UP

-     Escrito por angeles

El Imperio Britanico en Africa: la anexion de Colonia del Cabo

A principios del siglo XIX, el conocimiento europeo de África se reducía al Norte. En el resto del continente africano existían pequeñas posesiones en las costas. Eran factorías comerciales vinculadas al comercio de esclavos, controladas por Inglaterra, Francia, España y Portugal. Inglaterra apuntaba a consolidar su imperio, y Colonia del Cabo –en territorios de la actual Sudáfrica – habría de ser una de sus tantas adquisiciones coloniales.

colonia del cabo, ilustracion

Ilustración de la Colonia del Cabo

Las poblaciones de nativos africanos de la región eran agrícolas o pastoriles, sin lenguaje escrito ni estados políticos duraderos. Misioneros, aventureros individuales y exploradores fueron los primeros en abrir este mundo a Europa, entre ellos los más célebres fueron Stanley y Livingstone.

La anexión de las tierras sudafricanas al vasto imperio británico se produjo en 1815, cuando Inglaterra compró la Colonia del Cabo a Holanda. Una importante cantidad de británicos llegaron a esta región a instalarse definitivamente. Pero estas tierras estaban ya ocupadas por antiguos colonos de origen holandés, llamados bóers.

Pronto bóers y colonos ingleses comenzaron a disputarse la posesión de la tierra. La llegada de los británicos implicó cambios drásticos. Se abolió la esclavitud, que habitualmente era utilizada por los bóers para obtener mano de obra. Al igual que en el resto del imperio británico, se buscó “proteger” a los pobladores nativos explotados por los colonos holandeses.

Imperio Británico en 1815

Mapa de las poseciones del Imperio Britanico en 1815 

Los cambios fueron más allá de lo económico, llegando a afectar el estilo de vida de los colonos bóers. Se adoptó el idioma inglés como única lengua oficial. Se estableció el anglicanismo por sobre la tradición cristiana fundamentalista de los bóers.

Como consecuencia de estas medidas inglesas, entre los años 1835 y 1837, se produjo una masiva emigración. Alrededor de diez mil bóers se trasladaron hacia tierras escasamente pobladas del norte, disputando su territorio al grupo nativo de los bantú.

Luego de luchas entre los bóers, los ingleses y los zulúes, los bóers establecieron dos estados virtualmente independientes, el Transvaal y el Estado Libre de Orange. El Imperio Británico en la punta sur del continente africano creció lentamente. Atrapado entre las políticas opuestas de los colonos, los gobernantes imperialistas y los líderes indígenas.

En 1852, los ingleses reconocieron la independencia del Estado bóer de Transvaal, y posteriormente lo hicieron con el Estado Libre de Orange. Se lograba así un acuerdo que daba un cierto equilibrio a la región. Pero ese equilibrio habría de durar sólo 25 años. Luego Inglaterra desarrollaría una política de expansión más ambiciosa que sería el germen de futuros conflictos bélicos, característicos de la carrera imperialista por el reparto de África.

 

Imágenes:

Mapa de las poseciones del Imperio Britanico en 1815, en Wikipedia

Ilustración de la Colonia del Cabo, en Google

SobreHistoria.com

Newsletter