Escrito por Tendenzias

Agripa y Mecenas: dos consejeros de Augusto

Augusto, fundador del principado de Roma, fue sin dudas una de las figuras más populares de la historia de la antigua Roma. Nació en tiempos de crisis y vivió el asesinato de Julio César. Con gran inteligencia, supo instaurar un nuevo régimen político y concluyó con las guerras civiles, con la simplicidad y austeridad que siempre lo caracterizó.

panteon

Imagen Sebastian Bergmann

Pero junto a esta gloriosa figura, se encuentran dos personas más, dos amigos inseparables que seguían constantemente la sombra de Augusto: Agripa y Mecenas, los dos consejeros del Emperador.

Marco Vespasiano Agripa fue un reconocido militar que permaneció junto a Augusto desde el año 45, a la edad de 18 años. La confianza que tenía el emperador sobre el mismo se reflejó en la unión de su hija Julia la Mayor con su amigo íntimo. Agripa envió a construir el Panteón de Roma y tras su muerte Augusto se encargó de leer el discurso fúnebre.

Por otro lado, Mecenas fue un fiel compañero y apoyo moral de Augusto, especialmente durante la guerra civil. A pesar de ser tan aliados, eran de personalidades antagónicas, dado que Mecenas solía engalanarse con joyas y sedas finas y solía vivir a disposición de su propia imagen. Más allá de esto, Mecenas fue un hombre culto de dotes literarias, rodeado de renombrados poetas como Virgilio, Horacio y Propercio. Su influencia decayó en el año 23 a.C, retirándose por completo de la vida pública.

SobreHistoria.com

Newsletter