Escrito por

Louis Mountbatten y Lady Edwina: historia, relaciones homosexuales y muerte

Una de las historias más sorprendentes entre la realeza británica fue la de Louis Mountbatten y Lady Edwina que por lo visto eran una pareja abierta. Os contamos ahora toda la historia sobre Louis Mountbatten y Lady Edwina: historia, relaciones homosexuales y muerte.

Quiénes fueron Louis Mountbatten y Lady Edwina

En 1922, un oficial naval llamado Louis Mountbatten (ex Príncipe Louis de Battenberg) le propuso matrimonio a una mujer fabulosamente rica llamada Edwina Ashley en Delhi. Ambos tenían poco más de 20 años y se conocían hace solo unos meses, pero estaban decididos a pasar la vida juntos. El día después de que Edwina aceptó, su prometido contó cómo habían «conducido a la enorme tumba del rey Humayun, que vimos a las 3 de la madrugada a la luz de la luna». Todo fue «maravilloso y romántico», y, un mes después, hicieron otro viaje al mausoleo del siglo XVI. Esta vez, sin embargo, la futura novia estaba menos impresionada. «Edwina acaba de … haber visto el Taj Mahal«, escribió Mountbatten, «estaba llena de desprecio por esta pobre tumba».

En algunos aspectos, el incidente refleja el matrimonio embriagador pero también inconsistente que se avecinaba, un tema explorado en varios libros, que dejan constancia del porqué estamos hablando de uno de los matrimonios de la nobleza más escandaloso de todos los tiempos.

Por un lado, el esposo y la esposa representaban temperamentos y personajes muy diferentes: Mountbatten era el bisnieto de la reina Victoria, y aunque tenía un título, su fortuna era pequeña. Edwina era la nieta de un banquero judío, que le dejó una herencia tan enorme que recibía cada mes diez veces más de lo que ganaba su esposo en un año. Él era metódico y exacto hasta el extremo,como por ejemplo demuestra la anécdota que muchos contaban en torno a ed que modo enseñaba a sus invitados cómo tenían que comer fresas, mientras que ella era todo entusiasmo y espontaneidad.

No pasó mucho tiempo, entonces, para que surgieran tensiones en el matrimonio. En público, Mountbatten construyó una personalidad atractiva y una reputación de liderazgo, pero en privado, Dickie (como lo llamaban) sabía a ojos de su esposa un aburrido. Mientras navegaba para construir su carrera, deleitándose con uniformes y boato, Edwina se convirtió en una especie de «pobre niña rica» ​​que iba de fiesta en fiesta mientras buscaba algo parecido a un propósito.

En 1925, Mountbatten se enteró de sus amantes, y en las próximas décadas habría muchas más. Más de una vez, alguna esposa disgustada llevó a Edwina a los tribunales por sus tratos con hombres casados, incluído el escándalo de su «aventura» con Leslie Hutchinson, un músico negro.

Louis Mountbatten y Lady Edwina, una pareja abierta

No olvidemos que estamos ante una época antigua, imperialista, donde el reino británico era el que dominaba gran parte de Europa y el mundo. De hecho Edwina Mountbatten fue la última Vice-Reina de la India. Un país que amó siempre y donde se sentía como en casa.

Su vida era un escándalo constante, y aunque durante décadas se pensó que Louis Mountbatten consentía todas las aventuras de su esposa, porque él también las tenía y de hecho, porque eran una pareja abierta, lo cierto es que hoy en día se ha descubierto lo mucho que sufrió Mountbatten por el comportamiento de su esposa, que incluso llegó a tener una aventura platónica, y conocida por todo el mundo con Śrī Pandit Jawāharlāl Nehru, quien fue primer ministro de la India.

De hecho con Nehru, la rica heredera tuvo una intensa relación que los unió hasta su muerte, pasando por alto incluso la independencia de la India, con constantes visitas de Nehru a Inglaterra y de Lady Edwina, a la Reina.

Mountbatten tuvo que aceptar que su matrimonio, se acabó convirtiendo en algo sin sentido. En 1929, decidió que Edwina era libre de tener amantes siempre que lo hiciera con discreción, y en 1932 él mismo tuvo una amante; hecho que les llevó a que de ellos se hablara como un matrimonio abierto, y más cuando su esposa parecía incluso encantada con el hecho de que su esposo estuviera con otra mujer. «Tu chica es dulce y me gusta», le escribió Edwina a su esposo, antes de llevarla a almorzar. Ambos tenían relaciones transcontinentales: Lady Mountbatten estaba viendo a un miembro del personal de su esposo, mientras él, que supervisaba las actividades navales británicas en el sudeste asiático, tuvo relación con otra empleada. Una vez más, India jugó un papel. «Fue un verdadero regalo del cielo cuando te encontré en Delhi», escribió Mountbatten a su novia en 1943. De hecho, gran parte de la biografía de Louis podría haberse sido considerada puro chismorreo, si no fuera porque los Mountbatten dejaron montañas de papel catalogando sobre sus conquistas románticas.

Muerte de Louis Mountbatten y Lady Edwina

La Segunda Guerra Mundial fue definitiva en la definición de las carreras de Mountbatten y Edwina. Ella se lanzó al trabajo voluntario, finalmente adquirió satisfacción, mientras que él cosechaba éxitos navales que lo establecieron como una figura de alto rango en el imperio, siendo nombrado virrey de la India.

Fue un momento turbulento en el matrimonio de los Mountbattens también. El virrey se estaba ahogando en el trabajo (aunque todavía encontraba tiempo para tomar el sol desnudo en Cachemira) mientras su esposa se enfrentaba a una menopausia difícil. Tenía poco tiempo para ella, mientras que ella comenzó a sentir nuevamente una sensación de insuficiencia. Fue en este momento que Edwina conoció al mencionado Jawaharlal Nehru.

Pensaban que su conexión era muy espiritual, y Louis argumentaba que Edwina finalmente encontró en Nehru lo que su marido parecía carecer.

Mountbatten, que en cualquier caso nunca había tenido mucho control sobre a quién veía su esposa, aceptó el vínculo. De hecho, cuando Edwina murió repentinamente, a los 59 años, fue encontrada en la cama, explicó Louis, con algunas de las cartas de Nehru.

Para su muerte, Edwina Mountbatten había pedido que la sumergieran, lo que le fue concedido. En una fría mañana de febrero, su ataúd fue deslizado hacia el mar desde la fragata Wakeful. En alta mar, un buque de guerra indio arrojó una corona de flores. Este fue el último homenaje de Nehru a la mujer de su vida. Él moriría cuatro años después.

En cuanto a Louis Mountbatten , nunca volvería a casarse. El virrey moriría en 1979 a la edad de 79 años, víctima de un atentado en su propio barco, perpetrado por el IRA, que había colocado explosivos para matarle.

El matrimonio de los Mountbatten estuvo marcado por innumerables altibajos. Pero en un momento en que los hombres generalmente dominaban a sus esposas, la feroz autonomía de Edwina y la voluntad de Mountbatten de aceptarla por lo que era, lo convirtió en una unión de interés mutuo. Se complementaron entre sí, y ella ayudó a su carrera materialmente. Y a pesar de todos sus amores y vidas muy diferentes, sus cartas muestran que todavía se admiraban bastante. Como Edwina escribió una vez: «Supongo que mis asuntos con Hugh y Laddie eran lo que llamarías serios, pero como nunca alteraron de ninguna manera mi afecto y respeto por ti, no pienso en ellos como tales. simplemente personas que iban y venían: Dickie en cambio eras para siempre».

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?