UP

-    Escrito por gon

La torre de Babel

La llamada torre de Babel suele ser un elemento recurrente en numerosos dichos e historias. Sus orígenes se encuentran en un episodio relatado al principio del libro de Génesis en la Biblia, siguiendo los relatos de la creación del mundo. Pero, ¿existió realmente la Torre de Babel o es solo producto de los textos religiosos?

babel

El mito de Babel se reduce a la ira de Dios provocada por el orgullo de los hombres, castigándolos de una manera simple: con el desentendimiento. Según el relato, a lo largo de toda la tierra se hablaba una sola lengua, y todos los hombres podían entenderse entre ellos. Aconteció que cuando los pueblos salieron de oriente, se encontraron con una gran llanura, y se dispusieron a asentarse allí.

Ellos decidieron construir una gran torre, cuya cúspide llegara hasta el cielo, desafiando los límites terrenales que ellos poseían. Fue entonces cuando Jehová desciende para ver el trabajo de los hombres. Esto despertó su ira, viendo el orgullo de los hombres, y la insolencia que esto significaba. De ese modo, decidió confundir a los hombres sus lenguas, para que no pudieran entenderse.

Es así como la torre de Babel dejó de construirse, y la diversidad de lenguas se esparció por toda la tierra. Curiosamente el nombre Babel es mencionado una sola vez en la Biblia, pero hoy en día es el telón de fondo de numerosas discusiones sobre la diversidad de las lenguas.

¿Cual sería la verdadera Torre de Babel?

Si bien la Torre de Babel ha pasado hasta nuestros días como una historia incluida en la Biblia, numerosos historiadores se han dedicado a lo largo de los años a estudiar los orígenes de esta historia y las raíces reales que pudiera tener.

Así, muchos de estos historiadores han llegado a la conclusión de que la verdadera Torre de Babel es el famoso zigurat Etemenanki de la antigua ciudad de Babilonia. Se trata de un zigurat que fue clave en la época de esplendor de Babilonia, y se sabe que tenía 6 pisos y 90 metros de altura. Sin embargo muy pocos de esos restos se conservan en la actualidad.

torre-babel
A ciencia cierta, no se sabe exactamente cuando fue construida esta Torre de Babel, pero se calcula que tuvo que ser antes del reinado de Hammurabi (entre el 1792 y 1750 a. C.). Sin embargo, existe la creencia de que es incluso más antiguo, ya que se encuentran vestigios de haber sido nombrado en tablillas de época aún más antigua, así que podría ser originalmente del año 2.200-2.000 a.C.

Los restos de este sigurat han sido buscados con ansia por numerosos historiadores, sobre todo por la zona de Irak, pero no se había tenido mucho éxito. Fue a principios del siglo XX, cuando un arqueólogo llamado Robert Koldewey descubrió los restos de lo que fue la Torre de Babel. Al parecer, los restos eran difíciles de encontrar porque la Torre fue destruida varias veces y reconstruida en sitios distintos.

Existe la constancia de que la Torre de Babel fue destruida en el año 689 a.C. por el acadio Senaquerib (él mismo se atribuye su destrucción, pero se sabe también que años más tarde fue restaurada por lo babilonios, llegando a tener 90 metros de altura y otros 92 metros de longitud y de anchura en su base.

Cabe destacar que el griego Heródoto visitó en varias ocasiones Babilonia, y que gracias a sus escritos el “padre de la historia” ha permitido conocer de la existencia real de esta Torre de Babel e incluso realizó descripciones muy precisas de la misma.

Así que parece que al fin y al cabo, no todo lo que se decía acerca de la Torre de Babel era leyenda.

Ahora, para terminar, os dejamos con un video y unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

Video sobre la Torre de Babel

Si queréis saber más cosas acerca de la Torre de Babel, cómo fue construida, quiénes vivían allí y muchas más cosas, no dejéis de ver este interesante video-podcast en el que vais a poder descubrir muchas cosas sobre esta historia de La Biblia.

Enlaces de interés

En Sobrehistoria tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy interesantes:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en Facebook, Twitter y Google +.