UP

-     Escrito por gon

Cultura Maya

Dentro de las grandes extensiones de América, existieron tres culturas que dejaron una profunda huella en la historia del continente, tanto por sus avances tecnológicos, arquitectónicos, religiosos y laborales, demostrando poder crear ciudades de dimensiones impresionantes bajo los dogmas de conocimientos astrológicos atemporales, dominando grandes extensiones de territorio y convirtiéndose en las culturas más prestigiosas del mundo. Estas fueron los Incas, Aztecas y Mayas.

tikal

La cultura Maya se diferenció del resto de las civilizaciones, debido a diversos factores de territorio, climáticos y bélicos que influyeron notablemente en la historia de los Mayas. Es así como entonces se puede dividir la cronología Maya en dos etapas: el Período clásico temprano, también conocido como Preclásico (292-593) y el Período Clásico (593-889), el más significativo.

El período Preclásico se caracterizó por el desarrollo del idioma Maya y la incorporación del stelae (columnas planas de piedra) que fueron la base de la construcción Maya, acompañado con espacios abovedados.

El período Clásico, por otro lado, fue el momento en el cual se produjeron más avances, tales como la incorporación de la escritura y la construcción de hasta 90 ciudades a lo largo de todo su territorio. Las ciudades que se construyeron, eran sitios religiosos y sagrados. Allí vivía la clase sacerdotal, encargada de realizar los rituales religiosos y las ceremonias de ofrendas en los grandes templos que caracterizaron a la civilización.

mayas

En cuanto al resto de los pobladores, se hallaban en las afueras de las ciudades, dado que el su asentamiento sobre zonas de bosque tropical (sur este de México, el Salvador, Honduras, Belice y Guatemala) donde las lluvias y la humedad eran los protagonistas de todos los días y dificultaban la implantación de ciudades diagramadas de manera ordenada, generando una estructura social completamente dispersa. Es así como se ha probado que no se asentaban más de 30 personas dentro de una milla cuadrada, generando un territorio disperso y desordenado.

Los códices: restos de la cultura maya

La cultura maya estuvo enormemente avanzada para la época en la que se desarrolló. La civilización maya experimentó un gran desarrollo del arte de las matemáticas, sus miembros consiguieron construir impresionantes edificios y también consiguieron obtener unos conocimientos astronómicos muy precisos, entre otras artes y ciencias.

Popol Vuh Mayas
La mayoría de los datos que conservamos de la civilización maya, que ya había sufrido lo que los expertos llaman “colapso” años antes de la llegada de los españoles a América, proceden principalmente de tres fuentes: de las investigaciones llevadas a cabo por los arqueólogos en los lugares donde vivieron los mayas, de los testimonios que pusieron por escrito los españoles cuando llegaron a América, entre los que se incluyeron algunos datos sobre esta civilización que se habían transmitido de generación en generación y, por último, los códices mayas. Será en estos artefactos tan singulares en los que centraremos nuestra atención en las próximas líneas.

Pocos son los códices mayas que han llegado hasta el presente, siglos después de su confección original. La mayoría perecieron ante el paso del tiempo o a manos de los enemigos de los mayas. Algunos, incluso, que pervivieron hasta la llegada de los españoles, fueron destruidos por orden de los nuevos conquistadores en el siglo XVI. Actualmente, se considera que solo se conservan tres códices, los conocidos como Códice de Dresde, el Códice de Madrid y el Códice de París, aunque han ido apareciendo a lo largo del tiempo otros códices que algunos afirman que son mayas, pero de cuya autenticidad se sospecha, por lo que la comunidad científica no los identifica como tales. El más famoso de estos códices no reconocidos es el Códice Grolier, que se conservaba en una colección particular hasta mediados del siglo XX y cuyo origen se desconoce.

Respecto a los tres códices aceptados como auténticos, nos dan una muestra invaluable de la cultura maya hoy desaparecida. No solo constituyen una herramienta única para conocer la compleja escritura que practicaban los mayas, a base de jeroglíficos y pictogramas, sino también porque su contenido también nos permite abrir una ventana que nos deja asomarnos a la forma de vida, la cultura y el pensamiento de la perdida cultura maya.

El Códice de Dresde, conservado en la ciudad alemana de la que toma nombre, es el mejor conservado de todos. Este códice es de particular importancia, porque presenta con todo detalle el complejo sistema numérico maya y el calendario por el que regían. Su estudio ha permitido descifrar, por ejemplo, además del dicho sistema numérico y del calendario, muchos datos relativos a sus celebraciones religiosas y a su complejo estudio de la astronomía, entre otras muchas cosas.

Códice Dresde Mayas
Por su parte, el Códice de Madrid, conservado en el museo de América de esta misma ciudad, nos proporciona más datos sobre los conocimientos astronómicos que acumuló esta cultísima civilización mesoamericana, pues se centra en el estudio de los astros y de los horóscopos. Llama la atención, entre otras cosas, por la forma en la que conecta el estudio de los astros con diferentes profecías y creencias religiosas, basándose en los ciclos sagrados de 260 días de los mayas.

Por último, tenemos también el Códice de París. Este códice presenta muchos problemas de conservación y varias de sus hojas se han perdido con el paso del tiempo, resultando imposible averiguar los datos que contenían. Pero ha sido posible estudiar el resto, donde aparece un zodiaco completo, diversos datos astronómicos y diferentes datos vinculados al ámbito religioso de los antiguos mayas.

Además de los códices, también nos quedan unos valiosos libros que fueron escritos en maya durante el tiempo de la conquista y que relatan hechos históricos, mitos o descripciones de costumbres relacionados con la antigua civilización maya. Se considera que presentan una importante influencia española, dado que fueron compuestos después de la Conquista, pero son una fuente enormemente rica de datos sobre la perdida civilización maya. El más conocido de estos manuscritos es el “Popol Vuh”, procedente de la zona de Guatemala y presenta una gran cantidad de datos relacionados con las narraciones míticas y religiosas de la antigua religión maya, siendo tan importante que ha llegado a ser llamado la “Biblia” de los mayas. Pero existen también otros escritos de esa naturaleza enormemente importantes, como los “Chilam Balam” de diferentes localidades o la obra escrita en kakchikel que recibe el nombre de “Anales de los Cakchiqueles”.

Puedes obtener más información sobre la compleja y fascinante cultura maya viendo el siguiente documental:

SobreHistoria.com

Newsletter