Escrito por Tendenzias

Qué es la comunión | Historia y significado

Con la llegada de las comuniones, que comienzan en el mes de mayo y se alargan hasta los primeros días de junio, hemos querido hacer un repaso de lo que significa esta celebración para los cristianos, cuál es su historia y origen, así como en qué consiste. Sigue leyendo para descubrir qué es la comunión, la historia de la comunión y el significado de la comunión.

Qué es la comunión

La comunión es aquel acto sacramental que, en teoría, deberían celebrar todos los niños cristianos a partir de cierta edad. En algunos sitios se hace con 10 años, como en España, pero en otros lugares se hace con más edad o con menos. Lo importante es que la persona debe ser menor de edad. No obstante, si un adulto no celebró su comunión y desea hacerlo después con los años, también es posible aunque no lo habitual.

La comunión es la primera vez que un cristiano recibe el cuerpo y la sangre de cristo. Para poder realizarla, tiene que haber sido bautizado anteriormente y también haber sido confesado por un sacerdote, habiendo confesado sus pecados y sido absuelto por ellos tras haber cursado la penitencia correspondiente.

Como decimos, lo normal es celebrar la comunión entre los siete y los doce años y además se suele hacer de manera colectiva, con otros niños de la misma edad.

Para celebrar la comunión, la parte básica es celebrar la eucarística que comienza con una explicación del paso que supone de entrar en la comunión y la unión con cristo al recibir su cuerpo y su sangre, que se toman posteriormente en forma de la hostia consagrada y el vino. También se suelen hacer cánticos y se reparte la paz entre todos los asistentes.

Qué es la comunión | Historia

La historia de la comunión parte directamente de la última cena de Jesucristo con los doce apóstoles, en la que también repartió su cuerpo y su sangre para todos. Después de esto, en 1215 (siglo XIII), durante el Concilio de Letrán se especificó que los menores que hubieses llegado a la edad de “discreción”, que para entonces suponía una edad entre los 12 y los 14 años, podrían proponerse para recibir ese sacramento.

Más tarde, los niños durante la Edad Media no eran tenidos en cuenta como ciudadanos importantes dentro de la sociedad por lo que la comunión pasó a un segundo plano. Volvió a cobrar importancia cuando, ya en el siglo XX, esta ceremonia se convirtió en un paso muy importante para los cristianos y un momento muy importante en la vida de cualquier católico.

Qué es la comunión | Significado

Como decíamos, el acto de la comunión es un paso más cercano a la unión con cristo que se realiza unos años antes de la plena adolescencia y que también significa el cambio de los niños a una persona más madura y relevante dentro de la comunidad cristiana.

Es el segundo ritual que un católico recibe en su vida, siendo el primero el bautizo, el tercero la confirmación y el cuarto la boda.

Para poder realizar este ritual hay que cumplir unos requisitos que enumeramos a continuación: haber sido bautizado anteriormente (que se suele realizar días o meses después del nacimiento); recibir una preparación para acercarnos a la unión con cristo y tomar  de su cuerpo y sangre. Esta preparación se conoce como catequesis (suele durar entre 1 y tres años) dónde se les enseña a los niños lo que supone la comunión y conocer más acerca de la figura del Espiritu Santo y de las obras de Dios en el mundo. Normalmente, esta preparación la realiza un sacerdote, aunque también puede hacerlo un ciudadano laico al que un sacerdote le haya entregado la autorización para realizar esta tarea.

También es necesario, como decíamos anteriormente, realizar el acto de penitencia que no es más que haber sido confesado de los pecados por un sacerdote y haber cumplido el castigo impuesto por el mismo. Normalmente, este castigo consiste en realizar una plegaria para pedir perdón a Dios por haber cometido los pecados.

Por último, también debe realizarse un acto administrativo en la Iglesia dónde el niño realizará la eucaristía de la comunión. Esto consiste en presentar una solicitud de inscripción en la Iglesia, que se encargará del resto de los trámites, así como de las necesidades logísticas de dicha celebración.

En cuanto al significado espiritual de la ceremonia, la comunión es la primera experiencia espiritual que tiene una persona católica, siendo consciente de ello; pues el bautizo se realiza días después del nacimiento y el bebé no es consciente de este significado de la espiritualidad. De esta manera, la comunión parte de ser el primer acto en cuanto a la relación entre Dios y la persona católica y que a partir de ahora, seguirá estrechándose cada vez que la persona se comulgue ante Dios.

Igualmente, el vestuario que se utiliza en la comunión, también tiene un significado propio. Tanto los niños como las niñas suelen ir vestidos de blanco en su mayoría (aunque pueden tener algún detalle en otro color) porque representa la pureza, necesaria para este acercamiento con Dios. El blanco de su vestimenta es una representación de la limpieza y el perdón de sus pecados que han dejado atrás. Así mismo, también es normal llevar una Biblia, para conocer bien la historia del catolicismo y las figuras del Espiritu Santo, así como un libro de oraciones para ayudarnos a comunicarnos con Dios, así como un rosario para apoyar estas oraciones y llevar a Dios con nosotros.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Además, en Sobrehistoria, también tenemos varios artículos que explican otros actos o celebraciones cristianas de las que explicamos cómo se celebran, su significado y su historia. Para verlos solo tienes que pinchar en cualquiera de los siguientes enlaces:

SobreHistoria.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos