Escrito por

Iván “El Terrible” – Biografía de Iván IV de Rusia

Iván El Terrible o Iván IV de Rusia es uno de los zares más importantes a nivel histórico, tanto por su legado como por las atrocidades que cometió bajo su gobierno. Una interesante biografía que os hará pensar y reflexionar para conocer la historia de Rusia en mayor profundidad.

Nacimiento de Iván El Terrible

Antes de ser conocido como Iván El Terrible, fue nombrado como Iván IV Vasilievich o Iván IV de Rusia. Nació el 25 de agosto de 1530 en Moscú, fruto de la unión entre el zar Basilio III y su segunda esposa Elena Glinski, siendo el primer hijo del zar.

Fue coronado a muy temprana edad, pues sólo contaba con tres años en 1533, año en el que falleció su padre. Esto supuso que fuese su madre quien gobernase como regente, aunque cinco años más tarde fue asesinada por disputas por el poder. En este tiempo, gobernó la familia materna Glinski, los Bielski y los Shuiski.

Proclamación Gran Prí­ncipe de Iván El Terrible

En cuanto cumplió los 18 años comenzó su gobierno y también su matrimonio con la princesa Anastasia Románov. Durante los primeros doce años de reinado tuvo un talante moderado, debido a la influencia de su mujer como el consejo Privado (Rada) que estaba formado por los miembros más influyentes.

Los primeros años de reinado los dedicó a la política interior del país y, una vez finalizada esa etapa, posteriormente llevó a cabo una política exterior de expansión.

Tras el fallecimiento de su mujer comenzaron a percibirse en él síntomas que hoy día se han relacionado con la psicopatía y que le llevaron a ganarse el título de El Terrible. A su vez, se exacerbó su autoritarismo y su religiosidad, llegando a un punto que algunos han tildado de delirante.

El zar Iván IV de Rusia

Como curiosidad interesante, Iván IV fue el primero de los príncipes rusos que se hizo llamar “zar de todas las Rusias” de forma oficial.

Iván El Terrible pintado por Alexander Litovchenko (1875)

Reformas de Iván IV de Rusia

El consejo elegido por el zar, entre ellos Macarlo y también es fundamental el papel de Anastasia, desplazaron la crueldad y los impulsos homicidas del zar hacia los opositores. A su vez, Macarlo también favoreció que el zar creara un estado cristiano que tenía como pilar la justicia, lo que supuso el inicio de una serie de reformas.

Si en 1547 llegaba al trono, en 1550 se llevó a cabo un nuevo código legal. En él se incluyeron condiciones más favorables para el servicio militar, la práctica administrativa y se otorgó mayor autogobierno local.

Participó personalmente en campañas contra los tártaros en tres periodos diferentes. Estas batallas supusieron la anexión de Kazán y Volga, un río que pasó a estar dominado por los rusos. Posteriormente, en 1556, Astraján pasó a ser dominio ruso al aceptar su supremacía y sin necesidad de batallas. Estos hechos suponían alimento para el sueño de la expansión.

En estos tiempos, la nobleza fue aumentando y eso también suponía más intrigas y conflictos. En un momento en el que cayó enfermo, obligó a los nobles a jurar lealtad a su hijo Dimitri, futuro heredero. A pesar de que los boyardos tenían a su propia propuesta, un primo del zar, Iván IV consiguió que todos jurasen su lealtad, aunque después de recuperarse de la enfermedad aumentó la desconfianza hacia ellos. Es importante tener en cuenta que el zar consideraba que los boyardos habían podido asesinar a su esposa en 1560.

Guerras Livonas

Las guerras Livonas fueron un conflicto militar que tuvieron lugar en desde el año 1558 al 1583, en el que se vieron sumergidos varios países -Dinamarca, Rusia, Suecia y Polonia- con el fin de controlar Livona (actualmente Estonia y Letonia).

Uno de los intereses que tenía el zar puesto en este conflicto era la posibilidad de acceder al mar Báltico a través de Livonia. Fueron años de largas contiendas y finalmente se llegó a firmar la paz en el año 1852, bajo el Tratado de Yam Zapolski, entre Rusia y Polonia.

Iván IV tuvo que renunciar a sus propósitos y supuso tanto desequilibrio en la economía del reino que llegó a la ruina de Rusia.

Régimen de terror de Iván IV de Rusia

Poco a poco, el zar había ido perdiendo su equilibrio mental y cada vez daba más rienda suelta a su crueldad. Esto no sólo se veía en su forma de reinar, que como ya habíamos mencionado anteriormente era cada vez más absolutista y en un régimen de terror, si no que también supuso un gran deterioro físico que podría estar motivado por la desconfianza hacia todos.

Los boyardos, a quienes especialmente tenía en su punto de mira, se convirtieron en quienes sufrieron una sangrienta represión. Mataba príncipes y acusaba de homosexual para ejercer la justicia. Dirigió el ejército contra antiguas ciudades libres Novgorod y Pskov donde se llevó a cabo una auténtica masacre y torturas, se habló de que se empalaron y decapitaron a 50.000 rebeldes, los historiadores hablan de 3000.

Algunos historiadores han hablado de que Iván IV, en esta época del terror, también se dedicó a desvirgar a jóvenes y a asesinar a sus hijos si es que las dejaba embarazadas.

Iván el Terrible y su hijo, 16 de noviembre 1581, pintado por Ilya Repin (1885)

Otro de los momentos críticos de Iván IV fue cuando mató a su hijo de un bastonazo en la cabeza llevado por un momento de cólera. Previamente había agredido a una de sus esposas -Elena Sheremeteva- con el mismo bastón, haciendo que perdiera al bebé del que estaba embarazada y, cuando fue a increparle su hijo, le dio un bastonazo. Tardó en morir unos tres días aproximadamente y esto supuso un duro golpe para el zar, puesto que además de ser su hijo y el lazo que le unía emocionalmente a él, era futuro zar de Rusia y dejó a su reino sin heredero. Una gran culpa lo acompañaría hasta su muerte, que fue pocos años más tarde.

Matrimonios de Iván IV

Iván El Terrible se casó en numerosas ocasiones y, se cree que en su mayoría fueron con fines políticos. En total, fueron siete reinas, de las cuales uno de los matrimonios no fue reconocido por la iglesia:

  1. Anastasia Románovna Zajárina, murió envenenada.
  2. María Temriukovna. Murió poco después de nacer su hijo, posiblemente envenedada.
  3. Marfa Vasílyevna Sobákina murió poco después de casarse, posiblemente también envenenada
  4. Ana Ivánovna Koltóvskaya. A los dos años de matrimonio se separan y es obligada a ir a un convento de clausura.
  5. Ana Grigórievna Vasílchikova, corrió la misma suerte que la anterior tras menos de un año de matrimonio.
  6. Vasilisa Meléntieva, conocida por tener un amante y que éste fuese empalado ante sus ojos. Ella fue encerrada en un convento.
  7. María Dolgorúkaya, está considerada como novia, resultó que Iván IV dijo que no era virgen y al día siguiente murió ahogada.
  8. María Fiódorovna Nagaya era hija de un okólnichi y fue la única que le sobrevivió.

Logros de Iván IV

A pesar de las atrocidades cometidas, la realidad es que su legado político y social todavía se mantiene hoy día en la estructura política que mantiene el gobierno nacional, quitando poder a la clase boyarda y favoreciendo un estado más centralizado.

El deseo de expansión se mantuvo tras su fallecimiento, aunque no se puede decir que en el aspecto económico supusiese el mejor de los legados.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos