Escrito por

Elisa y Marcela: el primer matrimonio homosexual en España en 1901

El primer matrimonio homosexual en España se remonta a comienzos del siglo XX, cuando la pareja de lesbianas formada por Elisa Sánchez Loriga y Marcela Gracia Ibeas decidió casarse engañando a un sacerdote. Conozcamos ahora la historia de Elisa y Marcela: el primer matrimonio homosexual en España en 1901.

Quiénes fueron Elisa y Marcela

Elisa Sánchez Loriga y Marcela Gracia Ibeas fueron dos mujeres que vivieron durante los años entre los siglos XIX y XX que se burlaron de la Iglesia Católica celebrando el primer matrimonio homosexual en la historia. Aunque la ley que aprueba los matrimonios homosexuales en España entró en vigor en 2005, el primer matrimonio entre personas del mismo sexo data de 1901 . Una de las dos mujeres, Elisa, se disfrazó de hombre (Mario) para casarse con la mujer que amaba.

Las dos mujeres se habían conocido durante un curso para convertirse en maestras en A Coruña y se enamoraronn locamente. Sin embargo, la noticia no es aceptada por la familia de Marcela que la obligó a mudarse a Madrid. Las dos mujeres se pierden de vista hasta que el destino las une : las mujeres trabajan en escuelas de dos pueblos vecinos. Así es como Marcela va todos los días desde su pueblo hasta el de Elisa para poder estar con ella.

La relación entre ambas, atrae todo tipo de rumores, no solo de las familias de ambas, sino de todo el país. Para acallar todo lo que se dice de ellas, y poder estar juntas, deciden hacer circular una serie de rumores sobre una pelea entre ambas. Elisa además comienza a decir que está embarazada de un hombre Mario, con el que tiene previsto casarse. 

Elisa y Marcela: primer matrimonio homosexual en España

Marcela organiza el matrimonio con este hombre, el primo de Elisa, criado en Londres por una familia atea. Al no haber recibido el bautismo, Mario tendrá que recibir dos sacramentos el mismo día: el bautismo y el matrimonio. En el altar de la Iglesia de San Jorge en el día de la boda, se presentan Elisa, vestida de novia, y un hombre de largas extremidades con cabello corto, con un pequeño de bigote y bien vestido. Marcela y Mario se casarán frente a varios testigos, pero sin la presencia de sus familias.

El sacerdote no sospecha que Mario es en realidad una mujer, Marcela, pero si lo saben los parientes de Elisa de modo que la noticia acaba incluso saltando a la primera plana del periódico La Voz de Galicia que publicó la noticia con el título «Un matrimonio sin novio «.

Las dos mujeres quedan así desenmascaradas y obligadas a mudarse a Portugal, donde Marcela dará a luz a un hijo. Mientras tanto, se emite una orden de extradición en España, pero el matrimonio no fue cancelado de modo que sigue siendo vigente hoy en día.

Las dos mujeres, antes de someterse al juicio, logran escapar a Argentina y más precisamente a Buenos Aires. A partir de aquí, la historia se vuelve más incompleta. La información recibida habla del suicidio de Eliza en 1909 en Veracruz, México tras haberse casado previamente con un hombre rico, que según rumores de la época, pretendía estafar. De Elisa no vuelve a saberse nada.

La hija de Elisa y Marcela

La historia de Elisa y Marcela es cuanto menos increíble, pero no podemos olvidarnos de la hija que la pareja tuvo, que por lo visto creció en Argentina junto a su madre Marcela, pero sin la presencia de Elisa.

Poco se sabe sobre la historia de esa hija, pero que se tienen datos sobre la nieta que ella misma tuvo, Norma Graciela Moure, que tiene ahora 61 años y que, buscando información sobre su familia de origen gallego, escribió en Google el nombre de su bisabuela, Marcela Carmen Gracia, pero acabó descubriendo que pertenece en realidad a Marcela Gracia Ibeas.

Al ver las fotos que aparecían en Google sobre Marcela Gracia Ibeas, llegó a la conclusión que era su bisabuela de la que siempre creyó que se llamaba Marcela Carmen Gracia, sin más, y descubrió así como su antepasado había desafiado las  leyes de comienzos del siglo pasado para poder casarse así como la persona a la que amaba. Ahora le ha sido imposible saber qué pasó con Elisa de la que como decimos, se perdió totalmente el rastro cuando escapó junto a Marcela.

La película de Elisa y Marcela

España tiene una historia y experiencia de amplia apertura al mundo LGBTI, especialmente desde el final de la era de Franco. Una encuesta global titulada «La brecha global sobre la homosexualidad» reveló hace poco que somos uno de los países más amigables con los homosexuales del mundo. Aunque la legislación ha cambiado considerablemente a lo largo de los años, España parece ser una campeona en la promoción y garantía de los derechos de los homosexuales. Si bien las uniones civiles se adoptaron ya en la década de 1990, es uno de los primeros países de Europa, ya en 2005, en adoptar una ley para los matrimonios homosexuales y la adopción por parejas del mismo sexo.

Por lo tanto, se puede decir que la historia de Elisa y Marcela marca quizás un primer momento de apertura al mundo de los derechos. La valiente y al mismo tiempo dramática historia de las dos mujeres se ha convertido en una película este 2019 que podemos ver en Netflix.

La directora y guionista Isabel Coixet decidió llevar esta historia a la pantalla: el rodaje se llevó a cabo entre Galicia y Barcelona, con las actrices Natalia de Molina y Greta Fernández dando vida a Elisa y Marcela.

La directora con respecto a la historia que ha llevado a la gran pantalla dijo: «Estoy muy interesada en esta historia de amor porque han estado juntas durante mucho tiempo, han experimentado muchas vicisitudes. Arriesgaron todo para casarse ».

En una entrevista con la BBC, agregó: «Cuando pienso en estas dos mujeres y el coraje que hizo falta para que una de ellas fingiera ser un hombre, fue increíblemente valiente. Me quedé fascinada, la primera vez que escuché esta historia y planteó más preguntas de las que recibimos».

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?