Publicado por Gonzalo Ruiz - 17/02/2009

Muchos recordaremos la imagen del Emperador Cómodo por la famosa película Gladiator (en la cual Joaquín Phoenix encarna al tirano emperador), pero ¿cómo fue la vida del hijo de Marco Aurelio? ¿Fue realmente muerto tras haber sido atravesado por una espada de un glorioso soldado devenido a gladiador?

2868178430_bac595b4ec

Imagen goforchris

La figura de Cómodo se nos presenta como un personaje de personalidad cínica y autor de delirantes actos. Pero cabe destacar que no es el primer emperador con este carácter que nos presenta la historia de Roma. Antecesores como Calígula o Nerón ya habían hecho de lo suyo, tomando medidas disparatadas, producto de egocentrismo, locura, envidia y paranoia. Se dice que Calígula, por ejemplo, sufría de tal demencia, que una vez quiso nombrar a su bello caballo Incitato Cónsul y Sacerdote. Por otro lado, Nerón se había autoproclamado dios divino y habría realizado numerosas ejecuciones, entre ellas la de su hermanastro y su propia madre. Se podría decir tal vez, que Cómodo fue una mezcla de estos dos personajes delirantes: amado y odiado, glorificado y olvidado, inteligente e ignorante. Aquí, su verdadera historia.

Lucio Aurelio Cómodo nació en el año 161 bajo la gran sombra paternal de Marco Aurelio, considerado uno de los mejores emperadores que vio Roma a lo largo de su historia. Cómodo vio morir a dos de sus hermanos (posibles herederos del imperio), y por ende recibió una rica educación filosófica y militar provista por los mejores maestros de la época siendo el único heredero masculino del linaje Antonino.

Antiguamente los emperadores solían adoptar a aquellas personas que consideraban fiables y posibles herederas del Imperio, ofreciéndoles una educación acorde, e instruyéndolos en los saberes administrativos e intelectuales. Esta costumbre se dio hasta el reinado de Marco Aurelio, quien nombró a Cómodo en el año 176 como su sucesor de manera sorpresiva, (dado que este último ya presentaba signos de malestar mental) y a partir de ese momento, ambos monarcas reinaron en conjunto hasta la muerte del Emperador Marco Aurelio.

Cómodo logró ganar su popularidad con el pueblo fácilmente, dado que su gobierno se conformó por numerosos espectáculos populares, entre ellos, las luchas de gladiadores.

3153165119_510b49843f

Imagen educamus

Pero durante el reinado de Cómodo no faltaron los desacuerdos. En el año 182, una de sus cinco hermanas (Lucilla), organizó una conspiración en conjunto con otros hombres (que algunas fuentes sostienen que eran sus amantes), en la cual se trató de asesinar al emperador a la salida de un espectáculo. Este intento fue frustrado y los protagonistas del complot  fueron ejecutados bajo los ojos del pueblo romano. Este hecho sembró en el emperador una paranoia incalculable, actitud que arrastró hasta el día de su muerte.

En los años siguientes, el gobierno de Cómodo se convirtió en demencia y derroche.  Peleas con el senado y su reciente conversión en semidiós fueron protagonistas de aquellos tiempos (Cómodo aseguraba ser la reencarnación de Hércules, hijo de Júpiter, dado a su trabajado físico y sus habilidades en la cacería y los juegos).

Ya los nombres que le fueron otorgados no bastaron para llenar el ego del tirano, acrecentando con el correr de los años su número de nombres, de los cuales algunos de ellos fueron producto de escándalo, dado que hacían alusión al gran dios Júpiter, entre otras divinidades de la mitología romana.

Fue así como su narcisismo rompió las barreras de lo racional,  y el senado fue renombrado bajo su voluntad a Comodian Fortunate Senate; la ciudad fue refundada con el nombre de Colonia Lucia Annia Commodiana y los meses del año serían renombrados por sus 12 nombres adquiridos : Lucius, Aurelius, Commodus, Augustus, Herculeus, Romanus, Exsuperatorius (equivalente a supremo, era solamente otorgado a Júpiter), Amazonius (en relación a Hércules), Invictus, Felix y Pius.

3141999114_64ff204164

Imagen mharrsch

Las luchas de gladiadores fueron base de su diversión. En numerosas oportunidades, Cómodo se presentó a pelear, generando un grave desacuerdo en todo el pueblo, dado que esta actitud era indigna de un Emperador, pero éste sin importarle, disfrutaba de estas actividades considerándose un verdadero dios de la cacería y la pelea.

Tras el gran descontento que esto provocaba, dado que ya la administración del imperio iba decayendo con cada evento que Cómodo organizaba, sustituyendo a Roma por un verdadero circo de festivales, excesos y competencias, se fue organizando paralelamente una fuerte conspiración. Este nuevo complot dio como fruto el intento de envenenamiento del Emperador, que no se pudo lograr con éxito ya que éste logró vomitar el brebaje envenenado. Acto seguido, Cómodo se retiró a tomar un baño, hecho que fue aprovechado por los conspiradores, quienes encontraron su revancha enviando al liberto Narciso a estrangular con satisfacción al dirigente.

Corría el año 192, y tras su muerte, Cómodo fue declarado enemigo de Roma, minimizando sus hechos, quemando todo indicio de sus nombres, y destruyendo sus alegóricos monumentos que se encontraban dispersos por la ciudad. Sucediéndolo, subió al mando el emperador Pertinax, que vio a Roma entrar en decadencia bajo una sangrienta guerra civil, producto de la anarquía y el desacuerdo, dejando paso al año de los cinco emperadores.

La imagen degradante del temible tirano Cómodo fue reconstituida tres años después de su muerte, por el emperador Séptimo Severo quien obligó al senado a legislar su deificación.

Vía | Historia Augusta

11 Comments to “Cómodo, el gladiador”

Añadir comentario



Versión web