Escrito por

El día que Inglaterra fue una República

Muchos años antes de que los franceses orquestaran su famosa Revolución Francesa de 1789, haciendo rodar cabezas aristócratas para instaurar una república, Inglaterra hizo lo suyo a través de un golpe de estado liderado por Olivier Cromwell en 1649.

Quizá su lugar en la historia sea menor debido a su origen y destino, pero el llamado Commonwealth (mancomunidad) fue una breve república anterior a la francesa.

Recordemos, para situarnos en el contexto histórico, que Europa durante esta etapa de la Edad Moderna se encontraba mayormente gobernada por la autoridad de las aristocracias y los monarcas absolutos, con el caso de algunas excepciones. Si bien ya existían órganos políticos que incluían cierta participación de otras clases sociales, su esfera de poder era muy reducida.

image

La ejecución de Carlos I (Mercurius Politicus)

1642 marca el inicio de una verdadera guerra civil en Inglaterra. Si algo reinaba la isla, era el caos. Diversos conflictos habían llevado a un estado general de confusión, entre los cuales el principal era el choque dé poderes entre la Corona y el Parlamento. Pero también existían otros, el tumulto religioso, y la lucha entre las nuevas clases sociales y los más tradicionales.

En medio de las batallas entre las tropas parlamentarias y los hombres del rey, comenzó a destacarse un puritano rebelde llamado Oliver Cromwell, al comando de sus “hombres de hierro” (ironsides). En 1645, Cromwell obtuvo una aplastante victoria contra el ejército real. El rey, Carlos I, hubo de refugiarse en Escocia. Desde allí, intentaría retomar el poder de su reino, que ahora controlaba con facilidad el ejército del Parlamento.

Pero poco después fue este ejército parlamentario que ordenó la pena de muerte para el rey, condenado como “tirano, traidor, asesino, y enemigo del Estado”. La ejecución de Carlos I tuvo lugar el 9 de febrero de 1649, y tras su muerte el Parlamento abolió la monarquía y suprimió la Cámara de los Lores, principal órgano político de la aristocracia.

El nuevo régimen, que tomó el nombre de república (Commonwealth), envió a Olivier Cromwell a concretar el dominio inglés por sobre Irlanda y Escocia. Victorioso, en 1653, una Constitución nombró a Cromwell con el título de Protector, que lo hacía jefe del gobierno y del ejército de Inglaterra, Escocia, e Irlanda. Bajo el protectorado, Inglaterra se alejaba cada vez más del concepto de república y se acercaba peligrosamente a una verdadera dictadura.

El lord Protector no tardó en hacer uso y abuso de su nuevo poder. A tan solo un año de su nombramiento, Cromwell abolió una sesión del Parlamento, y más tarde se hizo imponer los típicos atributos de la nobleza que acababa de derrocar: el color púrpura, cetro y armiño, y el derecho de designar a un heredero. Tras cinco años de dictadura, murió dejando a su hijo Ricardo como sucesor.

imageCromwell disuelve el Parlamento, por Benjamin West

Tras la muerte de Cromwell, en 1649, se presentaba una nueva oportunidad para resucitar los ideales de república sostenidos en 1649, sin embargo la guerra civil pronto volvió a amenazar la nación. La solución que pronto encontraron los ingleses fue el regreso del rey a Londres, el hijo de Carlos I y heredero al trono, Carlos II, quien reinó desde entonces hasta  su muerte en 1685.

Fuentes:

  • Venard, M.: Los Comienzos del Mundo Moderno, El Mundo y su Historia, Editorial Argos, Barcelona, 1970.
  • Britannia
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?

  1. ﻂaura ßergés dice:

    El término «república» hay que leerlo con cuidado, no sólo acá, sino en otras situaciones. En el caso de Inglaterra se habla de una supuesta república en el momento del regicidio, más que nada por los ideales de sus protagonistas y el período inicial que por lo que terminó siendo.
    Recordemos que nos encontramos en una etapa donde la filosofía política y el contrato social influyeron en la sociedad y en la formación de gobiernos civiles, y luego serían germen del Iluminismo.
    La República no sólo es lo que es hoy, donde todos están representados por hombres y mujeres elegidos, la mayor parte de la historia vio nacer y morir repúblicas que sólo representaban a un sector de la población, y de escaso contenido democrático.
    Pasa lo mismo que con otros términos, como Imperio, situaciones históricas que sólo pasan una vez, pero luego son usadas para otros contextos.

    Hasta ahí cierta justificación del término «república» que usan algunos historiadores para referirse a estos años. Hablan de commonwealth y república, y yo no me detuve a criticarlos.
    Pero ss válida tu advertencia, Iván, muchas gracias por corregir los puntos que por falta de motivación o tiempo una ya no hace. Ojalá todos los lectores fueran tan críticos como Ud., despertaría la inteligencia de más de un autor de artículos, si la tuvieran.

  2. Iván Matellanes dice:

    Buenas tardes,

    Implicar que el protectorado podría haberse definido como República es hacerle un muy flaco favor al término. República, si se entiende como «aquello que NO es una monarquía» podría ser utilizado en la época del protectorado de Cromwell. Sin embargo, en cualquiera de sus otros usos, siendo el más común el de Res publica [«cosa pública»], es casi una falacia abarcar este periodo de la historia de Inglaterra en cualquier tipo de sistema pseudo-democrático (esto son palabras mayores) en el que hubiese algún tipo de soberanía popular (aunque fuese entre los propietarios de tierras).

    Lo realmente impactante de este periodo histórico fue la ya comentada ejecución del Rey Carlos I. Este echo, que volverá a pasar en Francia, implica la desmitificación de la figura del Rey Soberano como un representante de Dios en la tierra (idea enfatizada por los países católicos) y su secundariedad con respecto al «verdadero Dios» y las santas escrituras (idea enfatizada en el mundo protestante). En sí, es una victoria del protestantismo, que matando al Rey manda la señal de que nadie es superior a la figura de Dios, ni siquiera el Rey. Esta supeditación de la figura real acabará por formalizarse tras la expulsión de los Estuardos por parte del Parlamento (esta sí que podría haberse denominado una decisión con una cierta base republicana) y la incorporación de los Orange bajo una monarquía parlamentaria, la cual se irá desarrollando hasta el actual formato.