Escrito por Tendenzias

Estadio deportivo, historia de un edificio

El de porte ha sido siempre una actividad que acompañó al hombre desde los tiempos de la antigüedad. Junto al deporte, también nació el estadio deportivo, sitio donde se manifiestan todas las actividades deportivas remontándose desde la Antigua Grecia.

coliseo

Imagen wili hybrid

Efectivamente, la palabra Estadio proviene del griego stadion, que poseía una medida de longitud aproximada de 180 metros por 200. Por excelencia, el estadio más antiguo que se tenga registro fue Olympia, sitio que albergó los primeros Juegos Olímpicos de la historia, en el año 776 a.C.

En cuanto a Roma, el Estadio antiguo más importante ha sido el Estadio de Domiciano, emperador del imperio romano (51-96 d.C). Su forma elíptica es hoy recordada por los límites que actualmente comprende la conocida Piazza Navona en Roma, siendo en aquellos tiempos uno de los más grandes y espectaculares estadios.

También cabe destacar el Coliseo Romano, que si bien no se practicaban deportes de atletismo, fue un estadio de pasatiempos y peleas, donde los gladiadores luchaban contra temibles fieras y guerreros para complacer la diversión de los romanos y emperadores. Este gran anfiteatro de forma elíptica es hoy uno de los símbolos de la arquitectura del imperio romano, dominando las angostas calles de la actual ciudad.

Con el pasar del tiempo, el deporte a ido tomando mayor respeto dentro de las diversas sociedades, dependiendo de las regiones, costumbres y ubicación histórica. Es así como podemos apreciar los estadios realizados para las primeras olimpiadas modernas en el año 1896 en la antigua Atenas, pero ya cumpliendo con dogmas diferentes, alejándose mucho de la antigua Olympia.

Hacia la segunda y tercer década del siglo XX, París y Amsterdam presentaban estadios con lineajes modernos y novedosos para aquellas épocas, ampliando su capacidad de espectadores de manera destacada. En 1932, a pesar de la Gran Depresión, Los Ángeles se presentó como sede de los X Juegos Olímpicos, presentando a pesar de las circunstancias, una audiencia récord de 100.000 espectadores, en un estadio literalmente monumental.

berlin-estadio

Imagen sir james

Pero fue tal vez el estadio de la Alemania Nazi el más curioso de aquella época, dado que su característica arquitectura representaba lo monumental, demostrando la magnificencia del nazismo, aprovechando la propaganda que podía ser propagada durante el evento.

En el año 1968, México mostraba todo su colorido en las divertidas curvas que rodeaban el Estadio Olímpico, contraponiéndose con el Estadio Olímpico de Múnich, el cual en 1972 se vestía de negro realizando una celebración en memoria de los muertos por el ataque terrorista a once deportistas de Israel, entre los cuales también murieron cinco terroristas y un policía alemán.

beijing

Imagen paparazzi…

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Años más tarde, la apertura del nuevo milenio, llegó de la mano de Sidney, presentando un estadio de fabulosas curvas, siguiendo los linajes de la arquitectura contemporánea. Durante el Mundial de Fútbol, dos años después, Japón nos deslumbraba con su fantástico estadio, cuyo tejado rectátil podía dejar el campo al descubierto, o cubrirlo parcialmente, destacando también la tecnológica cúpula de Sapporo. Pero la mayor sorpresa la llevó la capital de China durante los Juegos Olímpicos de Beijing en el año 2008, presentando un espectacular Estadio con una cobertura singular, obteniendo como apodo el Nido de Pájaros.

SobreHistoria.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos