Gaudí: Locura, genialidad y devoción
0 votos

Gaudí: Locura, genialidad y devoción

En tiempos en los cuales se profesaban las bases de una arquitectura ecléctica, inspirada por los monumentos clásicos, la armonía del romanticismo, y la grandeza del barroco, apareció un hombre que rompió con todo este tipo de conceptos, mostrando diseños de fantasía y  formas extrañas nunca antes vistas, basándose en la esencia de la naturaleza y la arquitectura matemática.

843855376_f19950fca4

Imagen Today_is_a_good_day

Antoni Gaudí nació bajo el lecho de una familia humilde, en el año 1852. El lugar de su nacimiento es motivo de discusión de muchos historiadores, dado que no se sabe con certeza si fue en Reus o Riudoms ubicadas en la provincia de Tarragona.

Sufrió una dura infancia, dado que padecía de problemas motrices y constantes enfermedades que lo obligaban a permanecer mas custodiado que un niño cualquiera y a lo largo del tiempo, esto influyó mucho en la personalidad  de Gaudí, haciéndolo introvertido e insociable.

Tras haberse recibido en la Escuela de la Llotja en Barcelona, comenzó su labor obteniendo pequeños proyectos, pero la obra que logró sacarlo del anonimato fue un trabajo de orden decorativo que realizó para la Exposición Mundial de París en 1878. Esta obra sorprendió por su gran originalidad y delicadeza al empresario Eusebi Guell, quien luego se convirtió en el principal cliente y protector del ingenioso arquitecto.

De las Obras encomendadas por Guell, surgieron grandes piezas de la arquitectura moderna, como El Parque Guell, la Casa Guell y la Cripta Guell. También realizó otras obras durante aquellos años de popularidad: la Casa Batlló, la Pedrera (Casa Milá) y el inicio de la Sagrada Familia. Todas estas obras poseían un estilo único con el sello propio de Gaudí, que luego fueron clasificadas como  Modernismo Catalán.

Su gran habilidad para poder resolver cálculos estructurales sumamente complicados y la búsqueda constante de nuevas tecnologías y variantes para la construcción impresionaban a sus colaboradores, dejándolos perplejos con las nuevas ideas que presentaba día a día.

1193165020_0c013fcca7

Imagen Clark_di_Camelot

Esto se volcó especialmente en su última obra (y aún no concluida): La Sagrada Familia. Se dice que los últimos años de vida fueron muy duros para el arquitecto, ya que todos sus seres queridos habían muerto, incluyendo a su amigo Eusebi Guell. A esto también se le sumaron frustraciones amorosas, y profundas crisis económicas. Gaudí estaba arruinado emocionalmente y se sumergió en la religión buscando una salida.

Así fue como dedicó sus últimos años de vida viviendo en un sótano de la Iglesia en construcción,  entregándose de lleno a la espiritualidad y la conclusión de la obra.

Su muerte fue trágica: fue atropellado por un tranvía, y no recibió socorro inmediato, dado que su desarreglado aspecto y sus sucias ropas daban a pensar a la gente que éste era un mendigo. Murió tres días después, el 10 de Junio de 1926 y su cuerpo fue enterrado bajo la presencia de numerosos espectadores.

Vía | Wikipedia

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sin Comentarios