Roma | La Segunda Guerra Civil
0 votos

Roma | La Segunda Guerra Civil

Seguimos repasando la vida de Julio César, uno de los personajes históricos más destacados de la Historia de Roma. Hemos ya visto su descomunal campaña de Conquista de la Galia, y ahora es momento de hablar de su regreso a Italia y del estallido de la llamada “Segunda Guerra Civil”.

A principios del año 49 a. C., terminando su comandancia en la Galia, se desató la guerra civil entre Julio César y Pompeyo (su antiguo asociado en el Primer Triunvirato). El motivo que desató el conflicto fue que Pompeyo se había aliado con el Senado Romano en contra de César. Así comenzó Julio Cesar una nueva serie de campañas militares contra los ejércitos de Pompeyo, lo que se conoce históricamente como la Segunda Guerra Civil de Roma.  

image

Campaña en Italia

En una guerra relámpago sorprendente, César invadió Italia y expulsó a Pompeyo hacia Macedonia, en menos de setenta días. El rápido avance se debió en gran parte al hecho de no encontrar la menor resistencia (a excepción de la ciudad de Corfino) en las ciudades que iban siendo controladas.

Al mando de una única legión (las restantes se hallaban aún en la Galia Transalpina) logró apropiarse de toda la costa oriental y de Umbría. A su paso engrosaba su ejército con más hombres mientras que iba ganando el apoyo de la opinión pública gracias a su política de clemencia. En poco más de dos meses César controlaba toda Italia.

Para entonces, las fuerzas de Pompeyo se habían replegado en el este y estaban siendo reorganizadas. Uno de los mayores peligros para la estrategia de César era que se produjese un bloqueo a Italia, con lo que dejaría de llegar trigo, indispensable para la alimentación de la población. Para mejorar su posición, procedió a ocupar las islas de Cerdeña y Sicilia y –poco después- las posesiones romanas en África. El siguiente objetivo de Julio César fue atacar en Hispania, donde Pompeyo tenía un fuerte apoyo. Mientras que los hombres de César construían naves de guerra.

 

image 

Campaña en Macedonia

Tras su victoria en España, César se hizo declarar como Cónsul. Posteriormente navegó hacia Macedonia, donde Pompeyo se había instalado. El asedio a la Dirraquio (Durres) resultó un fracaso para Julio César. Pero poco después sus tropas derrotaron a Pompeyo en la batalla de Farsalia en el 48 a.C.

A pesar de contar con un menor número de soldados, la hábil estrategia de César logró penetrar en las filas del ejército pompeyano. Aún cuando no estaba decidido el desenlace de la contienda, Pompeyo huyó y entonces su ejército comenzó a derrumbarse, dejando el camino abierto para la victoria de Julio César.

 

Campaña en África

Pompeyo decidió trasladarse a Egipto para recuperar sus fuerzas, e intentó negociar con el poderoso Potino (quien controlaba al pequeño rey Ptolomeo XIII) pero este le asesinó. Muerto Pompeyo, sus seguidores continuaron con la guerra contra Julio César.

En el final de la Segunda Guerra Civil, Julio César tuvo que luchar dos batallas más con los pompeyanos, una en el norte de África (Tapso, 46 a.C. ) y otra en Hispania (Munda, 45 a.C.). El resultado final fue la victoria de las tropas de César. 

Poco sirvieron las victorias impresionantes de César por toda Europa. El gran general romano fue asesinado por sus rivales políticos en 44 a.C. en el mismísimo Foro Romano, poniendo fin a la vida de uno de los más destacados militares de la Historia.

Conoce más sobre la civilización romana en alguno de los siguientes artículos:

Fuente:

History.com

Artehistoria.com

 

Imágenes:

1. Muerte de Julio César, obra de Vincenzo Camuccini, 1798, en wikipedia

2. Mapa de la campaña de César en Hispania, en wikipedia

 

Video:

artehistoria en youtube

Deja tu comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>