Los espectáculos de gladiadores como emblema e institución.
0 votos

Los espectáculos de gladiadores como emblema e institución.

 

El Anfiteatro Flavio (más conocido como Coliseo) se comenzó a construir durante el mandato de Tito Flavio Vespasiano, cerca del 70 d. C. La decisión de emplazarlo en el centro de Roma fue de enorme valor simbólico.

 

Tanto en el Coliseo como en otras numerosas arenas, solían celebrarse espectáculos de suma violencia, que hoy en día pueden ser vistos como característicos de un pueblo sádico. Pero el Coliseo no fue erigido con el propósito de promover la violencia, ni tan solo como una mera herramienta para contentar al vulgo.

Los combates de gladiadores fueron muy importantes en el Imperio Romano a la hora de instalar ciertas virtudes –virtus–, como la fortitud y el coraje, la disciplina, la constancia, el amor por la gloria y el deseo de vencer.

El hecho de que gran parte de los luchadores fuesen esclavos y otros marginados, favorecía este propósito, ya que se pensaba que si tales personas eran capaces de mostrar semejante determinación, más lo serían los verdaderos hombres.

 

La matanza de prisioneros de guerra y bestias provenientes de territorios conquistados, funcionaba como alegoría del poderío militar romano, al igual que las reproducciones de batallas históricas. También, el trato hacia los criminales durante los espectáculos contribuía a desalentar la conducta delictiva.

El Coliseo ha jugado un papel de institución para la moralidad romana. No sin razón es hoy en día el emblema más reconocible de aquella civilización.

Fuentes:

  • Thomas Wiedemann. Emperors and gladiators (1995) Routledge.
  • Donald G. Kyle. Spectacles of Death in Ancient Rome (1998) Routledge.

Gracias por compartir :)

Deja tu comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sin Comentarios