Julio Cesar | Campañas militares en la Galia
0 votos

Julio Cesar | Campañas militares en la Galia

El estadista y general Julio César (100-44 a.C.) amplió la República Romana a través de una serie de batallas por toda Europa antes de declararse dictador de por vida. Es a menudo recordado como una de las mentes militares más brillantes de la historia. Hoy en SobreHistoria repasaremos sus más destacadas campañas militares en la Galia Romana.

image

En el año 59 a.C. Julio César accedió al gobierno de Roma, a través del llamado Primer Triunvirato en el que también estaban presentes Pompeyo y Craso. A partir de allí se embarcaría en diversas campañas militares, tanto para la defensa ante los invasores como para aumentar la extensión de los territorios de Roma. Estas son algunas de las más destacadas:

  • Durante el apogeo del primer triunvirato, César dedicó sus energías a la conquista de la Galia (actual Francia).
  • Después de dejar el cargo de cónsul, César se convirtió en gobernador de las regiones Cisalpina y la Galia Transalpina (norte de Italia y el sur de Francia, respectivamente). En el 58 a.C., cuando los helvecios trataron de penetrar la Galia, César en una gran batalla detuvo su avance.
  • En el verano del 58, César marchó contra los germanos encabezados por Ariovisto que habían invadido desde el otro lado del Rin y los expulsó de la Galia.
  • En los años siguientes, en una serie de brillantes campañas, el general romano conquistó toda la Galia y la convirtió en una provincia romana. La conquista requirió varias batallas difíciles en el norte de la Galia y el cruce del Rin por un puente de caballetes construido por los ingenieros romanos.
image
  • En los veranos del 55 y 54 a.C., César cruzó el Canal de la Mancha, asegurando así el flanco norte de la Galia, al impedir un ataque de los Celtas.
  • Entre en el 51 y el 50 a.C. Julio César desarticuló una gran revuelta de los jefes en las Galias (en la cual se dio el famoso sitio de César del bastión de Vercingétorix en Alesia).
image

A principios de 49, terminando su comandancia en la Galia, se desató un grave conflicto entre César y Pompeyo (su antiguo asociado en el Primer Triunvirato) que desembocaría en la Segunda Guerra Civil de la República Romana, de la que hablaremos en nuestro próximo artículo.

 

 

 

Fuente:

History.com

 

Imágenes:

wikipedia

Video:

artehistoria en youtube

Etiquetas : , , , , ,

Gracias por compartir :)

Deja tu comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1 Comentario

  1. L. de Guereñu Polán dijo...

    Mientras los agricultores cultivaban sus campos, los marinos conducían las naves, los comerciantes surtían a la población, los artesanos fabricaban vasijas, joyas y otros objetos, los mineros extraían el oro, en las almazaras se fabricaba el aceite y en los lagares el vino, dos golfos que habían llegado ya hacía tiempo a lo más alto del ejército romano, se dedicaban a guerrear sin saber hacer casi otra cosa (uno de ellos nos ha dejado un par de obras sobre cómo combatió a unos y otros pueblos, o contra su propio pueblo).

    Como es sabido, en el año 49 antes de Cristo, Julio César se atrevió a cruzar el río Rubicón con lo que violó los límites de su jurisdicción, llegando a Roma y ocupándola militarmente. Antes de que llegase a la ciudad, Pompeyo (llamado no sé por que “el Grande”) huía con parte de los senadores a Grecia. Como éste último tenía seguidores en Hispania, allá se va César para vencerles en Ilerda (los campos de la actual Lleida). Entonces se dirigió en busca de su enemigo hasta que se enfrentó con él en Dyrrhachium, hoy en Albania, recibiendo merecida derrota ante tanta obstinación, porque nada fundamental salvo la ambición personal (de uno y otro) le guiaba. A cambio muertes por aquí y por allá, destrucción, dispendios, crueldades, robos y pillajes. Estos son los protagonistas que cierta historiografía se ha encargado de ensalzar cuando lo que todo historiador debe hacer es presentar los hechos como bien se entiendan y dejar los juicios para otros menesteres. (Abajo, ruinas de Dyrrhachium, en la actual Albania).

    En Dyrrhachium huyó César; como había hecho antes Pompeyo, con todo su ejército y clientela. Pero más tarde tendría lugar otro enfrentamiento algo más al sur, en Farsalia, localidad del Épiro. El enfrentamiento duró quizá dos horas, por lo que no hubo realmente heroismo ni táctica; probablemente una total imprevisión de Pompeyo “el Grande”, que volvió a huir, esta vez a Egipto (en Roma había dejado César las cosas favorables a su ambición). Allí encontraría la muerte el escurridizo Pompeyo, pero no por ello cesarían las pendencias del otro: luchó repetidamente contra los seguidores del difunto en Alejandría (Egipto), Zela (Anatolia) en el 47 a. de C., y Tapso (46 a. de C.) en el actual Túnez. De regreso a Roma se dejó nombrar dictador por diez años, pero solo estaría dos con vida, pues como es sabido, fue asesinado en el 44 antes de Cristo. Tanta huída y persecución para tan poca gloria.

    Ahora sí; los historiadores se han ocupado de enaltecer a estos personajes, de repetir sus batallas mil veces, de ocultar sus crueldades, a lo que han contribuido poetas y dramaturgos. La obra legislativa, los testimonios históricos, al menos, nos quedan como lección; y también las guerras, que dan una idea de que, aunque una civilización dé frutos muy brillantes, siempre tiene pendencieros que enturbian o sangran al resto. (Zela, al norte de Anatolia, en el extremo de la línea roja).

    Reply