Hildegarda Von Bingen, una mística sin precedentes.
0 votos

Hildegarda Von Bingen, una mística sin precedentes.

Estamos próximos al 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer,y es por ello que hemos decidido abocarnos a una de las mujeres más importantes de la historia del pensamiento, a la historia de la humanidad. Se trata de  Hildegarda von Bingen,una monja medieval del siglo XII, época en la que nacía la Escolástica..  Contrariamente a lo que mucha gente piensa, durante la época medieval la mujer participó activamente en la vida económica, cultural y social. El siglo XII es una época de gran efervescencia intelectual.

Hildegard-von-Bingen-Bild-G

Hildegarda fué una mujer de su tiempo, por tanto, una mujer medieval. Nació en 1098, en una familia noble y piadosa del Palatinado .Desde muy niña tenía percepciones extrasensoriales, unidas a una gran intuición y a un agudo sentido de observación de la realidad. Estos fenómenos sorprendían a los demás y a ella la asustaban.Es por ello que durante toda la vida de Hildegarda convergen estas cualidades excepcionales con una profunda experiencia de Dios.

hildegard_von_Bingen_0 A los cuarenta y un años percibe una llamada que viene de Dios y empieza a escribir sus visiones proféticas. A partir de allí,  fue fiel a la misión que había recibido de Dios: la reforma de la Iglesia de su tiempo, de monasterio en monasterio y de catedral en catedral, predicando a monjes y monjas, a canónigos y beneficiados, la conversión de costumbres, la pobreza, la austeridad, la plegaria, la caridad evangélica. Era un verdadero ministerio público, siempre como mensajera de Dios. Esta actuación pública de Hildegarda se puede considerar, en cierto modo, como una versión femenina de la de san Bernardo de Claraval.

Sus obras son un exponente clarísimo. Demuestran un saber enciclopédico. El saber de su época es global, no existen especializaciones y conocer a Dios es conocer también a la persona humana, la naturaleza, el cosmos, todo es reflejo de la gloria de Dios. Sus visiones pertenecen a una verdadera experiencia mística, es decir, son un conocimiento de Dios que no es ni intelectual ni racional, sino del orden de la fe y de la intuición. Ella misma afirmaba que tenía estas visiones en estado de vigilia, es decir, que no eran alucinaciones.

Por ésto y por su gran pasión por la filosofía y teología de su tiempo, así como también por sus conocimientos en medicina, resaltamos la figura de ésta gran mística escolástica.

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1 Comentario

  1. richard orihuela dijo...

    Escribe aquí tu comentario.Me parece que es espectacular y tiene tanta sabiduria,es una mistica
    ,que admiro que hayan buenas mujeres. Dios tiene mucho q

    Responder