Análisis de Las Meditaciones de Marco Aurelio

Análisis de Las Meditaciones de Marco Aurelio. Marco Aurélio fue llamado "el último buen emperador de Roma". A pesar de ser el comandante de todo un imperio, Marco Aurélio nunca abandonó el camino de la virtud y la sabiduría. Siempre, incluso en medio de conspiraciones e intentos de deposición, buscaba ser una persona virtuosa. Y […]
SobreHistoria.com

Análisis de Las Meditaciones de Marco Aurelio. Marco Aurélio fue llamado «el último buen emperador de Roma«. A pesar de ser el comandante de todo un imperio, Marco Aurélio nunca abandonó el camino de la virtud y la sabiduría. Siempre, incluso en medio de conspiraciones e intentos de deposición, buscaba ser una persona virtuosa. Y esto se puede deducir de su diario, que nos llegó en forma de libro, conocido como Meditaciones del que queremos hacer un análisis en su contexto histórico y su contenido.

Analisis meditaciones marco aurelio

Las Meditaciones de Marco Aurelio son un texto sin precedentes en la época. Son los pensamientos privados del hombre más poderoso del mundo que se aconseja a sí mismo sobre cómo cumplir con las responsabilidades y obligaciones de su cargo.

Contexto histórico de Las Meditaciones de Marco Aurelio

Para entender precisamente la importancia de Las Meditaciones de Marco Aurelio, tenemos que ubicarnos en su contexto histórico. Entrenado en filosofía estoica, Marco Aurelio se dedicó casi todas las noches para practicar una serie de ejercicios espirituales, recordatorios diseñados para hacerlo humilde, paciente, empático, generoso y fuerte frente a lo que sea que estuviera tratando. Es inminentemente legible y perfectamente accesible. No puedes leer este libro y no salir con una frase o una línea que te será útil la próxima vez que tenga problemas.

Analisis meditaciones de marco aurelio

Emperador romano del 161 al 180 dC, Marco Aurelio practicó el estoicismo y escribió sobre su propia práctica estoica en sus diarios. Vale la pena recordar que Marco Aurelio fue uno de los líderes más ejemplares de la historia al que vale la pena emular en nuestras propias vidas. Matthew Arnold, ensayista, comentó en 1863 que en Marco Aurelio encontramos a un hombre que si bien tenía el imperio más alto y poderoso del mundo, y el veredicto universal de las personas que lo rodeaban, demostró ser digno de ello. Maquiavelo considera el tiempo de gobierno bajo Marco Aurelio «tiempo de oro» y él el último de los «Cinco buenos emperadores». Maquiavelo también describiría a Marco Aurelio como «sin pretensiones, amante de la justicia, odioso de la crueldad, comprensivo y amable».

A pesar de sus privilegios como emperador, Marco Aurelio tuvo una vida difícil. El historiador romano Cassius Dio reflexionó que Marco «no se encontró con la buena fortuna que merecía, ya que no tenía un cuerpo fuerte y estuvo involucrado en una multitud de problemas durante prácticamente todo su reinado». Pero a lo largo de estas luchas nunca se rindió. Es un ejemplo inspirador para que pensemos hoy si nos cansamos, nos frustramos o tenemos que lidiar con alguna crisis.

Y durante esos años de lucha, particularmente mientras dirigía campañas militares, Marco Aurelio escribiría doce libros de sus diarios privados, que se estima que fueron entre 170 y 180 DC. Se han convertido en uno de los libros de filosofía más influyentes en la historia de el mundo. Las meditaciones originalmente no tenían título y fueron escritas por Marco Aurelio para su propio beneficio, no para una audiencia. Casi cualquier otra pieza de literatura es una especie de actuación, está hecha para el público. Las meditaciones no lo son. De hecho, su título original ( Ta eis heauton ) se traduce aproximadamente como Para sí mismo .

Es por esta razón que las Meditaciones de Marco Aurelio son un libro algo inescrutable: para la claridad personal y no para beneficio público. Escribir ejercicios estoicos fue y es también una forma de practicarlos, tal como lo es repetir una oración o un mantra.

Este tipo de pensamientos, plasmados en Meditaciones, le servirían como decimos para afrontar su cargo de emperador, en el que se se le otorgaron grandes honores públicos en la vida y en la muerte, y en sus Meditaciones, Marco Aurelio habló de ello con amor y admiración. Las fuentes antiguas la acusaronn de infidelidad y deslealtad (complicidad, de hecho, con Avidius Cassius), pero los cargos son inverosímiles.

En 177, Marco Aurelio proclamó a su hijo de 16 años, Cómodo, emperador conjunto. Juntos reanudaron las guerras del Danubio. Marco Aurelio estaba decidido a pasar de la defensa a la ofensiva y a un rediseño expansionista de los límites del norte de Roma. Su determinación parecía estar ganando éxito cuando, en 180, murió en su cuartel general militar, después de haber tenido tiempo de recomendar a Cómodo a los principales asesores del régimen.

Resumen de las Meditaciones de Marco Aurelio

Doce son los libros de los que consta Las Meditaciones de Marco Aurelio de modo que os podemos hacer un resúmen de cada uno de ellos al detalle.

Libro I

En el Libro I, Marco Aurelio agradece a aquellos con quienes está en deuda. Agradece a su abuelo por enseñarle a ser sincero, modesto y ecuánime; su padre por enseñarle a ser humilde, tranquilo y frugal; su madre por enseñarle a ser generoso y no materialista; y sus maestros que le enseñaron el valor del trabajo duro, la autodisciplina, la ecuanimidad, la racionalidad, el humor y la tolerancia. De sus maestros, también aprendió a amar la filosofía práctica, en lugar de la metafísica, la lógica y la vanidad de los sofistas. También le agradece a su esposa por ser cariñoso.

Libro II

En el Libro II, Marco Aurelio nos recuerda que cada día conoceremos a algunas personas terribles. Pero también tenemos fallos, por lo que no debemos enojarnos con ellas. Porque todos somos solo pedazos de sangre, huesos y aliento; nuestra vida es fugaz; Nuestros cuerpos se descompondrán. En cuanto a la muerte, no hay nada que temer; No nos puede hacer daño. Pero la parte más importante de nosotros son nuestras mentes. No debemos dejar que acabemos siendo esclavos de pasiones egoístas, que nos peleemos con el destino o que estemos ansiosos por el presente o que tengamos miedo del futuro. No podemos garantizar la fama o la fortuna, pero podemos mantener nuestras mentes tranquilas y libres de lesiones, un estado superior tanto al placer como al dolor. La libertad es el control de nuestras mentes.

Libro III

En el Libro III Marco Aurelio nos dice que tengamos en cuenta las pequeñas cosas como las grietas en una barra de pan, la textura de los higos y las aceitunas, y las expresiones de los animales salvajes, incluso las cosas mundanas tienen encanto, dice. Pero no debemos cotillear ni especular sobre lo que otros dicen o hacen. En cambio, piensa y habla solo de cosas de las que no te avergonzarías si te descubrieran. Piensa y habla con sinceridad y alegría, y habrá una especie de divinidad dentro de ti. No hay nada más valioso que una mente que persigue la verdad, la justicia, la templanza, la fortaleza, la racionalidad y cosas similares. Así que sé resuelto en la búsqueda del bien.

Libro IV

En el Libro IV, Marco Aurelio nos dice que siempre podemos encontrar la soledad en nuestras propias mentes. Si nuestras mentes están serenas, encontraremos paz y felicidad. En cuanto a cómo nos ven los demás, tenemos poco control. Pero la virtud sigue siendo virtud incluso si no se reconoce. Recuerda, nuestras vidas son efímeras, un día vivimos, al siguiente estamos muertos. Así que actúa virtuoso, usa bien tu tiempo y sé alegre. Luego, cuando caigas del árbol de la vida, caerás como una fruta madura.

Libro V

En el Libro V, Marco Aurelio dice que deberíamos levantarnos cada mañana y hacer un buen trabajo. Debemos actuar de forma natural y contribuir a la sociedad, sin preocuparnos por el reproche de los demás. Y no pidas ni esperes pago o gratitud por hacer buenas obras. En cambio, siéntete satisfecho con ser como una vid que da buenos frutos. La virtud es tu propia recompensa.

Libro VI

En el Libro VI, Marco Aurelio rechaza la venganza. Debemos cumplir con nuestro deber, actuar con rectitud y no ser molestados por el resto, ya que en la inmensidad del espacio y el tiempo somos insignificantes. Piensa en cosas buenas y controla tu mente.

Libro VII

En el libro VII, Marco Aurelio aboga por la paciencia y la tolerancia. La naturaleza funciona como cera, transformándose continuamente, así que sé paciente. La gente hablará mal de ti sin importar lo que hagas, pero será tolerante. Las personas malvadas prueban nuestra paciencia y tolerancia, pero podemos seguir siendo felices controlando nuestra respuesta a ellas.

Libro VIII

En el Libro VIII, Marco Aurelio argumenta que estar desconectado de la humanidad es como cortar una de sus propias extremidades. En cambio, vive conectado con la naturaleza y otras personas. No importa lo que encuentres, mantén una mente moderada y controlada. Si otros te maldicen, no dejes que te afecte más de lo que tu maldición la primavera afecta a la primavera.

Libros IX, X y XI

En los libros IX, X y XI, Marco Aurelio argumenta que debemos ser moderados, sinceros, honestos y tranquilos. Si alguien informa que no eres virtuoso, disipa esas nociones con tu probidad y usa el humor para desarmar a las peores personas.

Libro XII

En los Libros XII, Marco Aurelio pregunta por qué no nos amamos más, y en cambio valoramos la opinión de los demás sobre la nuestra. Esto es un error. Recuerda también que el destino del más grande y el peor de los seres humanos es el mismo: todos se convierten en cenizas. No seas orgulloso, sino humilde. Muere en serenidad. Como escribió Marco Aurelio desde su tienda, lejos de casa y para nunca volver: «La vida es la guerra y la estadía de un extraño, y después de la fama, el olvido».

Análisis por temas de las Meditaciones de Marco Aurelio

Al margen del resumen de cada uno de los capítulos o libros de Las Meditaciones de Marco Aurelio, algunos son los temas concretos que se pueden analizar para una mayor comprensión.

Analisis meditaciones marco aurelio temas

El mal que hacen los hombres te hace daño solo si haces el mal en respuesta

Marco Aurelio se recordó a sí mismo que no se molestara por las fechorías de los demás y que las corrigiera si era posible, pero si eran tercos y no cambiarían, aceptarlo. Al reaccionar ante tales personas, nunca debemos permitir que se violen nuestros propios principios. Además, nunca deberíamos sorprendernos por los actos malvados de otros, y evitar desear que los hombres no sean como son (propensos a actos malvados) porque entonces deseamos lo imposible. Él creía que las personas hacen cosas malas por ignorancia de lo que es bueno y malo, y que debemos perdonarlos por sus errores, incluso cuando nos hacen daño. Marco Aurelio enfatiza que los animales sociales como los humanos están destinados a vivir en armonía.

Comparó su relación con las personas malas con que son diferentes partes del cuerpo de la misma persona. Las personas buenas y malas son parte de la misma naturaleza universal y están destinadas a interactuar y cooperar. Marco Aurelio, y de hecho todos los estoicos, creían que éramos parte de un organismo conectado internamente. Que no podrías lastimar a una persona sin lastimarla a todas. «Lo que hiere a la colmena, hiere a la abeja», dijo. «La mejor venganza», dijo, «no es ser así». Significado: Cuando lastimas a otros, lastimas al grupo y te lastimas a ti mismo.

Está en contra de la naturaleza despreciar a las personas malvadas y tratar de evitarlas. Cuando nos encontramos juzgando a otros, primero debemos considerar nuestras propias faltas. Entonces descubriremos que somos menos propensos a culparlos. En lugar de juzgar y ser molestado por otros, lo que nos prepara para la desilusión y la angustia, debemos centrarnos en la superación personal. Marco Aurelio dijo:

«Es ridículo que un hombre no vuele de su propia maldad, lo cual es posible, sino que vuele de la maldad de otros hombres, lo que es imposible».

O como diría otra traducción,

“Es una tontería tratar de escapar de las faltas de otras personas. Son ineludibles. Solo trata de escapar de la tuya.

Y hoy, en un mundo hiperconectado e impulsado por la información, en comparación con el tiempo de Marco Aurelio, también sabemos mucho sobre otras personas. Conocemos las idas y venidas de famosos y políticos. Recibimos actualizaciones en tiempo real de todo lo que hacen nuestros amigos. Vemos lo que dicen en las redes sociales y recibimos sus textos y fotos.

No hay duda de que esto ha aumentado la cantidad de lo que se llama drama en nuestras vidas. Tenemos opiniones sobre si tal y tal debería haber hecho esto. Nos ofendemos cuando nuestros amigos dicen esto o aquello. No pasa un día sin que escuchemos chismes o especulaciones sobre alguien que conocemos.

Esto es una trampa. Esto es una distracción. Incluso hace 2.000 años, Marco Aurelio lo sabía. «¿Errores de otras personas?» se recordó a sí mismo, debería dejarse a sus creadores.

Olvida lo que otras personas están haciendo, olvida lo que están haciendo mal. Tienes suficiente en tu plato. Concéntrate en ti mismo, concéntrate en lo que podrías estar haciendo mal. Arregla eso. Mantén un ojo fijo en su propia vida. No hay necesidad, y francamente, no hay suficiente tiempo, para perder un segundo espiando a otras personas.

Ocúpate de tus asuntos.

La fama y los deseos no valen la pena

Marco Aurelio explica repetidamente por qué la búsqueda de la fama y los elogios es una tontería y por qué no deberíamos preocuparnos especialmente por lo que otros piensan de nosotros después de morir. Señala que tantos hombres famosos han sido olvidados, que aquellos que lo elogiarán póstumamente pronto morirán. Él explica que no hay acciones inmortales:

«Ten en cuenta que a medida que los montones de arena apilados unos sobre otros ocultan las arenas anteriores, así en la vida los eventos que ocurren antes quedan cubiertos por los que vienen después».

La fama, no importa cuán grande sea, siempre se desvanecerá en el olvido y su búsqueda simplemente demuestra la vanidad de uno.

También explica que el elogio no mejora nada, la belleza de las cosas proviene de la cosa misma y no de lo que la gente dice al respecto. Pensar que estamos ganando algo al ser alabados es un error.

Marco Aurelio y los estoicos ven el bien como el trabajo apropiado de un ser humano. Entonces, ¿por qué necesitas agradecimiento o reconocimiento por haber hecho lo correcto? Es tu trabajo. ¿Por qué necesitarías ser famoso? ¿Porque eras talentoso? ¿Porque eras brillante? ¿Porque fuiste exitoso? Estas cosas también son parte del trabajo.

El deseo de fama es solo uno de los escollos en la vida . Hay muchos otros deseos, todos los cuales pueden llevarnos a actuar inmoralmente. Cita a un filósofo, Teofrasto, que afirma que los malos actos cometidos por deseos son más culpables que los males cometidos por la ira. Una persona que ha sido perjudicada fue perjudicada, mientras que la persona con fuertes deseos ignora el bienestar de los demás porque quieren algo más de lo que quieren ser virtuosos. Los deseos también pueden conducir a la desesperación. Marco Aurelio aborda esto cuando habla de oración, alegando que no se debe pedir a los dioses que satisfagan un deseo o evitar algo temido, sino preguntarles si pueden eliminar el deseo y estar de acuerdo con lo que la vida les dé.

El universo es cambio

La filosofía más fuerte de Marco Aurelio se produce cuando habla sobre la naturaleza eternamente cambiante del universo y la aceptación de la muerte . Nos recuerda que todos moriremos, sin embargo, solo perdemos el momento presente porque eso es todo lo que tenemos. Nadie «pierde más» al morir temprano. La vida más larga y más corta terminará de la misma manera y se terminará por la misma eternidad.

También nos recuerda que podemos morir en cualquier momento y vivir al máximo mientras podamos .

“No vivir como si tuvieras un sinfín de años por delante. La muerte te eclipsa. Mientras estés vivo y puedas, sé bueno.

Marco Aurelio enseña que debemos actuar rápidamente para ordenar nuestros asuntos y aprovechar nuestra fugaz existencia y vivir bien. “Pronto morirás, y aún no eres simple, no estás libre de perturbaciones, ni sin sospechar que te lastiman las cosas externas, ni estás dispuesto a ser amable con todos; ni tampoco pones sabiduría solo en actuar con justicia «.

Es la forma en que nuestro mundo debería transformarse en cosas nuevas. El cambio de cualquier cosa en otra cosa nunca es perjudicial para el universo, y Marco Aurelio aplica esa falta de daños a cada parte del universo, incluidos nosotros. «Nada es malo de acuerdo con la naturaleza», afirma.

Incluso arroja nuestro miedo al cambio (incluida nuestra muerte) en una luz algo ridícula, diciendo:

“¿Algún hombre tiene miedo al cambio? ¿Qué puede suceder sin cambio? ¿Qué es, entonces, más agradable o más adecuado para la naturaleza universal? ¿Y puedes bañarte a menos que la madera sufra un cambio? ¿Y puedes ser alimentado, a menos que la comida sufra un cambio? ¿Y se puede lograr algo más que sea útil sin cambios?

Los problemas se crean en la mente

Ser superior al dolor y al placer nos permite aceptar plenamente el curso de la naturaleza y centrarnos en ser virtuosos. Nuestras percepciones de eventos como problemáticos son la fuente real de cualquier infelicidad que experimentamos, no los eventos en sí. Marco Aurelio creía que una persona podía borrar inmediatamente cualquier impresión perturbadora de su mente y estar en paz. También recomendó recordar lo siguiente siempre que experimentemos ansiedad:

«No dejes que las cosas futuras te perturben, porque llegarás a ellas, si es necesario, teniendo contigo la misma razón que ahora usas para las cosas presentes».

Si no dejamos que los eventos nos hagan peores personas, nunca seremos realmente perjudicados por ellos. Lo explica perfectamente cuando dice:

«Lo que sea que alguien haga o diga, debe ser bueno, como si el oro, la esmeralda o el púrpura siempre estuvieran diciendo esto, lo que sea que alguien haga o diga, debe ser esmeralda y mantener mi color».

O, como lo expresó en lo que se convertiría en una de las citas más emblemáticas de Meditaciones , “Elige no ser perjudicado, y no te sentirás perjudicado. No te sientas herido, y tú no lo habrás estado.

Los eventos pueden hacer que las personas pierdan la calma y actúen inmoralmente, pero aún así no se ven perjudicados por los eventos, sino más bien su reacción ante ellos.

Y cuando se trata de problemas, encontramos en Marco Aurelio una fórmula, un arte conocido como poner obstáculos al revés. Como él escribiría,

“Nuestras acciones pueden verse obstaculizadas. . . pero no puede haber impedimento para nuestras intenciones o disposiciones. Porque podemos acomodarnos y adaptarnos. La mente se adapta y convierte a sus propios fines el obstáculo para nuestra actuación «.

Y luego concluyó con palabras poderosas destinadas a la máxima.

“El impedimento para la acción avanza la acción.

Lo que se interpone en el camino se convierte en el camino «. *

Para actuar con “una cláusula inversa”, siempre hay una salida u otra ruta para llegar a donde se necesita ir. De modo que siempre hay que esperar contratiempos o problemas pero nunca son permanentes. Asegurate de que lo que nos impide nos puede empoderar.

Viniendo de este hombre en particular, estas no eran palabras ociosas. En su propio reinado de unos diecinueve años, experimentaría una guerra casi constante, una plaga horrible, una posible infidelidad, un intento por el trono de uno de sus aliados más cercanos, viajes repetidos y arduos a través del imperio, desde Asia Menor hasta Siria, Egipto. , Grecia y Austria: un tesoro que se agotó rápidamente, un hermanastro incompetente y codicioso como co-emperador, y sigue y sigue y sigue.

Tu mente racional es tu mayor activo

Marco Aurelio sabía que nuestra capacidad de razonar es lo que nos diferencia de los animales y es un poder importante que debemos utilizar al máximo. Él creía (como todos los estoicos) que nuestra razón podría usarse para comprender la razón universal presente en la naturaleza, lo que llevaría a un acuerdo con ella incluso si los eventos parecieran perjudiciales. Nuestras mentes racionales tienen un poder completo sobre nuestras opiniones y la mente solo experimenta sufrimiento cuando crea un deseo por un resultado específico en la vida.

Marco Aurelio, que tenía más control sobre su entorno que la mayoría, también fue la pluma detrás de estas líneas: “Tienes poder sobre tu mente, no sobre eventos externos. Date cuenta de esto, y encontrarás fuerza «.

Marco Aurelio enseña que nuestra mente es una cosa que se controla completamente y está separada del mundo; no puede verse afectado por eventos a menos que se vea afectado. Cada apariencia es el resultado de lo que la mente quiere que parezca y la mente hace exactamente lo que es. Como esto es así, no hay razón para que no estemos de acuerdo con la naturaleza, ya que la naturaleza nos ha proporcionado los medios para aceptar racionalmente el curso de los eventos sin importar a dónde nos lleven.

Artículo de interés:

También te puede interesar