Escrito por

La Guerra de los 100 años – Resumen, causas y consecuencias

La Guerra de los 100 años duró en realidad 116 años, concretamente, nos situamos en los años 1337 – 1453. En este artículo os proponemos un resumen acerca de por qué y qué fue lo que ocurrió en esta guerra, sus causas y las consecuencias que tuvo este enfrentamiento bélico.

Causas de la Guerra de los 100 años

La Guerra de los 100 años fue el desenlace de la enemistad entre Inglaterra y Francia desde hacía años. Uno de los ejemplos históricos a destacar era el deseo de independencia de Flandes, que en ese momento era un condado vasallo de Francia, y cómo Inglaterra le ayudaba con frecuencia; de igual forma, Francia ayudaba a los escoceses en sus luchas con Inglaterra.

Otra de las causas del conflicto eran los intereses comerciales que unos y otros tenían. Por ejemplo, Inglaterra estaba interesada en la importación de la lana Flandes para la elaboración de tapices. Además, es importante tener en cuenta que ambos compartían el canal de la Mancha para sus incursiones marítimas.

Un detalle más que se suma al malestar entre ambos países es la posesión del rey inglés de unas tierras en Francia, que lo convierten en duque de Normandía y de Aquitania. Por supuesto, en este momento histórico eso suponía que el rey inglés se convertía en vasallo del rey de Francia, un vasallaje que, entre otras cosas, implicaba obediencia. Como os podréis imaginar, este hecho jamás se produjo y el rey galo sí o sí tenía que responder a tal agravio para transmitir ejemplo a los demás vasallos.

Finalmente, a todas estas cuestiones se le suma la muerte del rey Carlos IV de Francia en el año 1328. Al no tener un sucesor directo, el más próximo en términos dinásticos era el rey inglés Eduardo III (sobrino) pero, como ya podréis imaginaros, los franceses no lo aceptaron y colocarlos en el trono al rey Felipe VI de Valois (primo). Esto provocó que los ingleses comenzaran a reclamar el trono de Francia.

En 1337, el rey Felipe VI de Francia confisca el ducado de Aquitania y comienza la guerra.

Reyes de la Guerra de los 100 años

Los reyes más relevantes del conflicto bélico de la Guerra de los 100 años son:

Reyes ingleses

  • Eduardo III
  • Ricardo II
  • Enrique IV
  • Enrique V
  • Enrique VI

Reyes franceses

  • Felipe VI
  • Juan II
  • Carlos VI
  • Carlos VII

Periodos de la guerra de los 100 años

Uno de los datos más importantes a tener en cuenta es que no se mantuvo una guerra durante 116 años día tras día, si no que fue un período de tiempo en guerra donde también hubo momentos de paz.

Primer periodo de la lucha

El primer periodo de lucha tiene lugar entre los años 1337 y 1360. En este tiempo destacan las victorias del ejército inglés, que ya contaba con un ejército casi nacional (pues era un país prácticamente unido) frente a los ejércitos franceses, que más que llamados por el rey eran llamados por los señores feudales.

Destacan las batallas de Crécy (año 1346) y la batalla de Poitiers (año 1356), que tuvieron como resultado la conquista de Calais por los ingleses y el aprisionamiento del rey de Francia Juan II. Finalmente, se firmó en 1360 el Tratado de Brétigny que consistía en la cesión de Aquitania, junto con otros territorios, y la renuncia de Eduardo III (rey inglés) a la corona francesa.

Este tratado trajo cierta paz a ambos reinos, hasta que en España comenzaron las guerras de sucesión al trono de Castilla y ambos países intervinieron.

Reinado de Carlos VI

El rey francés Carlos VI fue el sucesor de Carlos V, un rey que ha sido descrito como enfermo física y psíquicamente, lo que supuso una ruptura en Francia y más ventajas para los reyes de Inglaterra.

En esta época, destaca Enrique V, quien fue coronado como caballero dos veces (por el rey Ricardo II y, más tarde, por el propio padre Enrique IV) a los doce años de edad y llegó a ser rey con 26 años. Se le consideró un rey muy capaz y muy diestro en el arte de la batalla, tanto en la acción como en la estrategia.

Una vez que terminaron los conflictos con Escocia y Gales, volvió a dirigir toda su atención al reino de Francia. Lo primero que hay que mencionar, es que evitó ir al conflicto bélico a través de un matrimonio concertado con la hija de Carlos VI, pero en 1415 el tratado de paz terminó y Enrique V invadió Francia.

Crisis de Inglaterra y Francia

La batalla más importante de este periodo fue la Batalla de Azincourt. Enrique V se había introducido en Francia con un número inferior de tropas y, aún así, había conseguido la victoria. A pesar de ello, tuvieron que retroceder hasta Calais y embarcar por la falta de recursos para poder continuar su camino hasta París y autoproclamarse rey.

Fue en 1420 cuando ambos reyes firmaron el Tratado de Troyes y que implicaba que la hija de Carlos VI se casaría con Enrique V, reconociendo que Enrique sería el heredero del trono francés una vez que falleciese.

Segundo periodo de lucha

La vida o la historia siempre tiene aspectos bastante irónicos y fue Enrique V el que murió primero, por lo que no pudo ascender al trono francés. Carlos VI moriría dos meses más tarde pero, incumpliendo lo que se había firmado en el tratado, Francia nombró como nuevo rey al bebé Carlos VII, en lugar de a Enrique VI (aún un rey niño).

Los ingleses consideraron a Enrique VI como rey de Francia e Inglaterra, considerando a Carlos VII un usurpador. Esto provocó que de nuevo comenzara la guerra y los ingleses invadieran Francia, sitiando la ciudad de Orleans.

Juana de Arco

Juana de Arco fue uno de los personajes más relevantes en este momento histórico. Ella sentía que era la elegida de Dios para poder liberar al pueblo francés de las tropas inglesas y, con sólo 17 años de edad, reunió a un grupo de soldados y consiguieron deshacer el asedio de las tropas inglesas en Orleans en el año 1429.

Juana pasó a ser conocida como la Doncella de Orleans y fue inspiración para multitud de personas, no sólo soldados, si no también campesinos que vieron un líder a la que seguir.

A pesar de su éxito y de haber presenciado la coronación del rey Carlos VII, fue traicionada por los suyos, por su propio rey y por los militares. Juana de Arco causaba un gran temor, tanto por el poder que había alcanzado como por los cambios que podía suponer. Fue capturada y entregada a los ingleses, quienes la juzgaron en la Inquisición y la quemaron en la hoguera por hechicera en el año 1431.

Fin de la Guerra de los 100 años

La historia comenzó a ser más favorable para Francia, quien consiguió que Borgoña retirara su apoyo a Inglaterra y fueron reconquistando los territorios ingleses.

Finalmente, fue en la batalla en Castillon en el año 1453 la que puso fin a la Guerra de los Cien Años.

Francia después de la Guerra de 100 años

La Guerra de los 100 años supuso un gran cambio para el reino francés, consiguiendo una identidad nacional que anteriormente no existía, pues estaba distribuida en feudos. A su vez, se consigue un estado íntegro donde se habla de súbditos y no de vasallos.

Imágenes: wikipedia

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos