Origen de los bastones de caramelo de Navidad

Dentro de poco llegará una de las fechas más bonitas y mágicas de todo el año, como es la Navidad. Y en todos los países y ciudades vemos la decoración, las luces por todo el pueblo y como no podría ser de otra manera los típicos bastones de caramelos de Navidad. ¿Pero sabes que significan? […]
SobreHistoria.com

Dentro de poco llegará una de las fechas más bonitas y mágicas de todo el año, como es la Navidad. Y en todos los países y ciudades vemos la decoración, las luces por todo el pueblo y como no podría ser de otra manera los típicos bastones de caramelos de Navidad. ¿Pero sabes que significan? La verdad es que todos asociamos los bastones a la Navidad, pero no sabemos el motivo ni siquiera sabemos de donde proceden.

La historia y el origen de muchas de las tradiciones de Navidad tienen una gran importancia en la historia, por eso os vamos a contar todo lo que se sabea acerca del origen de los bastones de caramelo de Navidad.

Origen de los bastones de caramelo

Lo primero es hablar sobre el bastón de caramelo, el cual se trata de un dulce con la forma que su nombre índica, de bastón, y que está hecho a base de caramelo duro. La combinación de sus colores suele ser de blanco con franjas rojas, aunque en ciertas ocasiones estas franjas también pueden ser verdes. Los sabores pueden ser muy diferentes, mientras que lo normal es que sepan a menta, los hay que saben a fresa incluso a canela y puedes llegar a verlos de diferentes grosores y tamaños.

La realidad es que a día de hoy no hay ningún documento oficial donde expliquen su origen, solo hay teorías y mientras que algunas parecen locuras o simplemente no suenan creíbles, hay otras que parecen si tener cierto fundamento para tenerlas en cuenta.

Una de las teorías dice que los caramelos ya existían, pero que fue cerca de principios del siglo XX cuando se le empiezan a dar los colores a los bastones, ya que antes solo eran de color blanco y no siempre se usaban como dulce.

Hay quien dice que estos bastones podrían tener su origen en los Estados Unidos, ya que en señales marítimas costeras de épocas mas antiguas se pueden apreciar, aunque claramente su significado sería otro. De hecho, en los EEUU aún siguen estando en las entradas de algunas barberías.

Otra teoría, esta vez procedente de Alemania, dice que el bastón era simplemente un caramelo que tenía esa forma para que fuese mas sencillo de comer. Pero si hay una teoría alemana que tiene cierto respaldo es una que ocurre en el año 1670, donde un maestro de coro, de la Catedral de Colonia, dio la forma al caramelo para simbolizar lo que era un pastor y lo que retransmitía, de forma que al entregárselo a los niños les daba una pequeña lección.

Por otro lado, en Suecia, hay una historia donde se cuenta que una viuda joven de tan solo 25 años, conocida como Amalia Eriksson, empezó a fabricar caramelos para poder sobrevivir tanto ella como su hija huérfana. Pudo obtener una licencia para fabricar, algo impropio del año 1859, y con una receta desconocida comenzó a venderlos, teniendo sobre todo mucho éxito entre los marineros, ya que la usaban como una medicina y se les dio el sobrenombre de Polkagrisar. Su éxito fue tal, que se llegó a extender por todo el país y no decayó su venta hasta la aparición de otro adulces navideños industriales, como los bombones de chocolate o la fruta caramelizada entre otros tantos.

¿Por qué asociamos los bastones de caramelo con la Navidad?

En muchas ocasiones se cree que el origen y el significado de los bastones de caramelo tienen una estrecha relación con la religión, donde su color blanco se vincula con la Virgen, por su pureza; el color rojo a la sangre de cristo y la forma no estará simulando un bastón, sino la J mayúscula de Jesús. Además, en los Estados Unidos de América hay un mito muy extendido en el cual su fabricante, un hombre de Indiana, quiso homenaje el nacimiento de Jesús en la Navidad.

Debido a todas las referencias históricas hacia el bastón de caramelo que están desde el Siglo XVIII, es evidente que esta no es una posibilidad real. No solo eso, sino que se decía también que los cristianos los usaban para decorar las casas en Navidad de forma secreta, pero esto carece de sentido porque los cristianos no estaban siendo perseguidos, eso viene de muchos siglos atrás.

La leyenda más popular del origen lo sitúa en la catedral de la ciudad alemana de Colonia, que es la que os hemos contado anteriormente. Se cuenta que, en el siglo XVIII, un maestro del coro encargó a un pastelero que hiciera caramelos para los niños de la ciudad, ya que armaban mucho alboroto alrededor de la catedral en las celebraciones de Navidad. El maestro supuestamente pidió que tuvieran forma de bastón, para hacerles recordar a los niños los pastores que visitaron al Niño Jesús, o simbolizando al mismo Cristo en su papel de pastor.

Si hay algo que está claro es que estos caramelos fueron creados en el siglo XVIII en el centro de Europa y en las costas de Suecia hasta que llegó a Estados Unidos en una de las muchas travesías. Fue a partir del siglo XX cuando los batones de caramelo se empiezan a asociar a la Navidad, seguramente por sus colores y por ser un dulce.

Lo original y curioso es que este caramelo tenía que ser doblado de forma manual cuando estaba caliente para darle la forma típica del bastón, lo que hacía que fuera un caramelo más caro y a su vez mas lento de hacer, por eso no era tan fácil verlos hace muchos años o por eso eran caros. Fue precisamente un sacerdote católico, Gregory Harding Keller, quien creó la máquina que bautizó con su nombre para poder automatizar el proceso de dar a los caramelos su característico aspecto de bastón y no encarecer tanto su precio.

De este modo, parece que todas las historias que quieren dar un significado y origen cristiano a los bastones de caramelo son tan solo unas leyendas populares. Posiblemente el origen exacto no tenga ninguna procedencia concreta ni un significado importante, aunque la verdad es que tanto los colores y la forma, lo hacen ser el dulce ideal para estas fechas navideñas.

Además de usarlo de dulce, tienen la forma perfecta para decorar nuestros árboles de Navidad o por todos los muebles de nuestra casa, además de que sus colores, como pueden ser diferentes, son perfectos como elementos decorativos. Igualmente si no te gustan los que saben a menta, puedes buscar los otros sabores y comer unos bastones de caramelo en familia para celebrar la Navidad.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar