Escrito por Tendenzias

La era mundial de las revoluciones: de 1820 a 1848

La era mundial de las revoluciones de 1820 a 1848, fue una época convulsa que tuvo lugar en Europa después de la caída del Imperio Napoleónico. Los nuevos ideales revolucionarios que había traído consigo la Revolución Francesa y que se había extendido por toda Europa como el liberalismo político, el nacionalismo e incluso un socialismo inicial. Tras la caída de Napoleón provocó que los antiguos reyes absolutistas derrocados por los nuevos ideales, reclamaran sus antiguos reinos y gobiernos absolutistas, algo que ya nunca más volvería a suceder, a este periodo se le llamó Restauración (1815-1848).

La era mundial de las revoluciones: de 1820 a 1848 | Situación

No se puede hablar de una sola causa la culpable de las distintas revoluciones que se sucedieron a lo largo del siglo XIX. Los años 1820, 1830 y 1848, fueron años convulsos, donde la situación política, económica y social se convirtieron en el detonante, el resultado distintas revoluciones que en su gran mayoría fracasaron bien por falta de organización o bien por factores externos.

La era mundial de las revoluciones: de 1820 a 1848 | Liberalismo

Tras la caída de los antiguos regímenes absolutistas, tras las conquistas napoleónicas, las ideas liberales del siglo XVIII, se habían extendido por toda la vieja Europa. La Ilustración del Siglo de las Luces, había traído consigo el pensamiento liberal. Un pensamiento en el que por encima de todo estaba la Razón dando pie a la tolerancia y respeto por las ideas contrarias.

Las proclamas de la Revolución Francesa de Libertad, Igualdad y Fraternidad, eran las bases del liberalismo, donde cada individuo era libre e igual ante la ley. El Absolutismo imperante hasta aquella época se había acabado, sería la Constitución o Norma Fundamental la que limitara la autoridad Real.

El poder del Estado no se concentraría en una sola persona, ahora la separación de poderes, poder ejecutivo, legislativo y judicial, junto con la elección a través de sufragio, garantizaban un estado de derecho.

Económicamente, las ideas liberales defendía el libre comercio donde el Estado no debía intervenir. El liberalismo era la ideología más apoyada por la burguesía y la clases urbanas. Pero hacia 1830, burgueses y clases urbanas, parecían tener intereses diferentes sobre todo en lo referente a los derechos individuales.

  • Liberalismo Moderado

Políticamente se creó una tendencia liberal moderado, defendido por la burguesía y que pretendía el sufragio censitario.

El sufragio censitario, reducía el derecho a voto exclusivamente a la población inscrita en el censo. Pero este censo tenía ciertas restricciones, éstas podían variar, según intereses, como por ejemplo, solo podían censarse los varones, con cierta renta y perteneciente a cierta clase social. Esto se reducía básicamente a que sólo la burguesía tendría derecho al voto masculino.

  • Liberalismo Democrático

Por otro lado también existía el liberalismo democrático que defendía el sufragio universal, sólo masculino y más libertades para la ciudadanía.

La era mundial de las revoluciones: de 1820 a 1848 | Nacionalismo

Junto al Liberalismo, una nueva corriente nacida de las ideas de la Revolución Francesa, esta nueva corriente era el Nacionalismo. Esta nueva corriente política defendía el derecho de los ciudadanos a regir los destinos de las tierras en las que habita, es decir el suelo que pisa el pueblo es del pueblo. Estas ideas chocaban directamente con el derecho dinástico que pretendías las monarquías absolutas.

Pero el nacionalismo al igual que le ocurrió al liberalismo, pronto se dividió en dos tendencias, una conservadora y otra democráticas.

El nacionalismo conservador defendía la idea de nación, como una unidad con raíces históricas concretas, según su lengua, costumbres y orden social.

Según el nacionalismo democrático, la nación simplemente era la libertad de los pueblos y su autogobierno, es decir la soberanía recaería en el pueblo.

La era mundial de las revoluciones: de 1820 a 1848 | Economía y Sociedad

En esta etapa de revoluciones que tuvieron lugar en el siglo XIX, no podemos obviar las causas económicas y sociales. 

La aparición del capitalismo, dio lugar a una nueva clase social, la burguesía. Pronto esta nueva clase social comenzó a controlar la economía, pero este control económico se encontraba relegado de la política que en este momento imperaba en la Europa del siglo XIX, la restauración de las monarquías.

Si a esta situación le unimos una situación económica preocupante con una subida de precios debido a un periodo de malas cosechas, provocaron una bajada en el consumo, lo que a su vez provocó una crisis industrial y financiero.

Era el momento de que la burguesía tomara cartas en el asunto, la única forma de acceder al poder político, ahora que tenían el poder financiero, era a través de la revolución. Una nueva clase social que pretendía sustituir a la vieja aristocracia europea.

Estos movimientos revolucionarios encabezados por la burguesía pronto sería apoyados por las clases urbanas o proletario, con unas condiciones de vida muy duras ahora empeoradas por la crisis económica.

La era mundial de las revoluciones| La Revolución de 1820

Lo que ha pasado a llamarse la Revolución de 1820, fueron una serie de revoluciones que fueron sucediéndose en Europa, entre los años 1822-1825.

Esta revolución tuvo un carácter liberal y nacionalista y se utilizó el método de alzamiento militar o más comúnmente conocido como golpe de estado militar, las conspiraciones contra la restauración absolutista de sociedades clandestinas secretas del estilo de los masones y carbonarios, provocaron que la situación se precipitara.

Rafael de Riego y Núñez. Capitaneó en Cabezas de San Juan el pronunciamiento que dio lugar al Trienio Liberal.

Un ejemplo fue España, la primera nación europea en sublevarse. Con la vuelta del rey Fernando VII, también volvieron sus ideas absolutistas, esto daría al traste con las nuevas corrientes sociales, económicas y políticas. La solución fue un pronunciamiento militar, como el de Riego en Cabezas de San Juan, este pronunciamiento obligó al recién restaurado Fernando VII a jurar la Constitución de 1812 (la pepa), en las cortes de Cádiz.

La jura de Fernando VII supuso el origen de un nuevo estilo de gobierno, el Trienio Liberal, pero éste no duraría mucho, pronto en 1823, un contingente francés formado por voluntarios españoles y en defensa del antiguo régimen absolutista del rey Fernando VII, puso fin a esta guerra llamada realista y al trienio liberal recién formado. Este contingente francés fue conocido como los Cien Mil Hijos de San Luis. Las consecuencias fueron la abolición de la constitución y la vuelta de la monarquía absoluta.

Cien Mil Hijos de San Luis

A estas sublevaciones españolas, les siguieron países como Portugal e Italia, donde las sociedades secretas, como ocurrió en España, tuvieron un papel decisivo. En Italia los carbonarios en Nápoles consiguieron que Fernando I, acatara la Constitución, pero las tropas imperiales austriacas pronto acabaron con los deseos liberales de los italianos.

Rusia también tuvo su revolución, en este caso un poco más tardía, en 1825, también se trató de un alzamiento militar, en este caso en contra de el Zar Nicolás I, pero en este caso una mala estrategia seguida de una terrible desorganización hicieron fracasar la tentativa.

Zar Nicolás I

En el único caso europeo en el que triunfó la revolución liberal fue en Grecia. Grecia se encontraba en aquel periodo bajo dominio Turco, existiendo un movimiento de resistencia griego en contra de éste dominio. En 1821 y tras el Congreso de Epiduro, la sociedad secreta griega llamada Hetairía.

Independencia Griega

Esta sociedad se caracterizaba por sus choques constantes con la democracia, cuando alguna situación no les resultaba interesante, rápidamente la sociedad secreta Hetairía provocaba levantamientos, disturbios, etc. En esta situación y bajo el dominio Turco.  En 1822 esta sociedad apoyada por el pueblo griego, se alzan en contra de la dominación.

Lord Byron

En estas acciones tanto Francia como Inglaterra y Rusia, apoyaron y organizaron un movimiento de apoyo por toda Europa, entre los que destacó Lord Byron, quién encontraría en esta guerra la muerte. Esta guerra de la independencia de Grecia frente a Turquía fue dura y devastadora hasta que en 1829, el Imperio Turco reconoce la independencia de Grecia, pasando ésta a convertirse en reino.

La era mundial de las revoluciones| La Revolución de 1820 América

Al igual que en Europa existían revoluciones y movimiento nuevos ideológicos, en el continente americano en 1820, iniciaron sus propias revoluciones. Se trata de la independencia de las colonias tanto de la corona española como portuguesa.

La inestabilidad política y militar que se vivía en España y la difusión de las nuevas ideas ilustradas y el ejemplo independentista resultado de la revolución norteamericana, fueron causas más que suficientes para que los deseos de los criollos por hacerse con el poder y la gestión independientemente de la metrópolis.

Independencia Argentina

En 1816, Argentina consiguió su independencia, fue la primera en conseguirlo en una primera fase, tras el fracaso de México, Chile, Venezuela, Colombia, Perú o Bolivia. Éstas deberían esperar un poco más.

También te puede interesar:

En próximas actualizaciones de este artículo hablaremos de lo que ocurrió en las siguientes revoluciones tanto en la de 1830 como en la de 1848. La búsqueda de nueva documentación hace que dejemos éstas para futuras actualizaciones. No obstante desde sobrehistoria, hemos tenido en cuenta el tema que has elegido por lo que hemos seleccionado unos enlaces sobre temas relacionados por si fueran de vuestro interés.

La era mundial de las revoluciones: de 1820 a 1848 | Imágenes

SobreHistoria.com

Newsletter