnas hasta el techo, y es que se busca aspectos más complejos y complicados dentro de la arquitectura.
  • Compleja: los romanos simulaban arcos y columnas entre los edificios, e incluso en espacios abiertos.

Tercer periodo: Estilo ornamental (Augusto)

Este estilo, que destacó durante el gobierno de Augusto, era una mezcla de lo visto en los dos periodos anteriores. No solo se representaban los típicos elementos arquitectónicos, sino que se añadieron algunas figuras fantásticas, paisajes, además de representación animal y vegetal.

Pero durante esta época no había tanto interés en dar profundidad o en dar detalle a las perspectivas, sino que se busca el brillo y los detalles en las figuras a través del uso del color.

Cuarto periodo: Estilo ilusionista (finales S.I a.c)

Dentro de lo que se ha podido estudiar de este estilo, hay dos características que destacan por encima del resto: usaban algunos elementos ornamentales típicos del segundo periodo y a su vez la ornamentación típica del tercero.

Durante este periodo dejan de aparecer elementos que dan perspectiva y volumen a las obras para dar más protagonismo e importancia a los elementos decorativos, hasta el punto que en esta época hay muchas obras que representaban elementos de la mitología y de aspectos fantásticos. Las guirnaldas, máscaras o flores eran muy frecuentes dentro de este periodo

¿Cómo ha sobrevivido la pintura romana hasta nuestros días?

Son muchas las obras que han sobrevivido al paso del tiempo y que nos permiten, a día de hoy, ver como era la pintura romana. Estas han sido algunas de esas obras.

  • Bodas aldobrandinas: una escena divina, que incluye a la diosa Venus y que se encuentra actualmente en el Vaticano.
  • Mosaico de Isssos: representa una batalla de Alejandro Magno y se encuentra en el Museo Arqueológico de Nápoles
  • Ceres en su torno: también se encuentra en el Museo Arqueológico de Nápoles
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar