UP

-     Escrito por fernando

Guerras Médicas: Persas vs Griegos

Las llamadas Guerras Médicas constituyen uno de los conflictos más conocidos de Antigüedad. De hecho, uno de los episodios más famosos de la Edad Antigua, la batalla de Maratón, tuvo lugar en el contexto de las Guerras Médicas. Pero, ¿qué fueron exactamente las Guerras Médicas? ¡Si quieres saberlo, sigue leyendo!

guerras medicas

Las Guerras Médicas: un conflicto de 50 años

Las Guerras Médicas es el nombre que reciben una serie de conflictos que enfrentaron al Imperio Aqueménida o persa con una confederación de polis griegas entre los años 499 y 449 a. C. El problema fundamental que dio origen a esta guerra fue los deseos expansionistas del Imperio Persa que fue conquistando territorios en la península de Anatolia hasta llegar a Jonia. El territorio jonio estaba muy vinculado a Grecia y cuando cayó en manos persas en el año 545 a. C., los griegos empezaron a ver cómo los persas podían llegar a suponer una amenaza cada vez más real para ellos. De hecho, cuenta la leyenda que Esparta, la única ciudad griega que se atrevió a reprochar a los persas su conquista de Jonia, advirtió al rey Ciro de Persia que se mantuviera apartado de Grecia, a lo que Ciro respondió que no sabía quién era los espartanos, es decir, riéndose de tal amenaza.

El expansionismo persa continuó y hacia el año 514 a. C., los persas ya habían conquistado Tracia y Macedonia y se acercaban peligrosamente a la Grecia continental. Ya en ese momento, los persas se habían convertido en una amenaza que las polis no podían ignorar. Finalmente, en el año 499 a. C., estalló una rebelión de gran calado en Jonia contra la dominación persa. Los rebeldes jonios pidieron ayuda a las polis griegas para luchar contra los persas y las ciudades de Atenas y Eretria respondieron a su llamada. Sin embargo, la revuelta fracasó y la ira de los persas no tardó en hacerse notar. Los persas arrasaron las ciudades jonias y asediaron la destacada ciudad de Mileto, que también acabó siendo casi totalmente destruida. Enfurecidos, los persas fijaron su objetivo en la ciudad de Atenas, a la que querían castigar por la ayuda que había prestado a los rebeldes jonios, pero también porque en la corte persa se encontraba el político ateniense Hippias, que intentaba animar al rey persa para que atacara Atenas y la pusiera finalmente bajo su mando. La primera Guerra Médica daba así comienzo.

La Primera Guerra Médica (499-490 a. C.)

Mapa Guerras medicas La primera Guerra Médica puede tener dos cronologías. La primera indica que comenzó en el año 499 a. C., con la revuelta jonia que hemos descrito en las líneas anteriores. La segunda indica que su comienzo fue en  el año 492 a. C. cuando, una vez sofocada dicha revuelta, Mardonio lanza la que se considera la primera campaña militar vinculada específicamente a este conflicto. Sea como fuere, fue la segunda campaña militar persa contra Grecia, lanzada en el año 490 a. C., la que se hizo más famosa durante esta primera etapa de las guerras médicas. Durante esta campaña, los persas invadieron la isla de Naxos, que acabó siendo prácticamente destruida y la ciudad de Eretria, que también prestó ayuda a los jonios, fue asaltada y saqueada.

La siguiente parada de los persas era Atenas y la flota se dirigió hacia el Ática, desembarcando en el mítico territorio de Maratón. Según Heródoto, Atenas mandó un ejército para enfrentarse al invasor. En Maratón 10.000 hoplitas griegos se enfrentan a los persas, que eran más del doble. Los atenienses ganaron la batalla y los persas se vieron obligados a replegarse, mientras Maratón pasaba a la historia como una de las grandes batallas del Mundo Antiguo.

Tras el obligado repliegue persa, Atenas decidió aprovechar la oportunidad y la derrota de sus enemigos para ampliar su poder en torno al mar Egeo, con diversa suerte. Sin embargo, los persas distaban mucho de estar derrotados y empezaron a preparar una nueva embestida a los territorios griegos. Viendo resurgir la amenaza persa, Atenas y Esparta firmaron un pacto de apoyo mutuo contra los persas en el año 481 a. C. que tardó apenas un año en ser requerido.

La Segunda Guerra Médica (480-479 a. C.)

En el año 480 a. C., el rey persas Jerjes, hijo de Darío I, el monarca derrotado en Maratón, decidió terminar el trabajo iniciado por su padre y ordenó la invasión de Grecia. Heródoto describe en sus obras el magnífico y numerosísimo ejército persa que se dirige a Grecia a través de Tracia y Macedonia. 31 ciudades griegas se unen para hacer frente al invasor en el famoso paso de las Termópilas. Al mando estaba el rey Leónidas de Esparta y sus 300 guerreros, al mismo tiempo que una flota aliada atacaba a los persas por el paso de Artemisio. Los griegos contuvieron a los persas de forma heroica durante dos días y el ejército aqueménida sufrió importantes pérdidas. Sin embargo, según cuenta Heródoto, un ambicioso griego llamado Efialtes dijo a los persas que existía un camino secreto que permitía franquear el paso. Al saberlo, Leónidas y sus guerreros trataron de impedir su avance, pero, atacados por ambos lados del paso, acabaron siendo exterminados, vendiendo cara su piel y alcanzando una gran fama que dura hasta nuestros días.

Leonidas Termopilas Aunque la flota aguantó, después de las Termópilas, los persas arrasaron el Ática, llegando a tomar la propia ciudad de Atenas. La flota se retiró a Salamina y los griegos concentraron sus fuerzas en la zona istmo de Corinto, con el objetivo de frenar su avance y prepararse para un nuevo asalto. Este se produjo precisamente en Salamina, donde se dio la batalla naval más famosa de la Antigüedad. Los griegos, buenos conocedores del terreno, se alzaron con la victoria y Jerjes se retiró con lo que pudo salvar, dejando tan solo algunas tropas de élite en el territorio del Ática que tenía bajo su mando. Sin embargo, aisladas y sin ayuda, esas tropas sucumbieron muy pronto a la confederación griega en la batalla de Platea y la flota griega recuperó los territorios invadidos por los persas durante los meses anteriores.

Los años posteriores y la Tercera Guerra Médica

La segunda Guerra Médica terminó en el año 479 a. C. y posteriormente se abrió un proceso en el que Atenas y sus aliados trataron de recuperar las colonias que se encontraban bajo dominación persa. Sin embargo, las disensiones dentro de Grecia no tardaron en hacerse notar y muchas polis, incluida Esparta, vieron con recelo cómo crecía el poder de Atenas.

Ante el ataque de la llamada Liga de Delos a sus territorios conquistados en Asia Menor, los persas, en esta ocasión comandados por Artajerjes I, buscaron su debilitamiento. En esta ocasión, los objetivos de los persas eran mucho más limitados y los enfrentamientos entre la Liga de Delos y las tropas de Artajerjes también lo fueron, por lo que algunos expertos no consideran que este periodo se deba considerar como parte de las guerras médicas, donde se incluyen otros factores.

Ante los crecientes problemas con Esparta y otras polis griegas y el impasse que se había llegado a alcanzar, donde ni la Liga de Delos ni los persas conseguían avances importantes, se firmó la llamada Paz de Calias en el 449 a. C. La paz de Calias estipulaba, entre otras cosas, que los griegos no volverían a intentar expandirse por Grecia, mientras que la Liga de Delos renunciaba asimismo a cualquier ataque contra el Imperio aqueménida, incluyendo la recuperación de los territorios considerados como griegos que todavía quedaban bajo su mando en Asia Menor. Con esta paz, se dio un fin definitivo a las Guerras Médicas, aunque la guerra del Peloponeso no tardaría en estallar.

Vídeo: Guerras Médicas

Si quieres saber más sobre las Guerras Médicas, te recomendamos que veas el siguiente vídeo:

Te puede interesar

SobreHistoria.com

Newsletter