Escrito por

Última Cena: porciones cada vez más grandes

Según un curioso articulo que se publicará el mes que viene en la International Journal of Obesity, la comida representada en las pinturas de la Última Cena fue creciendo “bíblicamente” en el último milenio.

image

A través de mediciones computarizadas, los investigadores compararon el tamaño de la comida con respecto al tamaño de las cabezas de los personajes en más de 52 pinturas de la famosa escena del Evangelio donde Jesús y sus discípulos comparten la Última Cena antes de su crucifixión.

Si el arte imita a la vida, estamos en problemas, concluyen los investigadores. Encontraron que entre el año 1000 y el 2000, el tamaño de la fuente principal creció un 68%, mientras que los platos individuales lo hicieron en un 66%, y el pan en un 23%.

Los teólogos, basándose en los Evangelios, creen que la Última Cena ocurrió la noche del Jueves Santo, pero las Escrituras dan poco detalle acerca de la comida, más allá del pan y del vino.

“No se menciona nada más. No dicen si había fruta o pasteles, aunque otras comidas como el pescado, la anguila, el cordero, y hasta el puerco han aparecido en pinturas a lo largo de los años”, dice Brian Wansink, científico nutricionista de la Universidad de Cornell y autor del estudio.

image

Martin Binks, investigador del Centro Médico de la Universidad de Duke, acepta que el estudio no es muy significativo para la ciencia. “Tenemos ejemplos de la vida real acerca del incremento histórico del tamaño de las porciones. Todo lo que hay que hacer es ver lo que se está vendiendo en los restaurantes de comida rápida”, dice. Un análisis más contemporáneo podría analizar las porciones de comida publicitadas en los comerciales de los SuperBowl a través de las décadas.

El aumento de la cantidad en el tamaño de las porciones es considerado un fenómeno moderno. Pero, según Brian Wansink, lo que vemos ahora podría ser la consecuencia de una prolongada tendencia milenaria.

Fuentes: