Porcofobia, un odio histórico hacia la carne de cerdo (I)

Muchos son los pueblos que, a lo largo de la Historia, han tenido un odio casi visceral tanto al cerdo como a la carne de este. Muchos siglos que han llevado a que, en la actualidad, se desconozca casi propiamente por parte de esas mismas personas, el por qué aborrecen de la forma que lo hacen a uno de los animales, quizá, más provechosos de todos los tiempos. ¿Qué es lo que les obliga a ello? ¿Por qué?

Se cuenta que el dios de los antiguos hebreos hizo todo lo que estuvo en su mano para denunciar al cerdo como un animal impuro, sucio y malsano, como una bestia hedionda que enfermaba a todo aquél que se comiera su carne o simplemente lo tocara.

De la misma forma, aunque esta vez unos mil quinientos años después, Alá advirtió a su profeta Mahoma que el estatus de éste tenía que ser prácticamente el mismo para los seguidores del Islam, no existiendo diferencias entre sus fieles con respecto a este pensamiento, e indicando nuevamente la impureza de un animal que se consideraba desde los orígenes más remotos como un ser digno de aborrecimiento por parte de los personajes más importantes del momento, y de la sociedad misma de la época.

pic_islam.jpg

Muy posiblemente, estos dos hechos son las ideas fundamentales a través de las cuales las religiones judía, musulmana y, en cierta forma la cristiana, le tengan un odio casi visceral tanto al cerdo como a todo lo que este representa, pues era considerado como un animal que provocaba la muerte y el dolor en aquél que se comiera algún resto del mismo.

Las bases supuestas estaban fundamentadas en las propias palabras de dos de los dioses más importantes para la Humanidad, Yahvé y Alá respectivamente, por lo cual fueron seguidas casi a rajatabla por los millones de creyentes que conformaron desde un primer instante estas religiones, e incluso manteniéndose de forma indudable hasta en la actualidad.

Pero, ¿cuáles son los puntos exactos en los que se basan muchos para odiar la carne de cerdo? ¿Tal vez una creencia equivocada e irracional acerca de uno de los animales, por el contrario, más consumidos del mundo?

Sigue en -> Porcofobia, un odio histórico (II): bases fundamentales

SobreHistoria.com

Newsletter