Escrito por

Don Carnaval y Doña Cuaresma

Hace poco tuve la oportunidad de armar un rompecabezas, una pintura de esas que están llenas de personitas y detalles raros, cada cual con su significado escondido. Investigando sobre la imagen, me encontré con que era un cuadro del flamenco Pieter Brueghel, hecha en 1559, y se titulaba Het Gevecht tussen Carnival en Vasten: El Combate entre Don Carnaval y Doña Cuaresma.

image

El título de la obra me abrió la puerta para entender algunas de las escenas que estaban dibujadas, especialmente la central, dos grupos de personas enfrentándose, como en una justa caricaturesca. A la izquierda, un gordinflón montado en un barril, parecía demostrar despilfarro y exceso. Enfrentada, a la derecha, una figura flaca y pálida, arrastrada por clérigos, indicaba abstinencia y sobriedad. Así ilustraba Pieter Brueghel la oposición entre el Carnaval, período festivo que va desde el 6 de enero hasta el Miércoles de Ceniza, y la Cuaresma, tiempo de reflexión y preparación espiritual previo a la Pascua cristiana.

Como contexto a la justa entre el Carnaval y la Cuaresma, el pintor situó una taberna a la izquierda y una iglesia a la derecha. Como puede verse a lo largo de la pintura, la escena está repleta de campesinos desempeñando diversas tareas. El alimento que acompaña a varios de los personajes nos ayuda a entender a cuál de los dos contrincantes pertenece cada uno. Durante la Cuaresma, las carnes rojas y los huevos no estaban permitidos.

Las mujeres que venden pescado en la calle responden así a la Cuaresma, mientras que, no lejos, otro extraño personaje se opone a ella cocinando unos deliciosos panqueques. A la derecha, saliendo de la iglesia, un grupo de personas se comporta correctamente y ayuda a los mendigos. A la izquierda, por el contrario, en la puerta de la taberna, la gente baila y toca instrumentos musicales, festejando el Carnaval.

image

Ahondando un poco más en la historiografía del tema, encontré que este “combate” era una escena recurrente en la literatura medieval y moderna. Antes de la pintura, existieron otras obras literarias donde aparecían personificados el Carnaval y la Cuaresma, batallando. El primer registro escrito figura en el Libro del Buen Amor , del Arcipreste de Hita Juan Ruiz. Don Carnaval es derrotado y encarcelado, pero el Domingo de Ramos, al comenzar la Semana Santa, logra escapar.

Durante los siguiente siglos de la Modernidad, el tema volvió a repetirse en romances de Juan del Encina, Miguel López de Hornubia, y otros escritores europeos. Una imagen muy clara que se desprende del Combate entre Don Carnaval y Doña Cuaresma es la oposición complementaria que usó Cervantes para ilustrar a Sancho Panza y a don Quijote, el Caballero de la Triste Figura.

Fuentes:

  • Martin, G., Bruegel, Bracken Books, Londres, 1984
  • Augustin Redondo. Otra manera de leer el “Quijote”: historia, tradiciones culturales y literatura. Madrid: Castalia, 1997.

Imágenes: Wikipedia