La historia de los Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos de Roma albergan un grandísimo tesoro artístico, histórico y cultural. Si nunca has estado, te aseguro que no puedes hacerte a la idea de la importancia y la riqueza que se almacena bajo esas paredes. Hoy te contamos cuál es historia de los Museos Vaticanos y por qué son tan importantes.   […]

Los Museos Vaticanos de Roma albergan un grandísimo tesoro artístico, histórico y cultural. Si nunca has estado, te aseguro que no puedes hacerte a la idea de la importancia y la riqueza que se almacena bajo esas paredes. Hoy te contamos cuál es historia de los Museos Vaticanos y por qué son tan importantes.

Museos vaticanos

 

La historia de los Museos Vaticanos

Tenemos que trasladarnos hasta el año 1447 para poder hablar de la construcción del Vaticano. Nos remontaremos al papa Nicolás V, quien fundó la Biblioteca Vaticana y también fue quien encargó al arquitecto Bernardo Rossellino el diseño de la nueva Basílica de San Pedro.

Años más tarde, en 1471, es el papa Sixto IV quien ordena construir la -hoy famosísima- capilla Sixtina. De su decoración se encargaron en primer lugar Sandro Botticellli (autor de El nacimiento de Venus, entre otras obras) y Pietro Perugino. Pero, tal y como la conocemos hoy día y por quien ha albergado tanto esplendor, es gracias a Miguel Ángel Buonarroti quien se encargó de repintar la capilla por orden del papa Julio II en el año 1508.

Y fue con Julio II con quien se iniciaron los Museos Vaticanos con la construcción de nuevos edificios y galerías que conectó entre sí, también los unió a los que ya estaban construidos. Este hombre fue papa electo en el año 1503 y decide trasladar su colección de obras privadas al Patio Octagonal (hoy recibe el mismo nombre). Entre sus obras destacada  Apolo de Belvedere, la Venere Felice, la Ariadna dormida y el grupo de Laocoonte, entre otros. También fue Julio II quien ordenó la rampa para acceder a las plantas superiores desde el jardín de Belvedere y que fue diseñada por Donato Bramante, al igual que encargó la  decoración de las Estancias de Rafael.

En el año 1740 vuelve a haber una reorganización de las salas y las obras almacenadas en los museos Sacro y Profano y el Gabinete de las Máscaras bajo la tutela del papa Benedicto XIV. 16 años más tarde, Johann Joachim Winckelmann realiza grandes descubrimientos arqueológicos que terminan por promover que la grandiosa colección de las obras del Vaticano dejara de ser solo privada para que fuera accesible al público.

Los papas siguientes proyectaron y encargaron el museo Pio-Clementino, el museo Canova, el Museo Gregoriano Etrusco, el Museo Gregoriano Egipcio, el Museo Gregoriano Profano, el museo Misionero-Etnológico y una pinacoteca.

Finalmente, llegamos hasta 1970. En este momento se ordena que las obras de las antiguas colecciones lateranenses, los museos Gregoriano Profano y Pío Cristiano y del Museo Misionero-Etnológico fueran transferidas al Vaticano. Tres años más tarde se funda la colección de Arte Religioso Moderno y el Museo de las Carrozas. En 1989 el 2000 se crea el Museo Histórico que es producto de la reorganización de los museos Gregoriano Egipcio y Gregoriano Etrusco.

Museos Vaticanos hoy día

Sinceramente, no me puedo imaginar una visita a Roma que no incluya la visita a los Museos Vaticanos, pues se trata de uno de los museos más importantes a nivel mundial y que, como habéis podido leer, tiene una de las colecciones históricas y artísticas más importantes, de un valor incalculable a todos los niveles.

Eso sí, dado el gran número de obras que almacena, todas las curiosidades que ofrece y para que no os perdáis lo más importante, os recomiendo que si queréis verlo y vivirlo con vuestros propios ojos, optéis por contratar un guía. Hoy día podéis encontrar packs de rutas que os permitan conocer lo más destacado de la ciudad romana y el Vaticano, lo que os permitirá descubrir mejor la historia de la Ciudad Eterna y de la evolución a nuestra historia actual.

También te puede interesar